Hemos presentado un nuevo modelo para impulsar la autonomía y la vida interdependiente de las personas con discapacidad funcional


| 2022-05-02 12:55:00

Promover la autonomía de las personas con discapacidad funcional y potenciar un modelo de vida in(ter)dependiente es el objetivo del nuevo plan Bizi ON presentado por EH Bildu orientado a las personas con discapacidad funcional. Para ello, plantea crear una red de cuidados públicos y de calidad que permita ofrecer a estas personas los apoyos necesarios para lograr que tengan una mejor calidad de vida. Y es que la discapacidad no es fija ni dicotomizada, sino “fluida, dinámica y en continuo cambio” y depende sobre todo de los apoyos que la persona tiene en su entorno, más que de las limitaciones funcionales propias de la persona.

Así lo ha explicado Claudia Venceslao, procuradora de EH Bildu en las Juntas Generales de Araba que junto con  el concejal de EH Bildu en Gasteiz Alberto Porras, ha desgranado este plan. Según los últimos datos recabados del año 2020, 7.832 personas con discapacidad funcional recibían alguna prestación económica, 2.671 recurrían a algún recurso no residencial, 3.070 personas habían solicitado una valoración y otras 267 disponían de una plaza residencial. Pero todos estos recursos se centralizan en Gasteiz y, en cambio, comarcas como Añana, Mendialdea, Gorbeialdea o Lautada no cuentan con una sola plaza residencial o en viviendas con apoyos. Y como ocurre en otros departamentos, existe una largar lista de espera para acceder a centros de día y residencias.

Ante esta situación, EH Bildu ha elaborado un plan estratégico basado en la definición de “diferentes itinerarios para todas las personas con diversidad funcional”. Bizibide, una nueva oficina de vida independiente sería la base de ese nuevo modelo. Esa oficina tiene como objetivos fundamentales el apoyo, asesoramiento, búsqueda de vivienda y tramitación de ayudas. A partir de ahí EH Bildu plantea seis cambios fundamentales: incrementar la plantilla que realiza las valoraciones para agilizar el proceso, mejorar la atención temprana, crear nuevas plazas de atención tanto los centros de día como en otros recursos habitacionales, revisar los centros de atención diurna, crear un nuevo modelo de apoyo socio-familiar y diversificar la oferta laboral.

A día de hoy, 14 personas integran la lista de espera al centro de día de Landaberde, otras 34 a la residencia Goizalde y otras 30 aspiran a hacerse con una plaza en una vivienda con apoyos. De estas últimas, 17 llevan más de dos años en la lista de espera. Por esa razón, EH Bildu plantea transformar el actual modelo de residencias en uno basado en hogares de cuidados, que dispondrían de 25 plazos como máximo, así como la creación de plazas en los barrios y dos alternativas para personas mayores con diversidad funcional: residencias especializadas y módulos diferenciados en las actuales residencias.

Pero además, cree necesario incrementar el número de plazas en las viviendas con apoyos, así como crear unidades de respiro que permitan además atender esos períodos de manera diferenciada. “En la actualidad cada residencia dispone de una/dos plazas vacías para cubrir el servicio de respiro, a pesar de  existir listas de espera para residencia. El acceso continuo de personas “nuevas” puede alterar la dinámica diaria de las que allí viven. Por ello, proponemos la creación de una experiencia piloto que consistiría en una residencia solo para las personas del servicio de respiro,  un recurso específico para ofrecer esta atención intermitente”, ha señalado Alberto Porras.

Por último, se proponen otros dos grandes cambios: la reorientación de los centros de atención diurna y nuevas políticas de empleo. En el primer caso, existen once centros ocupaciones enfocados preferentemente al ámbito laboral. Frente a esta situación, EH Bildu propone crear, junto a los actuales, centros de vida interpendientes orientados a la consecución de un mayor grado de autonomía para vivir de manera independiente y otros para fomentar y favorecer la participación socio-comunitaria como itinerario de mejora de la calidad de vida, especialmente, en el ámbito social, relacional y cultural.

En el segundo caso, EH Bildu plantea que los centros ocupacionales o Indesa no sean la estación final sino una estación de paso que permita a estas personas adquirir una serie de habilidades no sólo en las líneas de inserción actuales como son los acabados industriales, la cocina, la lavandería, la limpieza y la jardinería sino también en otros ámbitos como son la cultura, el sector servicios o el turismo. Para tal fin, EH Bildu apuesta por crear una Asesoría de Empleo con apoyo que permita informar y promover la colaboración de las empresas el entorno sobre la legislación vigente.