El Ayuntamiento de Bilbao estudiará el impacto de las visitas turísticas guiadas para adoptar las medidas pertinentes, a iniciativa de EH Bildu


| 2022-06-30 19:54:00

El Ayuntamiento de Bilbao estudiará el impacto de las visitas turísticas guiadas para adoptar las medidas pertinentes, tras la aprobación de una enmienda transaccionada entre el Gobierno municipal y EH Bildu, a raíz de una moción de la formación soberanista.

“El acuerdo alcanzado supone la realización de un estudio que contemple la opinión de los y las vecinas, que cuente con la opinión de los y las guías, y que analice el encaje desde la perspectiva de las diferentes áreas municipales implicadas. Un paso importante y necesario que nos permitirá avanzar hacia la regulación de las visitas turística guiadas”, ha señalado el edil de EH Bildu, Asier Gonzalez.

En ese sentido, ha explicado que en Bilbao, y sobre todo en el Casco Viejo, la proliferación desmedida y no regulada de las visitas turísticas grupales y guiadas, “está empezando a generar  problemas entre los y las vecinas”. “Hay que tener en cuenta que estas visitas, integradas por decenas de personas, muchas veces coinciden en los mismos lugares, utilizando además megafonía”, ha explicado.

En su opinión, “es importante que los y las visitantes conozcan Bilbao y Euskal Herria, y que interactúen  con sus gentes”, pero ese conocimiento “se debe ordenar de modo que la experiencia resulte enriquecedora para todas, y que los y las vecinas no resulten perjudicadas”.

Asier González también ha citado el aspecto fiscal, ya que “se trata de una actividad económica como otra cualquiera que se debe regular”. “Sabemos que hay buenos guías que cumplen rigurosamente con sus obligaciones fiscales, y que, de hecho, nos han trasladado su preocupación por el gran nivel de intrusismo existente y por la modalidad free-tour que está fuera de cualquier control”, ha añadido.

El edil de EH Bildu ha recordado que ciudades como Barcelona o Ámsterdam “ya se han percatado de esta problemática y han optado por regular la forma de visitar su parte histórica mediante ordenanzas que regulen la ocupación de espacio o el tránsito peatonal, limitando el número de participantes por grupo, obligando a usar audio-guías frente a megafonías, abriendo un registro de guías e instaurando una tasa por uso privativo de dominio público”, en tanto que se trata de una actividad profesional”.

 “La administración local puede y debe apostar por modelos turísticos sostenibles y evitar la uberización del turismo. La decisión tomada por Bilbao nos pone en el carril de Barcelona, Amsterdam y otras ciudades para mejorar la experiencia turística asegurando el respeto a los y las vecinas”, ha concluido.