Noticia

La aportación de Podemos es anecdótica y Lakua tendrá en 2020 los mismos presupuestos que pactó con el PP

EH Bildu muestra su preocupación porque el acuerdo presupuestario va a dar continuidad a políticas que han fracasado. Las leyes de la RGI y de Sostenibilidad Energética han pasado de ser de obligado cumplimiento a ser negociables y el resultado es el mantenimiento de los recortes.

EH Bildu | 2019-12-10 13:56:00

~~EH Bildu ha expresado hoy su preocupación tras constatar que los presupuestos que han acordado el Gobierno Urkullu y Podemos para 2020 son “en esencia los mismos que en años anteriores el PNV pactó con el PP”. En palabras de Iker Casanova, “más que un nuevo presupuesto, tenemos un presupuesto renovado” porque “la aportación de Podemos (0,75% del presupuesto) es anecdótica”. Para el parlamentario de EH Bildu, el acuerdo es “preocupante porque vamos a seguir con las mismas políticas presupuestarias que han fracasado hasta ahora”.
Casanova ha aclarado que “es legítimo llegar a acuerdos con el PNV, también en los presupuestos; eso no es criticable, lo que criticamos es un acuerdo que es malo porque no cambia ninguna política fundamental”. En este mismo sentido ha añadido que “un partido tiene derecho, y es legítimo, a cambiar, radicalmente incluso, su línea política, pero tiene la obligación de decirle la verdad a la gente y Podemos, en cambio, ha recurrido a no decir la verdad para justificar su acuerdo con el Gobierno porque no es cierto que haya logrado cambios sustanciales en el presupuesto”.
En la misma línea, Leire Pinedo ha explicado que, más allá de los 88,9 millones pactados por Gobierno y Podemos para 2020 (0,75% del presupuesto), los 112 millones recogidos en créditos de compromiso hasta 2027 “son humo porque esos créditos no son de obligado cumplimiento y el Ejecutivo tiene en su mano recortar esa cifra tanto como quiera”.
Además, ha destacado que casi todos esos 112 millones “se dedican a dotar de fondos la Ley de Sostenibilidad Energética, que dice bien claro que en 2020, no en 2027, el Gobierno debía inyectarle 100 millones”. Por lo tanto, “Podemos le da al Ejecutivo la posibilidad de demorar 7 años la ejecución de una ley y además lo presenta como un triunfo cuando lo que ha hecho en realidad es convertir una ley de obligado cumplimiento en objeto de negociación. No es un triunfo, sino una renuncia”.
Y lo mismo ocurre, ha denunciado, “con la Ley de Garantía de Ingresos, cuyo cumplimiento ya no es obligatorio, sino negociable”, con lo que “el resultado es que se mantienen los recortes”. La anunciada subida del 4%, ha insistido, “significa recortes” y tampoco compensa la reducción de 20 millones prevista para la RGI en el proyecto presupuestario. “Con este acuerdo en 2020 va a haber menos dinero para la RGI que en 2019 a pesar de que la pobreza es cada vez mayor, tal y como demuestra el reciente informe de Cáritas”.
En cuanto a políticas feministas, la parlamentaria de EH Bildu ha desmentido que el impacto de la perspectiva de género llegue a 1.200 millones como se está diciendo, ya que “un informe de Hacienda rebaja esa cifra a 330 millones, el 2,8% del presupuesto, y el propio consejero Azpiazu admitió que no hay apenas variaciones con respecto a ejercicios anteriores”
En opinión de Pinedo, “lo que tenemos es un acuerdo basado en la cosmética y no en cambios estructurales reales”, como demuestra el hecho de que en el acuerdo hayan incluido iniciativas que en algunos casos llevan meses en marcha, como el registro de viviendas deshabitadas (desde enero), la creación del Índice de referencia de precios del alquiler (licitado en septiembre y adjudicado en noviembre a la UPV) y el Plan de Digitalización del Comercio Minorista (aprobado en octubre en el Parlamento).
Por último, la portavoz independentista ha denunciado que la exigencia del pago de la indemnización que Lakua adeuda a las y los profesores jubilados haya sido obviada por Podemos cuando es algo que ha venido reclamando junto con EH Bildu y PP. Asimismo, Pinedo también ha criticado que el acuerdo presupuestario prevea el pago de antigüedad a todos los altos cargos y de confianza del Gobierno como si fueran funcionarios, algo rechazado hasta ahora por Podemos.
En definitiva, ha concluido Pinedo, “estamos ante un ejercicio de marketing para justificar un apoyo decidido de antemano”.