Rebeka Ubera denuncia que la falta de planificación ha llevado a Osakidetza a una situación caótica


| 2022-07-19 12:28:00

Camas cerradas, falta de personal médico y de Enfermería, bajas que no se cubren, consultas aplazadas, cirugías retrasadas… Esa es hoy la foto de Osakidetza debido a la falta de planificación de sus responsables y el Departamento de Salud, tal y como ha denunciado Rebeka Ubera. “El sistema público de salud viene de estar muy tensionado pero, en vez de cambiar y adaptar la planificación y los modelos de gestión, en Osakidetza sus responsables han aplicado la receta de siempre. ¿Y cuál es el resultado? Pues el único que cabía esperar, una situación lamentable, caótica, y las consecuencias las están sufriendo tanto su plantilla como las personas usuarias”.

A juicio de la parlamentaria de EH Bildu, el Covid no explica la actual situación, sino “la mala planificación y gestión”, porque, “en vez de adaptar el modelo organizativo de Osakidetza a las necesidades de las y los pacientes, se está haciendo lo contrario. Son los pacientes los que se están teniendo que adaptar al modelo de gestión de Osakidetza. Las personas han dejado de ser el centro porque el gran objetivo es mantener el modelo de gestión a toda costa, aunque ello suponga una pérdida de calidad asistencial. Aunque parezca mentira, en Osakidetza el paciente ha quedado relegado a un segundo plano”.

A la vista de que los problemas se acumulan en el sistema sanitario público, EH Bildu ha solicitado en el Parlamento la convocatoria de la Diputación Permanente para que comparezcan de urgencia la consejera Gotzone Sagardui, la directora general de Osakidetza, Rosa Pérez, y el director de Asistencia Sanitaria, Víctor Bustamante, y “expliquen qué medidas que van a adoptar para corregir esta caótica situación”. Ubera sostiene que “Sagardui debe dar explicaciones con urgencia porque el hecho de que el Parlamento tenga limitada su actividad durante el verano no puede ser excusa para negar a la sociedad las explicaciones que el Gobierno le debe”.

En este sentido, para la parlamentaria independentista “es especialmente importante la comparecencia del Director de Asistencia Sanitaria, Víctor Bustamante, porque la planificación es su responsabilidad directa; es a él a quien corresponde tomar medidas para garantizar una organización adecuada y, a la vista de lo que está ocurriendo, está en cuestión su capacidad para ocupar ese cargo”.

Ubera ha recordado las recientes declaraciones del propio Bustamante negando déficits en la atención y asegurando que la cobertura sanitaria está garantizada. “Es doloroso escuchar estas cosas porque son mentira. Según el decreto que fija los plazos máximos para realizar cirugías no urgentes, una persona puede esperar 180 días máximo para ser intervenida. 180 días. Ese es el tope. Pues bien, hoy es el día en que muchos y muchas pacientes están esperando más de 180 días para ser operadas. El Gobierno no está cumpliendo ni su propio decreto. Eso no es ni garantizar la atención ni dar una asistencia de calidad”.

La parlamentaria de EH Bildu ha puesto además otros ejemplos que evidencian la gravedad de la situación en Osakidetza:

  • Las urgencias están saturadas. Su actividad ha aumentado un 35% porque la Atención Primaria no está en condiciones de cumplir correctamente con su función. Y claro, si a la gente no la atienden en el ambulatorio, va directamente a urgencias.
  • Falta personal médico y de enfermería, entre otras cosas porque Osakidetza no ha querido cambiar su modelo organizativo. ¿Por qué no se les ofrece otro tipo de contrato?
  • Lo del cierre de camas es terrible. Pasa cada verano, pero este año el problema es especialmente grave. Según el sindicato SATSE, Osakidetza va a cerrar 900 camas este verano, y las consecuencias son gravísimas. Se están retrasando operaciones por ese motivo. En Gipuzkoa, por ejemplo: el Hospital de Eibar tiene cerrada una planta entera, con lo cual no tiene capacidad para acoger a todas y todos los pacientes que normalmente le envían desde el Hospital Donostia, que ahora se tienen que quedar allí ocupando camas que en Donostia necesitan para dar cabida a las personas que les derivan desde Zumarraga, Mendaro y Arrasate para realizar cirugías. Y como en Donostia no hay camas suficientes, pues esas cirugías se están retrasando. El PSE ya ha levantado la voz en Eibar exigiendo que todas las plantas del hospital estén abiertas, pero en el Gobierno vasco el PSE sigue mudo, respaldando la gestión de Sagardui.
  • En Cruces faltan matronas y desde la dirección se les está pidiendo que trabajen también en sus días libres. Y también en Oncología Pediátrica faltan enfermeras.
  • En Araba se están cancelando las citas de seguimiento en Salud Mental (Psiquiatría) y Neurología y en Gasteiz en el ambulatorio Aranbizkarra 1 están trabajando con un solo médico.