Iruñea

Noticias

“En el año de más necesidad, el Ayuntamiento dejará de invertir el 30% lo que retrata la ineficacia y la parálisis del Gobierno de Maya”


| 2021-12-28 11:45:00

Para EH Bildu, la hoja de ruta que se abrirá tras caer los Presupuestos de Na+ es: “unidad progresista, evitar el despilfarro y propuestas realistas”

 

En noviembre y según la Oficina de Presupuestos, el nivel de inejecución en el capítulo de inversiones del Ayuntamiento para 2021 supera el 40% (19,48 millones de los 32,6 aprobados) lo que retrata, según EH Bildu, “un gobierno en parálisis e incapaz de llevar adelante grandes proyectos de ciudad en el año que más duro ha golpeado la pandemia”. El hecho de que el propio alcalde reconociera en su última comparecencia que la inejecución a cierre de ejercicio llegará al 30% confirma, según Joseba Asiron, que “el problema de este Ayuntamiento y de esta ciudad no es de financiación, sino de gestión”.

El portavoz de EH Bildu, que ha intervenido junto a la concejal Marian Aldaia en una rueda de prensa previa al debate presupuestario, ha tildado de “trilero” el argumento de la “defensa de la Carta de Capitalidad” de Maya ya que la “realidad”, sustentada en las cifras, demuestra que “el año en el que se ha liberado la regla de gasto, el año que más facilidades tenía el equipo de gobierno para invertir y el único en el que tenía acuerdo presupuestario, el año en el que disponía de numerosos proyectos ya preparados la legislatura anterior, ese año, el nivel de inejecuciones va a ser desmesurado”. “Lo dicho, no es un problema de financiación, es un problema de gestión”, insistía.

Asiron, que ha centrado su intervención en las Cuentas de 2021 en vez de en el proyecto de Presupuestos de 2022 de Na+ que “tras el fracaso del pucherazo de Maya, ya es pasado”, ha resumido su análisis en tres titulares. En primer lugar, ha destacado que “prácticamente 1 de cada 3 euros que debía haber invertido el equipo de gobierno, no se invertirá”. “¿Cuánto bien hubiera hecho ese dinero a quienes peor lo han pasado y lo están pasando en esta crisis?”, se preguntaba Asiron antes de lanzar el segundo de los titulares: “El año en que la pandemia más duro ha golpeado a la ciudadanía, cuando más ayuda necesitaba, el Ayuntamiento va a dejar de invertir 13 millones de euros”.

Finalmente, el tercer titular era una pregunta: “Si en inversiones no han hecho el esfuerzo que se requería, ¿Dónde lo han hecho? La respuesta es desoladora: En campeonatos de hípica de sus amigos, en chiringuitos como Coworkids para contratar personas afines, en desratizar rotondas, en imponer una nueva gran superficie en Arrosadia, en obligar a la Txantrea a tragar con la zona azul; en revertir la publificación del Servicio de Atención a Domicilio o en imponer un arreglo en la Pasarela del Labrit para que la paguemos dos veces”, concluía.

Un proyecto irreal, reiterativo y que busca el enfrentamiento institucional

“Esto es lo que ha sucedido en 2021 pero, como los buenos trileros y de cara a 2022, Maya, lejos de hacer autocrítica, se lía la manta a la cabeza y sale con una propuesta presupuestaria irreal; un nuevo chorro de tinta de calamar para tapar otro gran fracaso: la pérdida del apoyo de sus socios presupuestarios”, añadía Asiron. “El desesperado intento por superar esa pérdida tratando de forzar un pucherazo tras la renuncia voluntaria de Joxe Abaurrea, ha sido la guinda que acaba por retratarle”, continuaba. Pero, para EH Bildu, lo más grave es que “ni el alcalde ni su tripartito han tenido ningún empacho en negar las mínimas reglas democráticas para imponer esas Cuentas y usar al Ayuntamiento de Pamplona como un arma arrojadiza en su estrategia partidista de enfrentamiento institucional con el Gobierno de Navarra”, concluía Asiron.

Respecto al proyecto de Presupuestos para 2022 que previsiblemente será rechazado el jueves, Marian Aldaia redundaba en que “prácticamente todos los proyectos presentados estaban ya recogidos en los Presupuestos de 2021, la gran mayoría para ejecutar este año, pero que van a necesitar un segundo año para poderse llevar a cabo”. El paseo de Sarasate (un millón), el corredor sostenible de Pío XII (1 millón), el de la Bajada del Labrit (0,5 millones), la peatonalización de El Bosquecillo (400.000 euros), el ascensor de Trinitarios (350.000 euros) el proyecto de Caídos (200.000 euros) o los 1.2 millones en ayudas a la rehabilitación de edificios que se han tenido que transferir a PCH por no haberse ejecutado, son algunos de los ejemplos de estas inejecuciones que se quieren “rescatar” para 2022. La segunda fase del ecoparque de Arantzadi (2 millones) o la partida de 300.000 euros para subvenciones a la reurbanización de suelos privados “que ni siquiera se han ofertado”, integran también esta lista. “Es el reflejo de un gobierno municipal paralizado y sin ideas que, demasiado preocupado con la disputa con el Gobierno de Navarra, está llevando a esta ciudad a perder oportunidades de política social tan importantes como el Plan de Vivienda Pública”, concluía la concejal soberanista.

Prioridades: vivienda, igualdad, sostenibilidad y lucha contra el cambio climático

Joseba Asiron acababa abordando el escenario que se abrirá si, como es de esperar, se rechaza el proyecto presupuestario de Na+. Al respecto, el portavoz abertzale aseguraba que “nos proponemos ser parte de las soluciones al atasco de gestión de la derecha y nos ofrecemos para trabajar con los demás grupos de forma responsable por consensuar medidas”. Para el portavoz de la formación soberanista, “la hoja de ruta es clara: evitar el despilfarro y la inacción y buscar ser realistas y concretos con las propuestas”. Marian Aldaia daba la clave de cómo hacerlo: “Ante unos presupuestos prorrogados, para realizar modificaciones presupuestarias, el equipo de Maya necesitará del visto bueno de la mayoría de la Corporación”. “Proponemos, para empezar cuatro áreas en las que la confluencia de las fuerzas progresistas es clara: vivienda, igualdad, sostenibilidad y lucha contra el cambio climático”, concluía Asiron.