Sopela

Albisteak

¿CÓMO VAN LAS NEGOCIACIONES EN SOPELA?

EH Bildu sigue apostando por un gobierno municipal progresista y municipalista para Sopela, formado junto a Elkarrekin Podemos y DB-TU. Según la fuerza soberanista, esta alternativa es la más viable, real y estable para poder transformar y mejorar Sopela.

| 2019-06-12 10:08:00

Se acerca el día 15 de junio, fecha donde se elegirá al nuevo Alcalde de Sopela, y por parte de EH Bildu, las negociaciones están siendo intensas y de un serio rigor en lo que a contenidos se refiere. De cara a lograr el apoyo necesario para acceder a Alcaldía y formar un gobierno alternativo al PNV, y tras analizar los diferentes programas electorales, EH Bildu comenzó la semana pasada una ronda de contactos con Elkarrekin Podemos y DB-TU. La propuesta de EH Bildu es clara: formar un equipo de gobierno progresista y de corte municipalista o vecinal, sustentado en un acuerdo programático concreto. Un acuerdo con contenido. No se trata de gobernar por gobernar, de hacer “un brindis al sol”, sino hacerse con las riendas del Ayuntamiento para lograr unos objetivos concretos.

 

Todo ello aparece explicado en el documento “SOPELA NECESITA OTRO IMPULSO”, en el que EH BILDU realiza un emplazamiento a ELKARREKIN PODEMOS Y A DBTU para formar un gobierno tripartito para la legislatura 2019-2023, para afrontar unos objetivos concretos en materia de urbanismo, tráfico y movilidad, centros escolares de Iberre y Zipiriñe, medio-ambiente, vivienda, euskara y cultura, comercio y funcionamiento municipal. Una propuesta de acuerdo seria, concreta y responsable, con contenido.

 

Elkarrekin Podemos ya ha mostrado su disposición a apoyar la alternativa de gobierno al PNV planteada por EH Bildu. Por su parte, DB-TU emplazó la semana pasada a EH Bildu a explicar que posición tiene frente a temas concretos de su programa electoral. Frente a este emplazamiento, EH Bildu hizo públicas sus propuestas en ámbitos como participación ciudadana y transparencia, vivienda, etc., demostrando que hay claros puntos de coincidencia entre los programas de DB-TU y la fuerza soberanista de izquierda.

 

En el día de ayer, DB-TU respondío a la alternativa de gobierno tripartito progresista de EH Bildu con una propuesta de pacto de gobierno a tres bandas entre PNV, EH BILDU y DB-TU. Valorada dicha propuesta con rigor y en profundidad, queremos mostrar nuestro asombro ante la idea de formar un equipo de gobierno PNV-EH BILDU, impulsado no por las fuerzas mayoritarias del consistorio (jeltzales y soberanistas), sino por la fuerza con menos apoyo popular en Sopela, que es DB-TU. Opinamos que es una fórmula de gobierno difícil de materializar, bien por sus aspectos formales (dejaría fuera a Elkarrekin Podemos y PSE, a pesar de autodefinirse como una medida “integradora”; no tiene en cuenta el pacto supramunicipal PNV-PSE), bien por su contenido: la propuesta no tiene contenido programático alguno y olvida que PNV y EH BILDU defienden modelos de pueblo diferentes, en temas como vivienda, participación, medio-ambiente, tráfico y movilidad, cultura y movimientos populares, etc. Será posible llegar en el futuro a acuerdos, consensos y colaboraciones en temas fundamentales para el bienestar de Sopela, mostramos nuestro compromiso expreso a ello, pero esos acuerdos se darán en el ámbito del pleno municipal, comisiones y consejos ciudadanos, no dentro de un equipo de gobierno EH BILDU-PNV, donde las diferencias actuales de modelos de pueblo (uno transformador y progresista, el otro claramente conservador) crearía contradicciones de difícil gestión.

 

A la espera de nuevos contactos, EH BILDU se ratifica en su propuesta de acuerdo con Elkarrekin Podemos y DB-TU, una propuesta seria, viable, realista y con objetivos concretos en temas que requieren una respuesta inmediata. Este sábado día 15 de junio, está en manos de las diferentes fuerzas políticas municipales abrir camino a un futuro equipo de gobierno estable y coherente que de solución a los problemas que tiene hoy en día Sopela, ocasionados, es nuestra obligación recordarlo, por décadas de mala gestión del PNV.