Noticia

"EH Bildu siempre está dispuesta a llegar a acuerdos si estos acuerdos redundan en la calidad de vida de las personas, menos con las ultraderechas españolas".

Maddalen Iriarte ha explicado el acuerdo alcanzado con el Gobierno Vasco para abstenerse en la votación de los presupuestos de la CAV

EH Bildu | 2021-12-02 12:13:00

Maddalen Iriarte ha comparecido hoy en el Parlamento Vasco para explicar el acuerdo alcanzado con el Gobierno Vasco para abstenerse en la votación de los presupuestos de la CAV. A continuación su intervención:

 

Como dimos a conocer ayer, hemos alcanzado un acuerdo con el Gobierno del PNV y el PSE para introducir mejoras en el presupuesto de 2022 a cambio de nuestra abstención. Unas mejoras que suman 253 millones de euros y que incidirán directamente en la ciudadanía vasca, en ámbitos como la sanidad, la emergencia climática, la emancipación de la juventud, la I+D+I… Una vez más, EH Bildu sigue dando buenas noticias a la sociedad vasca. Estamos contentas, sobre todo por todas esas personas y colectivos que van a ver mejorar sus condiciones de vida y porque por fin hemos conseguido que este Gobierno se mueva y acepte reivindicaciones de gran calado.

 

Evidentemente, estos no son los presupuestos que haría EH Bildu; estos no son los presupuestos que necesita nuestro país para hacer frente a los grandes retos a los que se enfrenta.

 

Pero somos muy conscientes de que hemos conseguido introducir mejoras en el proyecto y que esas mejoras dan una mejor respuesta a las necesidades que tienen vascos y vascas.

 

Antes de nada, creo conveniente contextualizar en su justa medida en base a qué criterios hemos decidido nuestra abstención. EH Bildu trabaja sus acuerdos en base a los contenidos y priorizando sobremanera que esos acuerdos redunden en las condiciones de vida de la gente. Así lo hemos hecho en Nafarroa, en Madrid y también en este acuerdo con el Gobierno vasco. EH Bildu siempre está dispuesta a llegar a acuerdos si estos acuerdos redundan en la calidad de vida de las personas, menos con las ultraderechas españolas.

 

El acuerdo que anunciamos ayer es otra muestra de que decimos lo que hacemos y hacemos lo que decimos.

 

Pero también creemos que es conveniente destacar que estos presupuestos ya estaban aprobados gracias a la mayoría parlamentaria que ostentan PNV y PSE. Lo que ha hecho EH Bildu es introducir una serie de mejoras en el presupuesto.

 

Como os decía antes, estos no son nuestros presupuestos, no son los presupuestos que elaboraría EH Bildu de estar en el Gobierno. Pero se nos abrió una puerta que permitía introducir una serie de mejoras y es lo que hemos hecho. Somos muy conscientes que no hemos conseguido los cambios estructurales que requieren estos presupuestos, pero a su vez, también somos conscientes que estos presupuestos son mejores que el proyecto que presentó el Gobierno.

 

La disyuntiva a la que nos enfrentábamos era la siguiente: o nos abstenemos y conseguimos introducir una serie de mejoras en esos presupuestos, o dejábamos sin esas mejoras a Osakidetza y sus usuarios y trabajadores, a todas esas personas que tienen que hacer frente a la crisis energética, a quienes luchan a diario contra el cambio climáticos, a las y los jóvenes que desean emanciparse…

 

No lo hemos dudado. Nuestra prioridad es el bienestar y la calidad de vida de la ciudadanía y en base a eso hemos tomado la decisión de abstenernos. Porque todos y todas lo tenemos que tener claro: si EH Bildu no toma esta decisión, todas estas mejoras no estarían incluidas en los presupuestos.

 

Como os explicaba, estamos contentas por el acuerdo alcanzado, pero también porque hemos conseguido mover a este Gobierno y al PNV en particular. Durante años han venido repitiendo que no era posible alcanzar acuerdos con EH Bildu, que había que desligar el acuerdo presupuestario de cualquier otro acuerdo político…

 

En los previos de la negociación ya venían repitiendo este mantra. Pero hemos podido comprobar que esto no es así y nunca ha sido así. Hemos alcanzado acuerdos políticos sobre el salario mínimo, sobre los alquileres y sobre la I+D+I. Cuando hemos visto la puerta abierta para alcanzar un acuerdo que introduzca mejoras en los presupuestos lo hemos hecho. Esta es la realidad y vemos necesario contarla y remarcarla.

 

En cuanto a los contenidos del acuerdo no me voy a extender demasiado porque lo tenéis en vuestras manos desde ayer. Pero hemos conseguido introducir en los presupuestos 30 millones de euros para la atención primaria de Osakidetza, 120 para hacer frente a la emergencia climática, 4 para ayudas a las personas que encuentran en situación de vulnerabilidad para garantizar su bienestar energético ahora que el precio de la luz está por las nubes, 20 millones para reforzar las políticas sociales, 2 más destinados a ayudas para la emancipación de la juventud.

 

Eso en cuanto a las medidas económicas concretas, porque también hemos alcanzado un acuerdo político sobre I+D+I para los presupuestos del 2022, 2023 y 2024. Hemos logrado que el Gobierno se comprometa a subir un 12% la inversión en ese sector, clave para el desarrollo industrial y tecnológico del país.

 

El impacto total de ese acuerdo llegará a los 149 millones de euros entre 2023 y 2024. Estamos hablando de que, gracias a este acuerdo político concreto, se va a producir el mayor aumento en la inversión de I+D+I que jamás ha realizado el Gobierno Vasco.

 

No este el único acuerdo político alcanzado, ya que el Gobierno se ha comprometido a defender y fomentar en todos los marcos de empleo y diálogo social un Salario Mínimo propio, proporcional a la renta media de la Comunidad Autónoma de Euskadi.

 

Y en materia de vivienda le hemos arrancado un compromiso para poner en marcha un sistema para controlar el precio del alquiler.

 

Esto en cuanto a los acuerdos alcanzados, pero también ha habido apartados en los que no hemos podido llegar a acuerdos porque el Gobierno se ha cerrado en banda.

 

Hemos planteado cambios en la política fiscal y en la política de residencias.

 

También le hemos propuesto un acuerdo político para reforzar el sector audiovisual, medidas que supondrían la regulación del euskera en todo el ámbito comunicativo.

 

Pero no ha podido ser porque el Gobierno no ha escuchado nuestras pretensiones.

 

Lo hemos dicho antes, esta vez hemos conseguido mover al gobierno en algunas cuestiones, y estamos convencidas de que lo vamos a hacer también en las materias que en esta negociación han quedado pendientes.

 

Porque hay una realidad que es incuestionable: antes o después en este país deberemos abordar con seriedad y rigor el debate fiscal y el del modelo de residencias y de cuidados.

 

En definitiva, gracias a nuestra abstención hemos conseguido introducir en los presupuestos unas mejoras que de no ser así no estarían recogidas en los presupuestos; con estas mejoras hemos conseguido que se dé una mejor respuesta a las necesidades que tienen las y los ciudadanos vascos; y hemos conseguido que este Gobierno abandone su posición inmovilista y se abra a alcanzar acuerdos con EH Bildu.