Donostia

Noticias

Informe: Balance de turismo 2017-18

| 2018-10-02 13:11:00

 

1.Plan Director de Turismo 2017-2021

En julio de 2017 el Gobierno Municipal presentó el nuevo Plan Director de Turismo 2017-2021 en el que se anunciaba un cambio significativo en la estrategia desarrollada hasta la fecha. En palabras del propio Gobierno Municipal: El objetivo ya no es crecer en número de visitantes; una vez alcanzada una cifra media de 1.250.000 pernoctaciones al año, ahora hay que orientar la estrategia de la ciudad hacia un turismo urbano de calidad que no desvirtúe la esencia de la capital donostiarra, sino que refuerce su identidad, valores y cultura, para situarse como destino de referencia por su autenticidad y excelencia”.

Se recordará que EH Bildu se abstuvo en la votación de dicho plan por la falta de coherencia entre lo que se decía en el texto y lo que realmente se estaba haciendo desde este Gobierno Municipal. Decíamos que a pesar de que la melodía del plan aprobado hoy pueda resultar agradable, la práctica diaria de PNV y PSOE está muy lejos de un modelo sostenible que priorice la calidad de vida de los y las donostiarras.

Cuando ya ha transcurrido más de un año desde que se aprobó dicho plan, y una vez pasado el verano, contamos con elementos suficientes para hacer un análisis detallado del grado de cumplimento de los objetivos marcados y, en general, de cómo está evolucionando el turismo en Donostia.

a)Entrada de turistas

En cuanto al año 2017, se puede decir que la entrada de turistas en los hoteles de Donostia experimentó un moderado aumento con respecto a 2016 (+2,9%). En cuanto a las pernoctaciones el aumento fue un poco menor (+2,2%), rozando las 1.300.000. Este dato contrastaba con las fuertes subidas de 2015 y 2016, y esta “evolución moderada y sostenible” fue valorada positivamente por el Gobierno Municipal.


En cuanto a los datos de 2018, hay que subrayar la vuelta a las fuertes subidas. Hasta agosto se ha acumulado una subida de +8,6% y la tendencia apunta que a final de año el incremento será de más del 10% y se superarán con creces las 1.400.000 pernoctaciones. Ante este cambio de tendencia, ha sido muy elocuente el cambio de discurso de los portavoces del Gobierno Municipal, que han dejado de alabar la evolución moderada de la llegada de turistas para volver al ‘discurso de los récords’, vanagloriándose un mes sí o otro también de que “Donostia lidera la subida del turismo en Euskadi”. Sin embargo, estos datos nos alejan cada vez más de los objetivos especificados en el Plan Director de Turismo.

b)Desestacionalización

La subida de 2018 está cimentada sobre todo en los incrementos de los meses estivales, de Semana Santa y del mes de mayo -si bien faltan los datos de octubre a diciembre para comprobar si se confirma esta tendencia-. En cualquier caso, creemos que es necesario recordar que la estrategia de desestacionalización consiste en distribuir los flujos de visitantes durante todo el año para evitar la saturación en temporada alta. En Donostia el turismo no se estaría desestacionalizando, porque la subida en verano y Semana Santa es muy fuerte. En todo caso, nos encontramos con un mes de mayo que ya prácticamente está en números de “temporada alta”.

 

c)Congresos

Según el Plan Director de Turismo, el llamado “Turismo MICE” (congresos, ferias, jornadas…) es una prioridad, porque atrae a visitantes fuera de la temporada alta y por el perfil de dichos visitantes.

No conocemos los datos de 2018, y no podemos hacer un análisis de la tendencia general en este ámbito, pero sí ha llamado la atención un dato publicado recientemente en el “Barómetro de Economía Urbana de Fomento 2017”: el número de congresos en la ciudad bajó un 24,1% y el número de congresistas el 9,1% el pasado año. A pesar de que el Gobierno no informó en su día de dicho retroceso, sí auguró un buen año 2018 en lo que a congresos se refiere.

2.Hoteles

En esta legislatura, entre 2015 y 2018 hemos contabilizado un total de 27 nuevos hoteles, entre los que se han abierto ya y los que se han proyectado. Según datos del sector, entre 2016 y 2020 la oferta de plazas hoteleras de Donostia se va a ampliar al menos un 30%, sumando 2.500 nuevas plazas a las actuales.

 

En 2017 se abrieron 9 hoteles ( 209 nuevas plazas: +3,9%).

 

Por otro lado, recientemente el Gobierno municipal ha anunciado a través de la prensa que tiene intención de limitar el cambio de uso residencial a hotelero de los edificios del centro de la ciudad. En caso de materializarse, se trataría de un cambio de la normativa urbanística cuyo trámite se demoraría varios meses y que no afectaría a las licencias ya concedidas ni a las que se puedan conceder hasta la fecha de su entrada en vigor. En cualquier caso, esta medida solo afectaría a los edificios residenciales y se podrían seguir ubicando hoteles en edificios y parcelas ya catalogados como comerciales.

3.Pisos turísticos

a)Valoración de la nueva ordenanza

En marzo de 2018 entró en vigor la nueva ordenanza de viviendas de uso turístico y, tras el paso del verano, ya podemos hacer un análisis objetivo de los efectos de su aplicación.

En primer lugar, queremos recordar que cuando se aprobó la ordenanza EH Bildu alertó de que La nueva ordenanza va a permitir más pisos turísticos y tendrá incidencia negativa en el precio de la vivienda”. Asimismo, valoramos positivamente que se hubiera declarado la Parte Vieja como zona saturada aunque criticábamos, eso sí, que se hubiera dejado fuera de esta denominación al Ensanche Oriental. Pues bien, siete meses después podemos decir que, desgraciadamente, el tiempo ha dado la razón a EH Bildu.

  • Según el gobierno, a día de hoy, hay en Donostia 1.227 pisos turísticos. Esta cantidad supera ya a la cifra de 1.200 licencias que había otorgado el Gobierno Vasco hasta 2017 -si bien es necesario recordar que de estos 1.200 pisos turísticos apenas un cuarto cumplía con la normativa municipal (la conocida como “norma de la primera planta”)-. Es decir, tres cuartas partes de aquellos 1.200 eran pisos ilegales, tal y como una y otra vez están ratificando los tribunales (la última hace unos días en el caso de los pisos del Arzobispado de Toledo en la calle Txurruka).

  • Oferta legal. El Gobierno Municipal, en honor a la verdad, debería reconocer que con la nueva ordenanza los pisos turísticos legales se han cuadriplicado en Donostia. Ya dijimos también en su día que esta nueva normativa iba a suponer un amnistía de facto para cientos de pisos turísticos ilegales que había en la ciudad. A pesar de que Eneko Goia salió raudo a desmentir a EH Bildu, en este caso también el tiempo nos ha dado la razón.

  • Oferta clandestina. A pesar de la nueva ordenanza, la oferta de pisos turísticos ilegales en Donostia sigue muy presente. Por ejemplo, según el portal AirDNA en Donostia hay hoy 1.950 ofertas solo en AirBnB, y hay que tener en cuenta que hay otros operadores por Internet (Homeway...).

  • Se aprecia la aparición cada vez con mayor frecuencia de pisos turísticos fuera del centro de la ciudad y Gros, como se puede comprobar en esta imagen también de AirDNA.

     

  • En cuanto al número de visitantes que han ocupado estos pisos turísticos, hay que decir que no hay datos fidedignos. No ocurre como con los hoteles, en los que se lleva un control de las entradas y pernoctaciones y se ofrecen datos mensuales, por lo que se hace necesario la implantación de algún tipo de indicador en este ámbito para poder conocer el número real de pernoctaciones totales en Donostia.

  • Por otro lado, hay un debate abierto sobre la influencia de los pisos turísticos en el precio del alquiler. Desde el ámbito académico aseguran que la novedad del fenómeno no permite todavía hacer análisis de tendencia. Sin embargo, en Estados Unidos, donde el fenómeno tiene algunos años más, ya han empezado a aparecer estudios que prueban la correlación entre la irrupción de los pisos turísticos y el aumento del precio del alquiler. Desde el ámbito institucional sí que hay pronunciamientos más contundentes, como por ejemplo el del propio Gobierno Sánchez.

  • En todo caso, hay que recordar que el alquiler en Donostia es hoy el más caro de la historia (15,4 €/m²) y no parece que a corto plazo la tendencia al alza vaya a cambiar. Y es que en los últimos 12 meses las rentas han subido un 20,1%, según el portal Idealista, con lo que Eneko Goia acumula ya una subida de 31,6% en su mandato.

 

  • Y hay otro debate que está abierto en Donostia sobre si la subida del alquiler solo se da en el centro y en Gros o también se está notando en otos barrios como Altza, Intxaurrondo y Amara Berri. En una entrevista en ETB el experto Jose Luis Polo aseguraba que la presión turística del centro está siendo trasladada a los barrios, donde también suben los precios.

b)Caracterización de la oferta de pisos turísticos

Un estudio de reciente elaboración analizó la concentración de la oferta de pisos turísticos en AirBnB y en el caso de Donostia se puede comprobar que unos pocos operadores profesionales están acaparando el mercado. Analizaron los 2.078 pisos activos en AirBnB entre mayo y junio en Gipuzkoa (la mayoría en Donostia) y comprobaron que había un 5% de “anfitriones” que ya controlaban un 38% de los mismos. Esta gran concentración nos coloca en el cuarto lugar a nivel del Estado por detrás de Illes Balears, Girona y Tarragona y da cuenta de que este fenómeno está cada vez más lejos de ser economía colaborativa y más cerca de convertirse en un negocio ejercido por potentes empresas privadas.

En otro apartado del mismo estudio, se analiza el número de pisos AirBnB por habitante y en este ranking Donostia aparece en séptima posición a nivel estatal:


c)Situación jurídica de la ordenanza

Según las informaciones publicadas hasta la fecha, por un lado, Aparture ha recurrido la norma parcialmente y, por el otro, la CNMC ha anunciado un recurso en su integridad. Parece ser que estamos ante una larga travesía por los tribunales e incluso existe la posibilidad de que se suspenda cautelarmente esta nueva ordenanza. Las consecuencias jurídicas de esa decisión son ahora muy difíciles de prever.

Por otro lado, a pesar de que la ordenanza entró en vigor el día 1 de marzo de 2018, el Gobierno Municipal permitió a varias decenas de pisos turísticos operar sin licencia a pesar de no cumplir tampoco las condiciones de la nueva normativa. La razón esgrimida por el gobierno para este inusual periodo de gracia es que la tramitación necesitaba su tiempo. En principio, el permiso era hasta el 31 de agosto, pero al final este límite se ha prolongado sine die porque “dos trabajadoras estaban de baja”. De cualquier forma, según datos del propio gobierno solo un 13% de las solicitudes ha sido rechazadas, quedando pendiente de revisión unos 300 pisos.

4.Tasa turística

A pesar de no ser un debate novedoso (EH Bildu estudió su implantanción en 2013) la posible aplicación de la tasa turística está de actualidad.

En el caso de Donostia, en la propuesta para un “Modelo de Turismo a la medida de los y la donostiarras” presentada por EH Bildu en junio de 2017, ya recogíamos la necesidad de la implantación de una tasa turística como instrumento para el retorno social de la actividad turística. Explicábamos que la actividad turística utiliza bienes de la ciudad para un evidente beneficio privado (calles, plazas, infraestructuras, servicios, transporte…) y que hay una necesidad de repartir la riqueza que se genera entre toda la comunidad.

En teoría, se puede decir que existe un gran acuerdo entre todos los actores sobre la necesidad de implantación de la tasa turística, pero hay diferencias muy importantes sobre quién debe cobrar dicha tasa y, sobre todo, para qué se debe utilizar el dinero recaudado.

  • El Gobierno Vasco se encuentra en estos momentos elaborando un informe sobre la fórmula de implantación de la tasa. En concreto, analiza si debe ser cobrada por los ayuntamientos o las diputaciones. Hasta que no decida el GV, se puede decir que la tasa está bloqueada.

  • Parece que en el Parlamento Vasco también hay voluntad de comenzar a legislar sobre esta cuestión.

  • En el pleno del ayuntamiento de Donostia y en las Juntas Generales parece que, en teoría, hay un acuerdo muy amplio en torno a la necesidad de que esta tasa sirva para sufragar los costes que la actividad turística genera en las arcas públicas (carreteras, gestión de residuos, mantenimiento general…)

  • El sector privado, aunque no se posiciona contra la tasa, aclara que de implantarse lo recaudado debería dirigirse a la promoción turística de la ciudad. EH Bildu de Donostia en ningún caso apoyaría esta fórmula.

  • Según el Plan Director de Turismo, que apuesta por su implantación, prevé que la tasa supondría una recaudación superior a los 2 millones anuales.

5.“Mantener la autenticidad de Donostia”

Esta cuestión es más difícil de cuantificar con datos, pero más allá de percepciones subjetivas, se puede decir que durante los últimos meses hay ejemplos de que hay prácticas turísticas que chocan directamente con la esencia de la ciudad.

  • Varias empresas han comenzado a ofertar tour turísticos por algunas sociedades gastronómicas cobrando grandes cantidades por ello. Esto ha generado una gran polémica porque la razón de ser de las sociedades está muy lejos del ánimo de lucro de estas prácticas.

  • Se están cambiando varias tradiciones locales relativas tanto al lugar donde se mantienen las relaciones sociales como a su formato. Por ejemplo, este verano se ha hablado de que en muchos establecimientos hosteleros se está introduciendo una nuevo modo de comer pintxos ajeno a Donostia.

En este punto también se puede decir que hay un gran consenso entre los diferentes actores a la hora de identificar turismo de calidad con la promoción de nuestra cultura diferenciada. Sin embargo, su materialización en las campañas de promoción de Donostia no parece ser prioritario.

Por otro lado, que la Parte Vieja sea el destino para la inmensa mayoría de visitantes que llegan a Donostia está generando muchas consecuencias. Una de ellas es que para muchos donostiarras la Parte Vieja ya no es un lugar de encuentro en temporada de verano. Pero la consecuencia más evidente es el deterioro de la calidad de vida de las personas que residen en este barrio. Y es que a las consecuencias negativas del turismo se suma el deterioro de los servicios públicos del barrio: la ikastola Orixe sigue sin el espacio que necesita, el nuevo ambulatorio acumula varios años de retraso, la gestión de las basuras es nefasta, etc.

6.Situación del sector

El sector del turismo, entendido como la suma de la actividad hotelera y la hostelería, se convirtió en el principal sector económico de la ciudad en 2017. En concreto, el turismo supondría el 13% del PIB, seguido del comercio y el sector biosanitario con el 12% y la educación con el 11%. El peso de la industria ha bajado al 5,2%.

Este dato, sumado al resto de todos los anteriormente mencionados, sirve para hacerse una idea fiel del gran peso que el turismo está adquiriendo en Donostia. Se puede decir que la estructura económica de la ciudad está cambiado por el impacto del turismo y que ello tiene consecuencias en todos los ámbitos de la economía. Entre otras cuestiones, se aprecia un deterioro de las condiciones laborales porque, como es sabido, en este sector las condiciones y los salarios son peores que, por ejemplo, en la industria.

En este sentido, es pertinente recordar que la precariedad laboral aumenta año a año en Donostia. Y lo hace en todos las franjas de edad, pero sobre todo en la de menores de 34 años.

 

Y hay que subrayar que cada vez hay más protestas laborales relacionadas con la precariedad en el sector turístico, como por ejemplo las reivindicaciones de los y las trabajadoras del Bus Turístico o las protestas de las plantillas de los hoteles. En este último caso lograron sus objetivos, al contrario que los y las trabajadoras de la hostelería, que siguen sin renovar su convenio.

7.Conclusiones

  1. El gobierno de Eneko Goia no tiene ninguna estrategia para hacer frente a los nuevos retos que plantea el turismo en Donostia. No se están cumpliendo los objetivos del Plan Director de Turismo, el Gobierno Municipal ha dado un giro de 180º en su discurso al volver a la “política de los récords” y los indicadores del turismo de calidad están en rojo. Por ello, desde EH Bildu consideramos totalmente necesario que se haga una revisión de urgencia del Plan Director de Turismo para poder adoptar medidas correctoras de cara al verano de 2019.

  2. No se están cumpliendo los objetivos del Plan Director de Turismo 2017-2021. Recordemos que los principales objetivos eran una evolución equilibrada y sostenible, la internacionalización, la desestacionalización y el mantenimiento de la autenticidad del destino. Al margen de la internacionalización, los datos demuestran que hay graves carencias en el resto de objetivos.

  • En cuanto a la entrada de visitantes, se está rompiendo el equilibrio. Durante los últimos meses se están produciendo fuertes subidas en las entradas de turistas. Y hay razones fundadas para pensar que esta tendencia se va a mantener durante los próximos años: cada vez hay más plazas hoteleras, se pueden legalizar muchos más pisos turísticos, y también parece que está aumentado el número de personas que vienen a pasar el día. Y es que el dato de agosto de entrada de viajeros/as en los hoteles de Donostia es el más alto de la historia moderna da la ciudad: 175.720 pernoctaciones, 20.000 más que el agosto pasado. Todo parece indicar que en 2018 se crecerá a un ritmo superior al 10%. ¿Pero es sostenible crecer a un 10% anual? ¿Dónde está el límite? Creemos que las administraciones públicas deben comenzar a prever escenarios y a estudiar los límites físicos de algunas zonas de la ciudad.

  • Enfoque equivocado de la desestacionalización. El objetivo no es solo que venga más gente fuera de la temporada alta, sino que la desestacionalización consiste en repartir los flujos de turistas durante todo el año para evitar la saturación en determinadas semanas. Porque en Donostia lo que está pasando no es que se está desestazionalizando el turismo, sino que cada vez hay más visitas todo el año y especialmente en temporada alta. Y cuando desde el Gobierno Municipal se asegura que esto es desestacionalizar el turismo nos preguntamos si su objetivo es que desde Semana Santa hasta noviembre Donostia sea, en lo que a entrada de turistas se refiere, una Semana Grande perpetua.

  • Autenticidad del destino: Son muy preocupantes algunos de los cambios de costumbres sociales que se están observando últimamente en la ciudad como consecuencia de la actividad turística. Y es más preocupante aún que las campañas no promuevan nuestra identidad diferenciada, la cultura vasca, etc. La industria turística tiende a igualar todos las ciudades y la vanalización del destino sería una muy mala noticia tanto para Donostia como para el propio sector .

  1. Preocupante cambio de discurso del Gobierno Municipal. En el balance de los datos del turismo de 2017 el Gobierno Municipal afirmó rotundamente que una subida “moderada” del 2,2% significada que “vamos por el buen camino”. Sin embargo, a partir de la Semana Santa de 2018 se aprecia un claro cambio de discurso y donde antes se alababan las subidas moderadas ahora se ensalzan los fuertes incrementos. Se ha vuelto a la “política de los récords”; a jactarse mes a mes de que Donostia lidera” la subida del turismo. En opinión de EH Bildu, el discurso que se hizo para valorar los datos de 2017 era el discurso idóneo, porque se ponía en valor la necesidad de mantener el equilibrio entra la actividad económica del turismo y la vida en la ciudad. Si las subidas moderadas servían para promover un turismo equilibrado y sostenible, el Gobierno Municipal debería reconocer que subir un 10% anual está poniendo en peligro dicho equilibrio.

  2. Se ha cuadruplicado la oferta legal de pisos turísticos desde que entró en vigor la nueva ordenanza. Si el Gobierno Vasco aseguraba en 2017 que había .1200 pisos con licencia en Donostia -y solo un cuarto de ellos cumplía con la denominada “norma de la primera planta” (el resto eran declarados ilegales por los tribunales)-, actualmente el gobierno municipal se reconocen 1.227 pisos turísticos legales en Donostia. Es decir, que esta ordenanza ha supuesto lo que EH Bildu denominó en su día una “amnistía de facto” para centenares de pisos turísticos ilegales, que pasaron a ser legales a partir del 1 de marzo.

    Y también acertamos al prever que con la nueva ordenanza se iban a trasladar los problemas que hoy en día hay en la Parte Vieja, Gros y el Centro a otros barrios como Egia, Antiguo o Amara, ya que cada vez hay más pisos turísticos en estas zonas. Y, desgraciadamente, tampoco errábamos al decir que la nueva ordenanza era una oportunidad perdida para incidir en el precio del alquiler, ya que a día de hoy los alquileres en Donostia están desbocados y se acumula un 31,6% de subidas desde que Eneko Goia es alcalde.

  1. Hay que poner límites a la proliferación de hoteles y EH Bildu está dispuesta a acordar fórmulas para ello. Desde el sector hotelero aseguran que en el periodo 2016-2020 la oferta de plazas hoteleras en Donostia se va a incrementar más de un 30%. Este gran aumento de plazas ya genera preocupación en el propio sector -una preocupación que EH Bildu comparte-, porque cuando empiece a no haber demanda suficiente para tanta oferta, los precios comenzarán a caer, y hay peligro de que proliferen los productos turísticos de masas (“tipo Magaluf”) que no son buenos ni para los y las donostiarras ni para el propio sector.

  2. Tasa turística. A pesar de la aparente unanimidad sobre la necesidad de la tasa, no parece que vaya a entrar en vigor a corto-medio plazo. Los intereses del sector turístico, que quiere dedicar los ingresos a la promoción, chocan con lo que teóricamente está defendiendo la mayoría política, es decir, que se dedique a sufragar los gastos generados en los servicios, las infraestructuras, etc. En cualquier caso, desde EH Bildu vamos a participar activamente en este debate porque la tasa puede ser una buena herramienta para garantizar el retorno social del turismo.

  3. Hay que ponerle freno a la precariedad laboral en el sector. Visto que durante los próximos años el turismo puede ser uno de los sectores más importantes de la economía de la ciudad, si no el que más, se hace más necesario si cabe implementar políticas públicas para mejorar sustancialmente la calidad del empleo que se genera. Asimismo, es importante que las administraciones públicas tomen partido a favor de las demandas de las y los trabajadores ante los episodios cada vez más numerosos de conflictividad laboral en el sector. Lo que no se puede hacer es lo que hizo el consejero de Turismo del Gobierno Vasco este pasado mayo ante el anuncio de huelga en los hoteles, cuando aseguró que las movilizaciones sindicales “desprestigiaban a Euskadi”. En opinión de EH Bildu, la calidad del empleo en este sector debe ser una de las señas de identidad principales de nuestra oferta turística.

  4. Hay que multiplicar la participación ciudadana en las políticas públicas del turismo. El turismo genera consecuencias positivas pero también otras no deseadas y por ello se hace especialmente necesario construir consensos lo más amplios posibles. Aún más si tenemos en cuenta que el turismo va a ir incrementado su impacto en la ciudad durante los próximos años. Por ello, tanto en la revisión del Plan Director como en el diseño e implementación del resto de políticas públicas, además de con los agentes del sector, hay que contar con la participación de otros agentes sociales como asociaciones vecinales, sindicatos y ciudadanía en general.