Legebiltzarra

Noticias

El ‘caso Montai’ acredita que tener el carné del PNV da ventaja a la hora de contratar con la Administración


“En un país decente no se puede pensar que es normal, y mucho menos aceptable, que por estar afiliado al partido del Gobierno sea más fácil lograr contratos públicos”. EH Bildu pide explicaciones en el Parlamento sobre las adjudicaciones al Grupo Montai.

| 2020-06-09 12:29:00

EH Bildu considera que la serie de contratos adjudicados por el Gobierno de Lakua a las empresas del Grupo Montai, propiedad del jeltzale Aitor Elorza, “son un ejemplo más de que en Araba, Bizkaia y Gipuzkoa tener el carné del PNV abre puertas en la Administración y da ventaja a la hora de competir por la adjudicación de contratos públicos, un trato preferente que vulnera los más elementales principios de pluralidad e igualdad de oportunidades que deben regir en el sistema de contratación pública”. Josu Estarrona añade en este sentido que “en un país decente no se puede pensar que es normal, y mucho menos aceptable, que por estar afiliado al partido del Gobierno sea más fácil lograr contratos públicos”.

Sin embargo, las informaciones que se vienen conociendo sobre los contratos con el Grupo Montai demuestran que desde la llegada de Urkullu a Ajuria Enea las empresas de su compañero de partido se han convertido en contratistas habituales del Gobierno con adjudicaciones en algunos casos teledirigidas para que al final sean ellas y no otras las contratadas. “Más de una vez el objeto del contrato se trocea para que los presupuestos no sobrepasen el límite legal o se invita a licitar a empresas del mismo grupo, del mismo dueño, Aitor Elorza, para aparentar pluralidad e igualdad de oportunidades; se trata de dar apariencia de legalidad a un modus operandi que tiene muy poco que ver con la transparencia y las buenas prácticas exigibles en la contratación pública”.

El parlamentario de EH Bildu Josu Estarrona ya ha pedido por ello aclaraciones al Ejecutivo, a través de la Diputación Permanente, en relación con varios contratos adjudicados al Grupo Montai, incluidos los tramitados desde la Dirección de Juventud, casualmente, la misma que se vio implicada también en el ‘caso De Miguel’.