Araba

Noticias

EH Bildu propone crear un fondo de más de 120 millones de euros con recursos propios de la Diputación Foral de Araba para afrontar los gastos más urgentes derivados de la crisis sociosanitaria


Una revisión en profundidad del estado de gastos (27 millones de euros), el remanente (45 millones de euros) y deuda (50 millones de euros) permitirán hacer frente en una primera fase (verano de 2020) a las necesidades de los sectores sociales, económicos y colectivos más vulnerables. Las prestaciones sociales, el ámbito de los cuidados y el tejido económico territorial y local configuran las prioridades en esa primera fase.

| 2020-05-18 11:23:00

EH Bildu Araba ha presentado hoy Jaiki Araba, un plan de emergencia institucional para adecuar con la máxima urgencia las políticas públicas al nuevo escenario de crisis socioeconómica y sanitaria deriva del coronavirus. En el citado plan, EH Bildu establece tres fases. En la primera de ellas, durante esta primavera y verano de 2020, se plantea poder hacer frente a las necesidades de los sectores sociales, económicos y colectivos más vulnerables. Para tal fin, EH Bildu ha calculado que la Diputación Foral de Araba está en disposición de contar un fondo de más de 120 millones de euros de recursos propios que le permitirá hacer frente a esos gastos.

45 millones de euros provienen del remanente de tesorería con el que cuenta la institución foral, otros 50 corresponderían a deuda y como otra opción propone retener parte de la cantidad destinada al FOFEL 2020, siempre y cuando sea una medida consultada y acordada con las Entidades Locales de Araba. Los 27 millones de euros restantes de una revisión en profundidad del estado de los gastos del presupuesto en vigor. Una vez analizadas todas las partidas presupuestarias, EH Bildu considera que se pueden habilitar 27 millones de euros de otros proyectos que no se pueden ejecutar este ejercicio o que se pueden retrasar a años posteriores; entre otros, varios proyectos que no se van a hacer- deporte escolar, Azkena Rock, Ironman- o proyectos que se pueden retrasar -7 millones para carreteras, ampliaciones de Mendizorrotza y Miñano…-. 

Kike Fdez de Pinedo, portavoz de EH Bildu en las Juntas Generales de Araba, ha desgranado ese plan y ha hecho un llamamiento a la responsabilidad y el consenso. “Este no es un plan cerrado, sino una propuesta a construir entre todos una salida a esta crisis. Llevamos semanas repitiendo que, ante la dimensión de esta crisis, es fundamental la participación de todos los grupos políticos, así como el entramado institucional alavés. Pero también escuchar a los agentes económicos, sociales y sindicales para elaborar entre todos y todas las medidas más eficaces y eficientes. Ante la negativa reiterada por parte del Gobierno Foral, desde EH Bildu ya estamos haciendo este trabajo de dialogo y contraste social de cara a elaborar un diagnóstico lo más exhaustivo posible para poder así definir las medidas concretas hacia las que reorientar el gasto”, ha explicado Fdez de Pinedo.

Las prestaciones sociales, el ámbito de los cuidados y el tejido económico territorial y local configuran las prioridades en esa primera fase. En el ámbito de los cuidados, EH Bildu apuesta por reforzar, mejorar y reorientar las políticas sociales, partiendo de los datos objetivos que deja la pandemia: desbordamiento, insuficiencia y agotamiento de nuestros servicios sociales. El ámbito socioeconómico territorial y local,  EH Bildu propone ayudas directas y urgentes a los sectores más duramente afectados por la crisis hasta ahora: autónomos, hostelería, turismo, pequeño comercio, producción cultural y PYMEs. En otro plano, inicio de una transición del modelo industrial, menos dependiente de la automoción y la fabricación tubular.

Tasa a las empresas energéticas y tasa COVID

Junto con las medidas anteriores, EH  Bildu plantea otras medidas que permitan incrementar los ingresos tanto en la hacienda foral como en las municipales. Entre ellas destaca, la creación de una tasa local a las empresas que transportan energía por la ocupación de suelo, vuelo o subsuelo, una tasa que, según ha detallado Fdez de Pinedo, permitirá a las institucionales locales contar un fondo extraordinario, pendiente de cuantificar, para su disposición no sólo durante este ejercicio 2020, sino también durante los años posteriores. Por su parte, EH Bildu apuesta por aplicar, mediante la aprobación urgente de una nueva Norma Foral de urgencia fiscal, la “tasa COVID” en los tramos impositivos más altos de los principales impuestos forales de 2019.

En el otoño arrancaría la segunda fase de este plan para poner en marcha una profunda reforma fiscal y presupuestaria que permita hacer frente a una caía en la recaudación y una merma en los recursos públicos. “No podemos dejar a nadie atrás por lo que necesitaremos contar con más recurso para poder afrontar las necesidades”, ha señalado Fdez de Pinedo. A partir de enero de 2021, arrancaría una tercera y última fase en la que, en opinión de EH Bildu, “además de continuar destinando el máximo gasto público a los ámbitos prioritarios habrá que adecuar los recursos disponibles a la evolución de la situación económica hasta alcanzar la senda de la recuperación”.