EH Bildu se fija el reto de impulsar cambios estructurales para desarrollar un Pacto de Bienestar


| 2022-07-21 13:24:00

Superado el ecuador de la legislatura, Maddalen Iriarte ha hecho balance de estos dos años de actividad parlamentaria y, sobre todo, ha puesto la mirada en “los retos estratégicos a los que vamos a tener que hacer frente en los próximos años”. Según ha explicado, “nuestro principal objetivo será impulsar y desarrollar los cambios estructurales que son imprescindibles para responder al presente y preparar el futuro. Vamos a poner sobre la mesa debates que el Gobierno ha querido despejar una y otra vez con una ligereza increíble: fiscalidad, poner límite al precio de la vivienda, salario mínimo propio”. En este sentido, la portavoz de EH Bildu sostiene que “en este momento es clave abordar en profundidad la cuestión del reparto de la riqueza, ya que de lo contrario, corremos el riesgo de caer en una grave crisis social que nos pondría en una tesitura muy negativa para afrontar con éxito las transiciones que vamos a tener que hacer sí o sí en el ámbito energético, en el sistema de cuidados o en la sanidad”.

Iriarte ha situado esa serie de pasos a dar en una dirección concreta, “un pacto de bienestar que no deje a nadie atrás e implique a las instituciones, la ciudadanía y los agentes sociales”. Para ello ha reclamado políticas audaces porque “no se puede hablar de economía de guerra, de escasez, y luego seguir aplicando las mismas recetas conservadoras de siempre”.

En el mismo sentido, ha reivindicado la necesidad de “herramientas propias soberanas” para “responder lo mejor posible a las necesidades que tiene este país”. A su juicio, “es más patente que nunca que el Nuevo Estatus Político es cada vez más urgente. Las polémicas sobre las transferencias no dan más de sí. Llevamos así 40 años y conocemos bien el resultado: una batalla dialéctica artificial en la que el Gobierno español torea una y otra vez al PNV”.

Sin embargo, ha añadido, “lamentablemente, tenemos que hacer una constatación: el PNV no tiene voluntad para desarrollar y materializar las bases y principios del nuevo estatus que pactó con EH Bildu. El PNV ha hecho una renuncia y, aunque una inmensa mayoría de este pueblo reivindica su derecho a decidir, prefiere dar derecho de veto al PSE”.

En cuanto a la primera mitad de la legislatura, Iriarte ha denunciado la pasividad del Gabinete Urkullu y ha advertido del declive progresivo de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa. “Podemos debatir largo y tendido si la botella está medio llena o medio vacía, pero ese no es el problema. El problema es que la botella tiene agujeros y está perdiendo agua”. Según ha indicado, la pandemia primero y la guerra de Ucrania después han marcado la legislatura y “al Gobierno la realidad le ha pasado por encima”.

La portavoz de EH Bildu ha visto un Ejecutivo “conservador, desorientado, sin una hoja de ruta clara, un gobierno incapaz de leer la gravedad del momento, cortoplacista, sin mirada estratégica a largo plazo. Un gobierno que ante los problemas reacciona tarde y mal, cuando ya no tiene otra alternativa, y la mayoría de las veces obligado. Ha dado respuestas escasas, medidas paliativas, parches que ni siquiera ocultan los problemas, cuando lo que hacen falta son medidas estructurales porque muchos de los problemas del país son estructurales”.

Frente a ello, ha subrayado que “EH Bildu ha demostrado liderazgo político porque esperar al Gobierno ha sido como esperar a Godot; ha sido EH Bildu la que ha puesto sobre la mesa los retos estratégicos a los que vamos a tener que hacer frente en los próximos años y la que ha tenido que llevar a rastras al Gobierno a esos debates”.