Legebiltzarra

Noticias

El PNV utiliza la Mesa del Parlamento de modo partidista para cortar la iniciativa política de la oposición


La Mesa se ha negado a tramitar dos proposiciones no de ley de EH Bildu y sigue bloqueando la acción política de Elkarrekin Podemos-IU. Eba Blanco y Jon Hernández acusan a PNV y PSE de “valerse de su mayoría en ese órgano para bloquear a la oposición y proteger la imagen del Gobierno”.

| 2020-05-07 17:04:00

El PNV y el PSE se han valido de su mayoría en la Mesa del Parlamento para rechazar la admisión a trámite de dos proposiciones no de ley de EH Bildu y al mismo tiempo siguen bloqueando la acción política de Elkarrekin Podemos-IU al impedirle presentar proposiciones no de ley o enmendar las presentadas por otro grupo. En referencia a las iniciativas de EH Bildu no admitidas a trámite, la parlamentaria abertzale Eba Blanco ha explicado que, “aunque en esta situación de crisis parezca mentira, nos han dicho que no es urgente analizar qué medidas debemos adoptar para preparar a Osakidetza para la fase de desescalada, como, por ejemplo, mantener las contrataciones de la primera fase, reforzar la Atención Primaria y las UCI o revisar el número de camas. Y la respuesta ha sido la misma en el caso de la segunda propuesta, que no es urgente diseñar y consensuar conjuntamente una estrategia para hacer frente a las consecuencias de la pandemia”.

Para Blanco (EH Bildu) y Jon Hernández (Elkarrekin Podemos-IU), “el de hoy es un ejemplo más de una estrategia política que viene de lejos: el PNV utiliza la Mesa del Parlamento para obstaculizar y limitar la iniciativa política de la oposición. Junto con el PSE, se aprovechan constantemente de su mayoría en ese órgano para obstaculizar y bloquear el trabajo de toda la oposición y preservar la imagen del Gobierno evitando debates que pueden ser incómodos para Urkullu”.

Tanto Blanco como Hernández subrayan la especial responsabilidad que la presidenta de la Cámara, Bakartxo Tejería, tiene en esta situación. “Como presidenta, su responsabilidad es activar al máximo el protagonismo que el Parlamento debería tener en esta crisis y promover la importante función que debería desempeñar, pero en lugar de eso, está haciendo lo contrario; su objetivo ha sido desde el principio de la crisis desactivar el Parlamento, que esté lo más desaparecido posible, porque eso es lo que más les conviene a Urkullu y al PNV”.