EH Bildu Araba cree que los presupuestos no se ajustan a las exigencias de la situación actual


| 2021-11-19 12:33:00

EH Bildu considera que, aunque hay más dinero, las cuentas anuales de la Diputación se limitan a ahondar en el modelo actual, cuyo fracaso es evidente, y que no suponen ningún cambio

EH Bildu detecta poca voluntad negociadora por parte del Gobierno Foral

El grupo juntero EH Bildu Araba ha analizado los presupuestos que se presentaron el pasado lunes y ha confirmado las sospechas iniciales de que las cuentas del año 2022 no cubren las necesidades que Araba tiene en la situación actual.

A modo de ejemplo, el portavoz Kike Fernández de Pinedo ha puesto sobre la mesa la cuestión de la transición energética: "Cada vez son más las voces que reivindican un cambio de modelo a nivel mundial, y estos presupuestos del Gobierno Foral no proponen otra cosa que profundizar en el modelo actual, aunque ha quedado claro que el modelo está agotado”.

La falta de inversiones y dotaciones económicas en el autoconsumo, la eficiencia energética y la ampliación de las renovables son algunos de los aspectos que ha detectado EH Bildu, ya que suponen menos del 0,2% de las cuentas: “No se ven iniciativas relacionadas con el cambio climático”. En cuanto al tratamiento de los residuos, observan “planteamientos obsoletos y/o inciertos, y no se ve ninguna innovación en ningún sitio; aunque hay más dinero y la situación actual requiere un giro, el Gobierno sigue apostando por un modelo fracasado”, ha señalado Fernández de Pinedo.

Seguir hablando

El portavoz ha señalado la disposición del grupo juntero a seguir hablando con el gobierno de Ramiro González, pero ha cuestionado su disposición a negociar: “Resulta complicado negociar el presupuesto una vez que está presentado: eso indica que el Gobierno Foral tiene poca voluntad de llegar a acuerdos”.

En este sentido, EH Bildu se reafirma en las prioridades marcadas para Araba: incrementar las inversiones en políticas sociales y cuidados, impulsar la transformación socioeconómica y ampliar los recursos para la transición energética, además de poner en marcha un modelo de gobernanza colaborativa y prestar la suficiente atención a las entidades locales.