Zeberio

Noticias

Drones y bromas


| 2020-04-19 16:41:00

Broma parece, pero dron es. El pasado 16 de abril, conocimos por la prensa (comienza a ser habitual) que el alcalde Jon Xarles Idirin califica a l@s vecin@s de Zeberio de poco menos que de guarr@s que van dejando basura donde y cuando quieren, y que hacen oídos sordos a los requerimientos del alcalde. No siendo esto suficiente, propone como solución el uso de drones con el objetivo de atemorizar y vigilar a la población.

Desde EH Bildu de Zeberio queremos manifestar que también estamos preocupad@s con el tema de la limpieza y que estamos dispuest@s a abordar seriamente este tema, pero no con despropósitos de este tipo: es ridículo y está totalmente fuera de lugar. Por un lado, este no es un problema que haya nacido con el confinamiento, viene de atrás y tiene mucho que ver con el cerrado de los contenedores promovido por EAJ-PNV. Estamos dispuest@s a debatir con el alcalde sobre cómo mejorar la situación de nuestro pueblo, cómo llegar a la gente, cómo promover actitudes cívicas, pero nunca aceptaremos calificar a la población, en general, y de manera grosera, como pasota e insolidaria.

Por otro lado, la solución que da el alcalde al problema es surrealista: el uso de drones para cuidar el ambiente?????, vigilar y atemorizar a l@s vecin@s. Poco tenemos que decir a esto, creemos que se descalifica por si solo cuando justo en este momento de confinamiento, incertidumbre y temor, apuesta por extender todavía más miedo entre la población. Incomprensible a todas luces. Nos quiere hacer ver que el control sobre la población, el miedo, es la solución, cuando la verdad es que solo la promoción de actitudes cívicas, de cooperación, de respeto y la educación nos acercarán a la solución. Y si hay alguien que aun así decide ser incívico que lo page, pero sin tener que sufrir las consecuencias el conjunto de l@s zeberioztarrak.

El uso de drones con este fin por parte del equipo de gobierno del ayuntamiento, además de generar grandes dudas sobre su legalidad, rompe en mil pedazos el derecho a la intimidad de todas las personas y nos hace vulnerables a los caprichos de desconocidos con fines no transparentes.

Por último, queremos subrayar la paradoja de que en estos momentos en los que va a bajar la recaudación de todas las administraciones y van a haber, por lo tanto, menos ingresos, así como un repunte de l@s solicitantes de ayudas sociales, se gaste una parte de los presupuestos del ayuntamiento en volar drones por el pueblo. No lo entendemos, a no ser que haya otro tipo de intereses detrás de esta actuación.