Donostia

De pintxos por la ciudad gentrificada (versión extendida)

| 2019-12-05 12:47:00

Markel Ormazabal (Concejal de EH Bildu de Donostia)

Un (nuevo) escándalo recorre Donostia: el escándalo de los bares de la Parte Vieja que cobran más a los turistas que a los locales. Todas las fuerzas de bien se han unido en santa cruzada para acosar a ese escándalo: el Ayuntamiento y la Diputación de Gipuzkoa, el Gobierno Vasco y el Instituto Vasco de Consumo (Kontsumobide), la asociación de empresarios de Hostelería Gipuzkoa, y a la cabeza de todos, el Diario Vasco.

La consejera de Turismo, Sonia Pérez, habló de “práctica no deseable y que, desde luego, se debe censurar”. El diputado de Turismo de Gipuzkoa, Imanol Lasa, aseguró que las conductas denunciadas son “completamente reprobables éticamente”. Incluso el alcalde Eneko Goia, después de insistir que la administración municipal carece de competencias para intervenir en este ámbito –no vaya a ser que alguien le exija pasar de las palabras a los hechos-, calificó lo sucedido de “absolutamente inaceptable”. Las ranas croan, los burros rebuznan, y mientras tanto, nosotros no salimos de nuestro asombro. Resulta difícil recordar algún asunto que, este último año, haya hecho correr tantos ríos de tinta como el de los precios. Obviamente, estas prácticas que tanto preocupan ahora se deberán corregir, pero cuestiones más acuciantes relacionados con la Parte Vieja, haberlas, haylas.

Y el asombro deviene en cabreo al constatar que una vez más nos toman por necios. O peor aún, nos quieren necios. Nos quieren entretener torpemente con el sensacionalismo, convirtiendo en noticia los detalles que menor importancia deberían tener para el alcance de lo señalado. Y lo que el dedo señala es que la Parte Vieja está pagando muy caro el éxito; es decir, el éxito turístico. Las instituciones no quieren ver el problema que les están mostrando los y las vecinas de la Parte Vieja, y se aferran a lo banal, buscando cualquier excusa para dilatar, cuando no ahondar, el problema. Y el problema, repetimos, es que el barrio agoniza.

Las políticas públicas que se están aplicando en el barrio reniegan de la necesidad de preservarlo como espacio de residencia y convivencia de sus residentes como objetivo prioritario. Así las cosas, en los últimos cuatro años, el tándem PNV/PSE lejos de priorizar la calidad de vida del vecindario, ha dejado hacer a los actores que contribuyen a la gentrificación y turistificación de la Parte Vieja. De hecho, solo dentro de este marco aprehenderemos la verdadera trascendencia de esta (nueva) “guerra de precios”; y más concretamente, en relación a la gentrificación comercial. El contexto coloca la forma frente al fondo, las apariencias frente a las realidades.

Entendida en un sentido lato, la gentrificación se refiere a los procesos de regeneración urbana que tienen como resultado el aumento del precio del suelo y el desplazamiento de poblaciones de menos ingresos de unos barrios a otros. No obstante, la naturaleza actual del fenómeno nos permite relacionarlo con otros fenómenos como, por ejemplo, la turistificación, que hace referencia al uso del espacio urbano por parte de los turistas y las transformaciones en la estructura residencial y comercial que les favorecen. En este sentido, cabe señalar que, por lo general, la turistificación y la gentrificación van de la mano y se refuerzan mutuamente. Ciertamente, el turismo urbano tiene una influencia cada vez mayor en los procesos de cambio de las ciudades, en cuanto los hábitos de consumo de los turistas afectan al espacio público y a la estructura comercial de los barrios. Es la gentrificación comercial: la transformación de la estructura productiva urbana por las nuevas actividades económicas al servicio de la población flotante. Y esto es, precisamente, lo que ha ocurrido en la Parte Vieja; pero podrían ser Gros, San Bartolomé, Egia…

La gentrificación comercial forma parte de los procesos generales de gentrificación, y como se advierte en el caso de la Parte Vieja, tiene dos causas principales: la diferencia en los hábitos de consumo de los nuevos clientes y el aumento de los precios del alquiler de los locales comerciales (Lisa Vollmer, 2019). La cuestión de los hábitos de consumo está relacionado con un cambio en el comportamiento turístico. El turista actual ya no se conforma con ver solo las “clásicas” atracciones turísticas de la ciudad, también quiere ver barrios en los que espera encontrar una experiencia “auténtica” de la vida urbana. Pues bien, en nuestra ciudad resulta que esa “experiencia” son los pintxos, y el recién creado Instituto del Pintxo Donostiarra es buena prueba de ello; dispositivo impulsado desde el Ayuntamiento para “poner en valor esta peculiar tradición gastronómica”, que según nos dicen, no solo es “reflejo de nuestra idiosincrasia y tradición”, sino que además y sobre todo “refuerza la marca de prestigio de San Sebastián”. Es la gastronomía como reclamo turístico, el “Welcome to The Culinary Nation”. Es el reclamo que tan gustosamente fortalece la iniciativa privada, como por ejemplo el portal de viajes Lonely Planet, que en agosto de 2018 otorgó a los pintxos de Donostia el título de “mejor experiencia gastronómica del mundo”, ahí es nada, y con una mención especial a la Parte Vieja, “donde es obligatorio seguir el recorrido por los bares y restaurantes más representativos de la capital”.

Ahora bien, un bar puede permitirse pagar un alquiler bastante más alto que, por ejemplo, una zapatería, por lo que el aumento del alquiler hace que los comercios necesarios para el día a día sean sustituidos por otras empresas, adecuadas a los nuevos patrones de consumo. En un barrio de apenas 6.000 habitantes hay más de 700 locales comerciales en activo, de las que 210 son establecimientos hosteleros (1 por cada 29 habitantes). Es decir, tres veces más comercio y seis veces más hostelería que en el resto de los barrios de Donostia, pero de las cuales más de la mitad están dirigidos al turismo, según denuncia la asociación vecinal Parte Zaharrean Bizi. Incluso el reportaje que destapó “el escándalo de los precios” señalaba que “el 80% de los consumidores de estos establecimientos en los meses de temporada alta son turistas y excursionistas”. Ciertamente, los nuevos locales reflejan las necesidades de consumo de los nuevos usuarios. Más aún, esta nueva estructura comercial trae consigo una estética propia, que rompe con lo antiguo, y que para los inversores funciona a modo de señal de que vale la pena invertir en ese barrio; por lo que la gentrificación comercial a la subida de precios de alquiler. Cuando los precios siguen subiendo, aquellos primeros inversores también tienen que marcharse, y al final, los únicos que pueden permitirse esos alquileres son las grandes cadenas y los grandes grupos empresariales.

Gran parte de estos establecimientos de la Parte Vieja están lejos de seguir considerándose “pequeño comercio”, ya que si bien la mayoría mantiene el nombre del negocio que le precedió, el capital tiende a concentrarse y lo mismo la propiedad. El “emprendedor por su cuenta” ha quedado fuera de juego y cada vez es más opaco el empresariado que compra ya no solo bares, sino edificios enteros. Que recientemente un grupo hostelero se haya hecho con la propiedad del clásico bar La Cueva y de paso con la propiedad del edificio de viviendas más antiguo de la Parte Vieja -único edificio residencial que quedo en pie tras la quema de la ciudad en 1813-, no parece tan relevante como el hecho de que se cobre más a turistas que a los locales. Cabe señalar que este grupo hostelero también gestiona parte de los bares denunciados en “la guerra de precios”. Casualidad o no, más bien nos situamos en el no, pero como quien manda es la ley de la oferta y la demanda pues…

En estos discursos la gentrificación se presenta como el desarrollo natural contra el que no se puede hacer nada. Sin embargo, la gentrificación no es inevitable. Podemos responsabilizar a los turistas de los males que padece el barrio, pero si la vivienda asequible está debidamente protegida y se protegen los comercios necesarios para el día a día, la turistificación no tiene por qué llevar a la gentrificación (aunque no se pueden obviar otros problemas derivados de este fenómeno). Detrás de estos procesos se esconden intereses concretos, y la estrategia de orientar el debate hacia la antinomia de odiar o no al turista, además de para adulterar y desenfocar el problema, les sirve para encubrir las responsabilidades políticas e institucionales en los cambios estructurales impuestos al barrio. Las instituciones, a su vez, complementan esta estrategia atacando cualquier atisbo de crítica a su modelo de ciudad y al modelo turístico, que como bien señalaba Parte Zaharrean Bizi, no tiene otro fin que el “de desinformar y proteger los intereses comerciales de esos lobbies a expensas del interés general del resto de la ciudadanía”.

El dinero que mueve el turismo no puede justificar todo y dejar a la ciudadanía indefensa. Los inversores globales y locales que priorizan la unidimensional tasa de ganancia frente a la rentabilidad social no van a abandonar sin más su “mina de oro”, lo que hace imperativo la actuación de la administración pública. Pero tampoco las políticas urbanas empresariales aplicadas durante décadas van a desaparecer de golpe de la administración, y por tanto, es imprescindible la autoorganización de los afectados. La realidad apremia promocionar procesos de cooperación en vez de la competencia; Donostia en general y la Parte Vieja en concreto urgen priorizar la satisfacción de necesidades frente a rendimientos financieros. Y es que imaginar una Donostia que transite hacia la sostenibilidad y la justicia social resulta indisociable de invertir las prioridades de la economía convencional.

Los presupuestos de Eneko Goia para 2020 van a incrementar los desequilibrios que existen actualmente en nuestra ciudad.

Reyes Carrere y Ricardo Burutaran han dado a conocer hoy las enmiendas al proyecto de presupuestos municipales 2020 presentadas por EH Bildu. En total, hemos presentado una enmienda de totalidad y 88 enmiendas parciales, con partidas que suman 14 millones de euros. Los presupuestos que ha presentado el Gobierno Municipal que dirige Eneko Goia van a incrementar los desequilibrios que existen actualmente en nuestra ciudad. El proyecto de presupuestos para 2020 va en la misma línea que los presupuestos anteriores y, por tanto, si no se corrigen, los desequilibrios sociales y económicos van a seguir acentuándose.

| 2019-12-05 12:32:00

Presupuestos Donostia 2020

Propuesta de EH Bildu

Introducción

El debate presupuestario es, sin duda, un debate fundamental, ya que define cuáles son las prioridades que cada sensibilidad política considera imprescindibles en lo que a la inversión pública se refiere. En definitiva, los presupuestos reflejan cuál es el modelo de sociedad y de ciudad que queremos construir.

Los presupuestos que ha presentado el Gobierno Municipal que dirige Eneko Goia van a incrementar los desequilibrios que existen actualmente en nuestra ciudad. El proyecto de presupuestos para 2020 va en la misma línea que los presupuestos anteriores y, por tanto, si no se corrigen, los desequilibrios sociales y económicos van a seguir acentuándose.

Pero la ciudad y los ciudadanía donostiarra están cambiando y, paso a paso, los nuevos valores ganan terreno a los viejos. Pensionistas, mujeres, jóvenes o trabajadores precarios, en su mayoría mujeres, han puesto sobre la mesa una serie de desequilibrios sociales a los que el Ayuntamiento debe dar respuesta de forma prioritaria.

Asimismo, estos desequilibrios no son iguales en todo el territorio donostiarra. Hay barrios donde los desequilibrios sociales y económicos son mayores, sobre todo en Altza, Intxaurrondo y Bidebieta.

En EH Bildu estamos convencidas de que es hora de empezar a revertir estos desequilibrios, y es que ese es el papel que nos han encomendado los ciudadanos y ciudadanas. En definitiva, es hora de diseñar y poner en marcha medidas realistas y eficaces en la dirección de una Donostia más equilibrada.

Análisis del proyecto presupuestario


EH Bildu ha realizado un análisis exhaustivo del proyecto presentado por el gobierno de Eneko Goia para 2020, y las principales conclusiones son las siguientes:

  • La vivienda es el principal problema de Donostia y de los donostiarras. La situación es realmente grave porque se está produciendo un fenómeno de "expulsión" de muchas familias donostiarras que tienen que desplazarse a los municipios de alrededor en busca de una vivienda. La preocupación por la vivienda aparece con frecuencia en los discursos del alcalde Eneko Goia, sin embargo, el proyecto de presupuestos para 2020 no pone especial énfasis en este ámbito, e incluso rechaza aplicar medidas clave para buscar una solución al problema. Por un lado, es preocupante que para el próximo año el Gobierno Municipal no haya previsto ninguna vivienda protegida: la única previsión en materia de vivienda son las viviendas dotacionales para jóvenes (alojamientos provisionales, que no sirven para dar soluciones a largo plazo a las necesidades que tienen las familias). Por otro lado, el proyecto de presupuestos no contempla medidas para sacar al mercado las miles de viviendas vacías, y es evidente que este ámbito es imprescindible para abordar el problema. Y en tercer lugar, cuando parece que se acerca una nueva crisis económica, es más necesario que nunca que el proyecto de presupuestos contemple medidas para garantizar el derecho a la vivienda para los sectores económicamente más desfavorecidos, cosa que no ha hecho el Gobierno Municipal del PNV y del PSOE.

  • En urbanismo, por otra parte, no se observan novedades y es significativo que no se haya recogido el proyecto de Ciudad Jardín de Loiola. No parece que este sea un proyecto prioritario para el gobierno de Eneko Goia, ya que se les ha "olvidado" incluirlo en el proyecto de Presupuestos. Eneko Goia tiene otras prioridades: hay dinero sin límite para el proyecto de la isla de Santa Clara (es más, el Gobierno Municipal expresó recientemente que iban a seguir adelante con la obra cueste los millones de dinero público que cueste, lo cual es tremendamente preocupante para la gestión de las arcas municipales). Asimismo, ha llamado la atención la inusitada celeridad con la que han comenzado las obras en la isla. Por otro lado, también es sintomático que la partida para la construcción de espacios cubiertos haya desaparecido del proyecto de presupuestos para el próximo año: ¿No son necesarios espacios cubiertos en Donostia para que niños/as y jóvenes jueguen y se relacionen en sociedad?

  • Sistema de protección social. Cada vez hay más señales que indican que estamos a las puertas de otro periodo de crisis y eso exige reforzar los servicios sociales. Es cierto que el presupuesto de Política Social ha subido un poco, pero sigue sin ser prioritario. Y prueba de ello es, por ejemplo, que no se abran nuevos servicios y que la ampliación de los centros de día siga paralizada. Del mismo modo, Donostia sigue sin contar con un parque de viviendas de emergencia para distintos colectivos, y tampoco suben las ayudas de emergencia social. En el ámbito de la multiculturalidad también es muy significativo la desaparición del programa de mediación, ya que este tipo de intervenciones son hoy más necesarias que nunca.

  • Desequilibrios entre barrios. En Donostia las diferencias entre barrios han aumentado preocupadamente durante el Gobierno de Eneko Goia. Si antes la renta media de la población de Miramón, el barrio con más renta, era de 2,5 veces la de Altza (el que menos), ahora es de 3,5.Bidebieta, Altza e Intxaurrondo necesitan políticas integrales para mejorar la calidad de vida de sus habitantes: iniciativas para fomentar el dinamismo económico o ayudar al pequeño comercio (el comercio minorista se ha reducido en torno al 10% entre 2015 y 2018 en los barrios del Este según el Barómetro de Economía Urbana), mejoras en el espacio público, programas de revitalización de la vida cultural, etc. En opinión de EH Bildu, una vez puesto en vías de solución el problema de las inundaciones en la Vega del Urumea, ahora le toca el turno a abordar de raíz la deuda histórica con el Este de la ciudad. Pero el gobierno del PNV y del PSOE no piensa igual. Es muy significativo que la principal iniciativa es el Distrito Este sea el polideportivo de Altza, acuciado por continuos retrasos. También es significativo que el proyecto de presupuestos no contemple la renovación de la Kultur Etxea de Larrotxene, en Intxaurrondo, proyecto anunciado por el propio Gobierno Municipal.

  • Empleo digno. Es cierto que, como en muchos otros lugares, en Donostia también ha descendido el paro en los últimos años. Pero es igual de cierto que, al mismo tiempo, la precariedad ha aumentado: según el Barómetro de Economía Urbana, nueve de cada diez nuevos contratos son temporales. Los salarios, por su parte, son cada vez más reducidos. Por ello, debe ser el propio Ayuntamiento el que predique con el ejemplo en la lucha contra la precariedad. Pero hoy en día está lejos de hacerlo. No es posible, por ejemplo, que entre las personas que trabajan para el Ayuntamiento algunas cobren menos de 1.200 euros. Además, el Ayuntamiento tiene que hacer un trabajo de acicate no sólo hacia adentro de sus instalaciones, sino también hacia fuera. Desgraciadamente no es así. En este sentido resulta muy preocupante que en el proyecto de presupuestos presentado por PNV y PSOE Fomento no prevea un programa para mujeres mayores de 45 años. Y es que más de la mitad de las personas desempleadas en Donostia superan los 45 años, y entre ellas predominan las mujeres (56%).

  • Turismo. El turismo es uno de los sectores económicos más activos de la ciudad y, por ello debe tener su espacio y debe ser regulado para que influya positivamente en la vida de los y las donostiarras. Desgraciadamente, el turismo está creciendo sin medida y empiezan a surgir problemas: en algunas zonas la calidad de vida ha empeorado y muchas personas se ven expulsadas a vivir a otras zonas, los precios de compraventa y alquiler de viviendas suben sin cesar, estamos perdiendo identidad propia... Las políticas del gobierno de Eneko Goia, lejos de buscar soluciones y promover un modelo de turismo sostenible, no han hecho más que acentuar estos problemas. Al alcalde le gusta hablar de "turismo sostenible", pero su práctica va en dirección contraria. Y tenemos que decir que en este proyecto de presupuestos tampoco hay ningún compromiso para promover un modelo sostenible. De cara al futuro, es fundamental tomar medidas y corregir la inercia existente, pero no hay rastro de ello en el presupuesto presentado por el Gobierno Municipal.

  • Igualdad. Como demuestran las movilizaciones multitudinarias que se han organizado en Donostia durante los últimos meses y años, otro de los grandes retos compartidos en la igualdad. En este ámbito también son habituales los discursos vacíos de los miembros del Gobierno, y el proyecto de presupuestos es un buen ejemplo: la igualdad sigue estando en torno al millón de euros, un 0,23% del total del proyecto de presupuestos. EH Bildu propuso el año pasado duplicar este presupuesto, pero la propuesta fue rechazada por los miembros del Gobierno Municipal. De cara al 2020 seguimos pensando que la partida recogida en el proyecto es escasa y que hay que incrementarla considerablemente. Nos parece llamativo y preocupante que la mejora de los puntos críticos sea 20.000 euros menor que el año pasado, algo que choca frontalmente con la realidad: entre enero y septiembre de este año las agresiones sexuales hayan aumentado un 30% en Donostia. Lo mismo debemos decir de la partida destinada a implementar y sistematizar el III. Plan de Igualdad, que se reduce un 43%. No entendemos cómo han decidido recortar esta partida cuando es más necesario que nunca aumentarla. Además, se congelan las partidas destinadas a asociaciones sin ánimo de lucro, al igual que los programas para Educación, y la partida dedicada a formación en materia de violencia machista es irrisoria (¡solo 3.500 euros para formar a la Guardia Municipal!).

  • Deporte. Como ha reconocido el propio Concejal de Deportes en Comisión, las subvenciones son "discriminatorias" hacia el deporte femenino. Nos parece increíble que el Gobierno Municipal recoja en su proyecto de presupuestos una partida discriminatoria, siendo además plenamente conscientes de ello. Sobre todo porque Eneko Goia suele presumir del excelente nivel deportivo femenino de Donostia.

  • Lucha contra el cambio climático. Existe un amplio consenso sobre la importancia de cuidar el planeta, es una preocupación compartida y recogida también por el Gobierno Municipal en su Programa de Gobierno. Como ocurre en otros ámbitos, sin embargo, aquí también los discursos van en una dirección y la práctica, en la contraria. Este Gobierno Municipal, que dice tener un compromiso firme en la lucha contra el cambio climático, está de acuerdo, por ejemplo, con la puesta en marcha de una incineradora en Zubieta. Pero volviendo al presupuesto municipal, aquí también es evidente la contradicción entre palabras y hechos. La moción aprobada en septiembre por el Pleno para declarar la “emergencia climática” en Donostia recogía compromisos como la adaptación a la Ley 4/2019 de Sostenibilidad Energética, la puesta en marcha de un proceso participativo para el diseñar acciones concretas contra el cambio climático o la habilitación de medios técnicos y económicos para llevarla a cabo. Nada de esto está recogido en las Cuentas. En cuanto al reciclaje, el Gobierno municipal también había mostrado su intención de implantar en la ciudad el contenedor con chip para la fracción resto, pero no ha asignado presupuesto para ello. Asimismo, el alcalde ha declarado solemnemente que se iban a retirar las bolsas de plástico, pero para esto tampoco hay presupuesto. Y tampoco hay una apuesta clara por la promoción del uso de la bicicleta y, en cuanto a peatonalizaciones solo se se prevé una calle.

  • Euskera. El proyecto de presupuestos se limita a dar continuidad a lo hasta ahora existente: no hay novedades. Este grupo considera que el Ayuntamiento debería dar pasos para destinar el 2% del presupuesto al desarrollo del euskera, pero estamos muy lejos de ese objetivo (0,65% para 2020). La anunciada gratuidad del aprendizaje del euskara hasta el nivel B2 no se alcanzará tampoco el año que viene.

  • Cultura. Ya hemos mencionado que no se va a renovar Larrotxene, y también es significativo la poca importancia que el gobierno de Eneko Goia otorga a las fiestas de los barrios: desde 2015 se destina la misma cantidad a este apartado. Ni un euro más.

Propuesta de EH Bildu (14.000.000 €)

 

Vivienda

Programa de compra de terrenos para viviendas protegidas

Gracias al esfuerzo realizado durante muchos años, en la actualidad el Ayuntamiento de Donostia gestiona unas 2.000 viviendas protegidas, incluyendo viviendas en alquiler y apartamentos dotacionales para jóvenes y personas mayores. Sin embargo, a la vista está que son insuficientes para hacer frente a la gran demanda existente. Desde EH Bildu proponemos que se asigne una cantidad anual para ir comprando terrenos para dedicarlos a vivendas protegidas (2.500.000 €)

Programa "La vivienda es para vivir"

Proponemos establecer un nuevo programa de compra, rehabilitación y alquiler de viviendas vacías y en mal estado. Con esta medida se pretende incidir en áreas ya construidas sin consumo de nuevo suelo (2.000.000 €)

Inicio del procedimiento para contabilizar las viviendas vacías

Para poder poner en marcha los mecanismos previstos en la Ley de Vivienda, en primer lugar, el Ayuntamiento de Donostia debe elaborar un listado de las viviendas vacías que hay hoy en día en nuestra ciudad. Esta tramitación previa es imprescindible para poder forzar a las viviendas que se mantengan vacías durante dos años a ofertarlas en alquiler. (150.000 €)


Superación de desequilibrios territoriales: programa Ekialdean Bizi

Creación de una oficina para la promoción económica de los barrios del Este

Para lograr equilibrios internos entre los pueblos y barrios que conforman Donostia hoy en día es prioritario mejorar la calidad de vida de la gente que vive en los barrios del Este. Y para ello es fundamental la creación de un nuevo agente de promoción de actividades económicas en Intxaurrondo, Bidebieta y Altza. 50.000 €

Bulevarización de la Avendida José Elosegi

A diferencia de otros barrios, en el Este todavía no se ha realizado ninguna bulevarización. Proponemos la bulevarización de la Avenida José Elosegi, que los vecinos/as vienen reclamando desde hace tiempo, se realice en 2020 por 1.850.000 euros

Puesta en marcha del autobús interior de Intxaurrondo

Las vecinas y vecinos de Intxaurrondo han planteado al Ayuntamiento en más de una ocasión la instalación de una línea de microbús interno. De hecho, este verano 2.196 vecinos firmaron a favor de esta petición. Pero el Ayuntamiento no ha lo ha incluido en los presupuestos para 2020. 315.000 euros

Planes especiales de mejora de accesibilidad y eliminación de puntos críticos en Pikabea y Oleta

90.000 €

Programa piloto para llevar la compra a casa

Proponemos poner en marcha un programa piloto de subvenciones para la promoción de las tiendas de los barrios, que comenzará su implantación en los barrios del Este y que se iría implantando en todo Donostia de cara a los próximos años. 50.000 euros

Proyecto de reforma de la pasarela de Julimasene

Mejorar accesibilidad y seguridad. 90.000 euros

Cubrir la plaza Josu Artetxe

500.000 €

Protección social

Garantizar un salario mínimo de 1.200 euros en las adjudicaciones que saque el Ayuntamiento

Se propone evitar situaciones precarias en el empleo público (directo o indirecto) que genera el propio Ayuntamiento. En concreto, proponemos que el Ayuntamiento se comprometa a que el salario mínimo de los y las trabajadoras de todas las adjudicaciones que se renueven en 2020 sea de 1.200 euros (1.500.000 euros).

Aumentar los recursos destinados a las personas que viven en la calle

El Ayuntamiento necesita más medios para atender a las familias en situación de calle, sobre todo para proteger a los menores. (150.000 euros)

Puesta en marcha de la mesa sectorial de cuidados

De la mano de los agentes donostiarras (servicio de ayuda a domicilio, personal de cuidados sin contrato, personal interno, Casa de las Mujeres, personas usuarias, etc.), pondremos en marcha una mesa sectorial de cuidados con tres objetivos: poner en valor estos servicios, mejorar las condiciones de las personas trabajadoras (la mayoría son mujeres) y aumentar y ofrecer la calidad de los servicios. (150.000 euros)

Igualdad

Programa piloto de cursos contra la violencia machista en primaria, secundaria y bachillerato

El sistema educativo es un espacio idóneo para prevenir la violencia machista y detectar precozmente posibles conductas de riesgo. (100.000 €)

Más viviendas para víctimas de violencia machista

A medida que aumentan los casos de violencia machista en Donostia, también hay que multiplicar los medios que pone el Ayuntamiento para responder a cada caso. En este sentido, es prioritario garantizar el derecho a la vivienda de las mujeres que han sufrido violencia machista. (60.000 €)

Eliminación de puntos críticos

Proponemos destinar más dinero al programa de intervención en las zonas peligrosas existentes en la ciudad. (70.000€ más; el gobierno solo prevé 30.000)

Formación sobre violencia machista para el personal municipal

Aunque es algo necesario en todos los departamentos municipales, es especialmente importante en el caso de la Guardia Municipal, porque adquiere un protagonismo especial en el momento de atender a las mujeres que sufren violencia machista. (50.000 €)

Lucha contra el cambio climático

Tras la declaración de emergencia climática en Donostia, hay que pasar de las palabras a los hechos

En primer lugar, hay que hacer un diagnóstico de la situación actual y adecuar las políticas a la nueva legislación (60.000 euros). Posteriormente, hay que diseñar un gran proceso de debate en el que participen el mayor número posible de donostiarras (30.000 euros). Y por último, hay que poner en marcha lo acordado en dicho proceso participativo y diseñar un plan de acción (30.000 euros)

Partida para la implantación de contenedores de rechazo con chip

A pesar de que la tasa de reciclaje de Donostia sigue estancada, y cuando se está poniendo en marcha la incineradora en Zubieta, el Gobierno Municipal parece haberse olvidado de un compromiso adquirido en varias ocasiones: realizar un estudio técnico para implantar el contenedor de rechazo con chip. Proponemos hacerlo en 2020 (30.000 euros)

Instalaciones deportivas

Redacción del Proyecto Anoeta Kirol Hiria

EH Bildu está impulsando un proyecto para convertir Anoeta en una Ciudad Deportiva del siglo XXI. Creemos que hay que buscar alianzas con el resto de instituciones para sacar mucho más partido a un entorno en el que tenemos un velódromo, el frontón Atano III, Paco Yoldi, Txuri-Urdin, Gasca y Carmelo Balda (algunos de ellos con necesidad de inversiones para su rehabilitación). También proponemos que Ilunbe se convierta en un pabellón multiusos para la práctica de deportes y para albergar espectáculos. Asimismo, urge la renovación del Miniestadio de Anoeta y la construcción de un albergue para deportistas. El objetivo último es renovar las infraestructuras y buscar sinergias entre ellas, para organizar campeonatos de todo tipo y posibilitar los entrenamientos y concentraciones de las federaciones guipuzcoanas. Proponemos que el proyecto comience a redactarse en 2020 (150.000 euros).

Campo de fútbol de Matigoxotegi

Un año más, la renovación del campo de fútbol de Matigoxotegi ha quedado fuera de los presupuestos municipales de PNV-PSE. Lleva años este gobierno incumpliendo su palabra, y los usuarios/as de esta instalación municipal ya se han cansado de promesas incumplidas y están llevando a cabo una campaña de denuncia. 350.000 €

Renovación del Estadio César Benito

350.000 €

Udalbiltza

30.000 euros

NOTICIAS

PNV-PSE vuelven a insistir con una normativa que está provocando que se abra un piso turístico cada dos días en Donostia

2020-02-26 12:53:00

EH Bildu propone extender la prohibición para abrir viviendas de uso turístico a Gros y a todo el Centro hasta Easo

Mujeres que trabajan en el sector analizarán cómo afrontar la calidad del cuidado dejando atrás la precariedad laboral

2020-02-21 13:18:00

EH Bildu ha organizado una mesa redonda con profesionales del sector este próximo martes 25 de febrero a las 18:30 en la casa de cultura de Okendo (Gros). Queremos dar voz a las protagonistas que cumplen una imprescindible función social pero que permanecen al margen de las prioridades institucionales y de los discursos oficiales.

La política de vivienda de PNV y PSE no da resultados mientras el problema empeora cada día

2020-02-20 12:11:00

EH Bildu exige la creación sin más retrasos del Observatorio de la Vivienda, una herramienta eficaz para monitorizar su comportamiento y darle las soluciones adecuadas

EH Bildu pide responsabilidades a Eneko Goia por el negro futuro que se cierne sobre el Bellas Artes

2020-02-19 14:32:00

A falta de confirmación oficial por parte del Gobierno municipal, todo indica que la empresa propietaria del edificio del Bellas Artes ha solicitado el “silencio positivo” para poder derribar una parte sustancial del edificio. Negligentemente o conscientemente, el Gobierno de Eneko Goia ha dejado pasar los plazos sin encontrar una solución para el edificio y la empresa va a conseguir el permiso con toda probabilidad.