Noticia

La declaración de emergencia climática de Urkullu no sirve de nada si no va acompañada de medidas prácticas concretas

EH Bildu pide a Lakua “acciones concretas, no declaraciones retóricas”, y alerta de que los datos oficiales objetivos muestran que la emisión de gases de efecto invernadero no solo no se ha reducido, sino que ha experimentado “el mayor aumento relativo de los últimos 15 años”.

EH Bildu | 2019-07-30 16:56:00

EH Bildu considera que la declaración de emergencia climática hecha esta mañana por el lehendakari Urkullu es papel mojado si no va acompañada de medidas y objetivos concretos en la lucha contra el cambio climático. “Si declaramos una situación de emergencia, para que sea tomada en serio debe ir acompañada de medidas o propuestas también de emergencia, y no hemos escuchado en boca del lehendakari medidas acordes a la situación”. Mikel Otero reprocha a Urkullu que se haya limitado a hacer una declaración puramente retórica, sin contenido práctico real. “Corremos el riesgo de haber hecho una declaración sin efectos prácticos, por lo que conminamos al lehendakari a explicar qué medidas de emergencia piensa poner en práctica para esta situación de emergencia”.

El parlamentario de EH Bildu recuerda además que la coalición ha llevado a todas las instituciones del país una declaración de emergencia climática que contempla acciones concretas para alcanzar un escenario de carbono cero, ya que “si la situación mundial es de emergencia, la nuestra es claramente peor, y esto también se debe decir”. En este sentido, Otero denuncia el “relato relativamente triunfal” de Urkullu en relación con la acción vasca contra el cambio climático y alerta de que los datos objetivos desmienten el discurso positivo del lehendakari. “La realidad es tozuda y toda esa acción de la que habla Urkullu no se ve reflejada en los resultados, ya que, aunque no lo haya mencionado, nuestra comunidad emite hoy por habitante muchos más gases de efecto invernadero que la media mundial e incluso bastante por encima de la media estatal y la europea. Y aún peor, los últimos datos disponibles indican el peor aumento relativo de emisiones de los últimos 15 años”.