El Plan General es una oportunidad única para corregir los errores en esta ciudad y saldar las desigualdades entre los barrios


| 2023-11-17 13:41:00

La modificación del Plan General es una ocasión única de hacer ciudad en otra dirección, este borrador nos da las bases y argumentos para ello. Así, hacemos un llamamiento al resto de formaciones a que respeten estos criterios y corrijamos los errores y mejoremos lo posible. Otra ciudad es posible.

 

Se trata, en pocas palabras, de un instrumento que permite vislumbrar la ciudad a medio plazo y determinar qué tipo de ciudad queremos. La modificación del PGOU comienza su andadura ahora y será una realidad en tres-cuatro años.

 

Esa es, justamente, una de las cuestiones que cabe poner sobre la mesa: ¿Qué ciudad queremos proyectar? ¿Cuáles son las prioridades? En un desayuno informativo que EH Bildu ha mantenido con los medios esta mañana, el portavoz Juan Karlos Izagirre, junto con los concejales Garbiñe Alkiza y Ricardo Burutaran, la formación ha desgranado el sentido de este borrador y defendido cuáles son los proyectos que harán una ciudad más justa, equilibrada y habitable.

 

«Hay que construir ciudad pensando en las y los donostiarras: sus necesidades básicas, carencias habitacionales y de equipamientos, también de zonas verdes y de movilidad, entre otras, y todo ello evitando desigualdades tanto entre los barrios como entre las personas», ha declarado Juan Karlos Izagirre. «Entendemos que aplicando diferentes ideas y propuestas que se recogen en este borrador iríamos en la buena dirección. Curiosamente -ha proseguido­-, este diagnóstico coincide ampliamente en conceptos y valoraciones que hace EH Bildu».

Comenzamos por hacer una valoración del diagnóstico que recogen esta casi 300 páginas. Lo sustancial es la foto que nos deja y que compartimos en gran parte. Y sobre esta foto cabe preguntarse: ¿se va ha hacer algo para revertirla, o se va a perpetuar?

 

«Resulta muy llamativa y preocupante la desigualdad que este borrador constata entre distintos barrios de Donostia, con especial incidencia en el Distrito Este respecto al resto de la ciudad», considera Izagirre. Por ejemplo, es la zona que peor dotada está de espacios libres y algunos proyectos urbanísticos que se recogen aquí no hacen sino agudizar este problema en lugar de aliviarlo o subsanarlo.

 

Se reconoce la desigualdad también en la accesibilidad, especialmente en Altza, Aiete y Egia. También refleja una ciudad donde a nivel educativo está ganando peso el modelo concertado o privado frente al público. «Es un problema del planeamiento si desde el punto de vista urbanístico no se han reservado lugares para construir centros educativos», señala Ricardo Burutaran. También se constatan carencias de equipamientos culturales y deportivos y de referencia. En otras palabras, de elementos tractores que muevan la economía. «No solo hay que implentar una economía y actividades que arraiguen, sino que atraigan de otras zonas», agrega Burutaran.

 

Vivienda

 

El borrador constata que el porcentaje de vivienda protegida en Donostia está muy por debajo (4%) del que deberemos de tener en el 2043 (20%), según marca la Ley de Vivienda. En 20 años se han construido 29.000 viviendas nuevas, de ellas el 64% de venta libre. «No se corrige la tendencia ni se abaratan precios y, por lo tanto, el objetivo no se cumple. Desde EH Bildu creemos que la correlacion ha de ser a la inversa y hay que implantar los máximos posibles de vivienda protegida».

 

El borrador lo dice claramente: no es suficiente con construir más vivienda (además con los porcentajes mínimos de protegida), y propone calificar la vivienda ya construida cuando se soliciten licencias para nuevas viviendas (locales, levantes, segregaciones, rehabilitaciones integrales...). Con esta nueva fórmula que desde EH Bildu apoyamos se podrían lograr hasta 4.400 viviendas protegidas en vivienda ya construida, en barrios que apenas disponen a día de hoy de esta modalidad de vivienda.

 

Nuestra apuesta es clara, tal y como ha señalado Burutaran: la calificacion protegida ha de ser permanente y se debe establecer una progresividad por rentas. Etxegintza solo lo hace con las nuevas, sin retroactividad, y eso debería cambiar.

 

En lo que respecta a otros usos de vivienda, el borrador del Plan General aconseja preservar el uso de la vivienda familiar del uso turístico. El alojamiento turístico ha aumentado un 116% desde el 2016, advierte el borrador.

 

 

Actividades económicas

 

Nuevamente se constatan las diferencias. Mientras que las tasas de paro más altas se concentran en Altza, Intxaurrondo, Loiola, Egia y Martutene, el peso económico hotelero recae en Erdialdea-Parte Vieja y Gros. En proporcion, Donostia es la sexta ciudad que más turistas recibe del Estado, por delante de Madrid y Valencia.

 

Esta presión turística y hotelera que se constata en Erdialdea-Parte-Vieja y Gros ha generado «segregación y gentrificación», cita textualmente el borrador. La población flotante no puede superar en un 10% a la residente, pero en zonas determinadas como Antiguo-Ondarreta y Gros ya están por encima del deseable y en algunos casos se están acercando al 25%.

 

Proyectos: Auditz Akular

 

«¿Qué mecanismo de intervención tiene el Gobierno municipal para que en los barrios de Gros, Amara, el Antiguo y Centro haya vivienda protegida? Solo apuestan por la construcción», afirma Burutaran.

 

Desde EH Bildu asumimos que hay que construir, pero no solo. «Dentro de la construcción tienen, además, una idea clasista: en aquellos barrios próximos a la ciudad acolmatada sus propuestas van en la linea de que las viviendas sean más caras. ¿Quién gana con que en Mundaiz se levanten tres torres de venta libre?».

 

En palabras de Burutaran, hay un déficit de vivienda protegida y desde el Gobierno municipal necesitan encontrar nichos. Este proyecto de Auditz Akular es la consecuencia de una decisión anterior. Con una previsión de unas 3.000 viviendas, de ellas 2.300 protegidas, el borrador señala cuál debe ser el criterio: «La localización de las viviendas protegidas se realizará evitando la concentración excesiva de estos tipos de viviendas con el fin de favorecer la inclusión social y evitar la segregación territorial de la ciudadanía por razón de su nivel de renta». Dicho esto, cabe señalar que Altza es uno de los barrios con mayor desproporción entre habitante y empleo.

 

Y en aplicación del Principio de protección del suelo, el criterio general es no preveer ámbitos significativos de extensión urbana. La aplicación de dicho principio se quiebra con la propuesta contemplada para Auditz Akular.

 

 

Mundaiz-Errandogaina (Alto de Errondo)

 

La previsión de las viviendas son 100% libres. No contempla una fórmula mixta, ni garantiza un crecimiento compacto y equilibrado. De hecho, creemos que incrementa el deficit de vivienda protegida.

 

En el caso de Errandogaina, anteriormente se proponía su desclasificación al considerar que su desarrollo resultaba inadecuado debido a su localización y topografía del entorno. Por todo ello se proponía mantener el valor naturalístico que posee y relacionarlo con los entornos naturales del Parque de Miramon y el telón verde que envuelve Amara Berri.

 

En suma, se constata que el reparto de la vivienda protegida es desigual. Mientras que en algunas zonas es superior al 75% (Auditz Akular), en otras zonas es inexistente. Pero estas operaciones permiten maquillar la realidad y el cómputo total mientras se ubican las viviendas libres donde más valen. Un sector muy amplio de la población no podrá vivir nunca en determinados barrios. Las zonas menos atractivas son bolsas potenciales de vivienda protegida y en otros puntos incluso llegan a desaparecer (Mundaiz), agudizando aún más las diferencias ya existentes.

 

 

La carretera GI-20: una reconversión llena de oportunidades

 

El borrador habla, además, de la reconversion de la vieja carretera GI-20, un proyecto que EH Bildu ha trabajado durante dos años con agentes y vecinos y vecinas de los barrios colindantes a esta infraestructura y ha presentado de forma pública en diversos actos.

 

«Estamos de acuerdo en parte tanto con el diagnóstico como con algunas de las soluciones, pero pedimos una reconversión más ambiciosa. Esta se queda corta», ha declarado Garbiñe Alkiza.

 

En primer lugar en cuanto a su longitud: mientras que el PGOU habla del tramo comprendido entre Anoeta y Herrera, desde EH Bildu proponemos hacerlo desde Añorga hasta Herrera.

 

Por otra parte, sobre la posible intervencion en la GI-40, entendemos que no hay que hacer demasiado para lograr reconducir el tráfico; no vemos necesario el tercer carril que se baraja. Y en cuanto al Poligono 27, habría que realizar modificaciones para reducir el número de coches que van a él, además de reforzar el transporte público y crear vías ciclistas que hoy en día son prácticamente imposibles.

 

Sin duda, la movilidad sostenible ha de ser nuestro objetivo y, en ese sentido, declarar Zonas de Bajas Emisiones en nuestra ciudad y habilitar aparcamientos disuasorios son indispensables. También somos conscientes de que si queremos transferir coches a la GI-40, habrá que mejorar algunas conexiones; por ejemplo a las que vienen de Aritzeta o de Lasarte/Usurbil).

 

«Por último, el avance nos ofrece una propuesta de qué se puede hacer en los terrenos que se liberarían con la transformación de la GI20. En algunos casos podemos estar de acuerdo con lo que se propone, pero en este caso también nos parece que se queda corto. La ciudadania con la que elaboramos nuestra propuesta es quién mejor conoce el entorno y las carencias de cada núcleo. Por lo tanto, desde EH Bildu instamos a que se escuche su palabra y su opinión», ha pedido Alkiza.

 

Marrutxipi

 

Según el PGOU, con la entrada de Marrutxipi se incrementan diariamente 3.000 viajes de movilidad motorizada. Además se aumenta el acceso en la conexión a Ategorrieta y se reduce el de Jose Elosegi. Con la transformación del GI-20, la entrada a Marrutxipi perdería su funcionalidad. Advertimos desde el principio que era un proyecto que nacía obsoleto: se está construyendo una salida pensada exclusivamente para los coches y no para promover una movilidad sostenible ni para peatones, ni para la bicicleta ni para el transporte público.
 

Está claro que con la transformación de la GI20 también habrá que transformar esta nueva salida de Marrutxipi y hacerla más agradable y accesible para todos y todas.