NOTICIAS

El Congreso debate hoy la propuesta de EH Bildu para convertir en «derechos sociales permanentes» las medidas del escudo social


El grupo soberanista vasco lleva al pleno del Congreso una Proposición no de Ley para que las medidas del escudo social pasen de ser temporales y coyunturales a convertirse a estructurales: las medidas contempladas son impedir los cortes de suministros básicos, prohibir los desahucios sin alternativa habitacional y aplazar los pagos del alquiler en casos de vulnerabilidad. El diputado Oskar Matute ha advertido de las consecuencias de no convertir en permanentes las medidas que vencen el 31 de octubre: «No podemos permitir que la finalización de estas medidas extraordinarias y temporales amenace la vida de la ciudadanía. Sin la prohibición de los desahucios, se producirán alrededor de 80.000 desahucios».

| 2021-10-18 21:05:00

El pleno del Congreso debatirá este martes una Proposición no de Ley de EH Bildu para convertir en «derechos sociales permanentes» las medidas contempla contempladas en el llamado 'escudo social' aprobado por el Gobierno durante la pandemia. Concretamente, la iniciativa se centra en las medidas extraordinarias aplicadas en materia de vivienda, suministros básicos y protección social, cuya aplicación finalizará el 31 de octubre de 2021.

El grupo soberanista vasco cree que es hora de que las principales y más efectivas medidas extraordinarias contempladas en el escudo social, pasen de ser temporales y coyunturales a convertirse en estructurales, «otorgándoles rango de derechos permanentes adquiridos». EH Bildu aboga, por tanto, por eliminar el carácter extraordinario y temporal en su aplicación para hacer frente de manera más efectiva a situaciones de vulnerabilidad social y económica: «Estas medidas han demostrado ser eficaces a la hora de salvaguardar los derechos básicos de personas y familias vulnerables. Aun siendo insuficientes, han permitido a miles de familias y personas seguir contando con los sustentos materiales mínimos como son una vivienda y suministros básicos». 

Justamente, la propuesta que se debate esta tarde pasa por impedir los cortes de suministro de energía y agua en casos de vulnerabilidad o riesgo de exclusión social, suspender los desahucios sin alternativa habitacional y aplazar el pago de la renta del alquiler en situaciones de vulnerabilidad cuando el propietario sea una empresa, una entidad pública o un gran tenedor. Para ello, EH Bildu insta a aprobar dichas medidas mediante un Real Decreto-Ley antes de que venza el plazo de las medidas extraordinarias contempladas en el RDL 16/2021, prevista para el próximo 31 de octubre de 2021.

 

80.000 desahucios

«Si durante más de año y medio estas medidas han sido posibles y han protegido a los colectivos más vulnerables, es necesario y urgente que así siga siendo; sin plazos, sin parches, de una forma estructural y permanente», ha asegurado el diputado Matute, quien recuerda que las sucesivas prórrogas de estas medidas muchas de ellas prolongadas 'in extremis'— han generado miedo e incertidumbre en las familias que se enfrentan a situaciones extremas como son los desahucios o los cortes de suministros. «Es hora de ofrecer seguridad y estabilidad a todas ellas asegurando la defensa de los derechos básicos como el acceso a una vivienda digna y el suministro de luz, gas y agua», recalca Matute.

EH Bildu busca con esta iniciativa una asunción de derechos que protejan a la ciudadanía y a las personas más vulnerables de los intereses económicos y especulativos alrededor del mercado inmobiliario y las empresas proveedoras de suministros básicos. Más aún en pleno aumento del precio de suministros que estamos viviendo. Porque, de no convertirse en permanentes, Matute advierte de que las consecuencias pueden ser terribles para los colectivos más vulnerables que sufren los efectos de la pandemia: «No podemos permitir que la finalización de estas medidas extraordinarias y temporales amenace la vida de la ciudadanía. Con la finalización de la prohibición de los desahucios, se producirán alrededor de 80.000 desahucios. Un auténtico escándalo que se debe impedir».