NOTICIAS

El recorte del peso de las políticas sociales en el presupuesto de 2022 es inaceptable


Olaia Duarte ha analizado hoy cómo quedan las políticas sociales en el proyecto presupuestario presentado por el Gobierno municipal.

| 2021-11-04 11:52:00

Donostia es una ciudad en la que cada vez hay más desigualdades sociales, el envejecimiento de la población es cada vez mayor, cada vez es más grande la brecha entro los ingresos de unas personas a otras, nunca ha habido tantas personas durmiendo en la calle, los precios de todo suben, la brecha de género sigue inalterable, las pensionistas siguen en pie de guerra y la vivienda cada día que pasa es más inaccesible para cada vez más personas. La crisis pandémica ha incidido negativamente en todos estos indicadores, haciendo necesaria una intervención extraordinaria que sigue siendo necesaria. Así, el cambio en el modelo de cuidados es, a día de hoy, uno de los mayores retos de la ciudad de Donostia.

Siendo conscientes de que estos problemas son globales y estructurales, se hace necesario una actuación decidida desde lo local. Por eso, es inaceptable que el gobierno municipal de Donostia haya presentado un presupuesto para 2022 en el que las políticas sociales pierden peso con respecto al presupuesto total. Más allá del manido slogan “no vamos a dejar a nadie atrás”, que volvió a ser utilizado por el Gobierno en la presentación del proyecto, lo cierto es que los datos demuestran que acabar con las desigualdades sociales no entra dentro de las prioridades de Eneko Goia.

Y no podemos dejar pasar que en la presentación de los presupuestos el Gobierno infló deliberadamente la cifra de la partida de servicios sociales, hasta los 34,6 millones, con una clara intención propagandística. Los datos reales, verificados y contrastados con el propio Gobierno, dicen que la partida total es de 31,6 millones y que es peso relativo de las políticas sociales baja. Estamos hablando de que haría falta aumentar el presupuesto de 2022 en 733.647 euros para igualar el peso que las políticas sociales tuvieron en 2021.

Año

Presupuesto total

Presupuesto políticas sociales

Peso con respecto al total

2021

397.387.617 €

30.290.893 €

%7,62

2022

424.842.665 €

31.639.364 €

%7,44

En cuanto a las áreas de Servicios Sociales, el análisis es el siguiente:

EXCLUSIÓN SOCIAL: Se trata de un presupuesto continuista donde no se contemplan nuevos recursos, por ejemplo, para desarrollar la estrategia de personas sin hogar.

  • Alimentación: mantienen la partida de 16.000 euros, cuando hay una red ciudadana que lleva un año repartiendo cenas diarias sin ayuda económica municipal.

  • Inversiones: Este año se repite la partida presupuestada y no ejecutada en 2021 para el centro Hestia. Llevamos viendo la misma maniobra desde 2016.

  • Ayudas económicas municipales (APTC): aumentan 6.000 euros comparando con el 2021 (no hay subida real, ni se tiene en cuenta el contexto socio-económico actual).

SERVICIO DE AYUDA A DOMICILIO: Vuelve a bajar el presupuesto (un 5% con respecto a 2021 y un 7% con respecto a 2020), con lo que queda aún más en evidencia que la reforma del sistema de cuidados no entra entre las prioridades de Goia.

DONOSTIA LAGUNKOIA: se mantiene la rebaja de 23.000 euros. Demasiada propaganda para la poca importancia real que tiene este programa para PSE y PNV.

AYUDAS DE EMERGENCIA SOCIAL: se incrementa en 280.000 € respecto a 2021 (de 2.378.355 a 2.693.355 ). Sin embargo, esta partida no es suficiente, ya que se prevé que la demanda se incremente ante la subida del precio de los alimentos, la luz, etc.

SUBVENCIONES AL TERCER SECTOR: los 2022 mantienen los recortes aplicados en 2021 con la excusa de Pandemia.

 

2020

2021

2022

DYA

9.280 €

8.166 €

8.166 €

AFAGI

41.000 €

36.080 €

36.080 €

GURUTZE GORRIA

9.280 €

8.166 €

8.166 €

NAGUSILAN

9.280 €

8.166 €

8.166 €

HURKOA

9.550 €

8.405 €

8.405 €

En resumen: son unos presupuestos que no tienen en cuenta los datos socio-económicos que ha dejado - está dejando todavía - la pandemia en Donostia. El Gobierno municipal no puede hacer como que no ha pasado nada. Pero más allá de los devastadores efectos de la pandemia, el gran reto de una ciudad socialmente avanzada como quiere ser Donostia es equilibrar los desequilibrios y para ello aumentar el presupuesto de acción social es una medida, además de urgente para muchas personas, estratégica para Donostia.