Legebiltzarra

Noticias

EH Bildu responsabiliza al Gobierno de Urkullu y a Kutxabank del expolio de Euskaltel


Tal y como advirtió Iker Casanova en junio, Zegona ha confirmado su intención de vender la red de fibra óptica de Euskaltel. EH Bildu insta a Lakua y a Kutxabank a recuperar el control de Euskaltel. “Sin su complicidad sería imposible el proceso de desarraigo de la empresa”.

| 2019-10-08 15:46:00

Lamentablemente, Iker Casanova acertó en junio cuando alertó de que en Euskaltel el siguiente paso tras pasar a ser controlada por el fondo de inversión Zegona sería la venta de su red de fibra óptica, su principal patrimonio. El parlamentario de EH Bildu ya lo advirtió entonces y hoy se ha confirmado que ese y no otro es el plan de Zegona. La operación es grave en sí misma, pero lo es más aún si se tiene en cuenta que hasta 2012 el dueño de esa red de telecomunicaciones era el Gobierno de Lakua, que aquel año se la vendió –bien podría decirse que se la regaló– a Euskaltel. Es decir, que una infraestructura creada con dinero público va a servir para enriquecer manos privadas.
En esta situación, EH Bildu responsabiliza a Lakua –al lehendakari Urkullu y a la consejera Arantxa Tapia, en especial– y a Kutxabank del expolio de Euskaltel. Como indica Casanova, la coalición viene denunciando “la pérdida de arraigo de Euskaltel y la desnaturalización de su carácter de empresa unida a Euskal Herria” y de igual modo denuncia que “todos los pasos que se han dado en esa dirección han sido aplaudidos, y justificados, cuando no apoyados, por el Gobierno vasco y Kutxabank”. Por ello, concluye Casanova, “hay que poner encima de la mesa la responsabilidad del Gobierno, de Tapia y de Urkullu, así como de Kutxabank, en el proceso de desarraigo y desnaturalización de Euskaltel”.
El parlamentario de EH Bildu pide por ello “un cambio de rumbo claro” al Ejecutivo y a Kutxabank, “que recuperen el control de Euskaltel, que compren más acciones de la empresa y le den un giro para volverla a situar en el carril del que nunca debió salir, que es el de ser una empresa vasca con vocación de servicio, pertenencia y arraigo en esta comunidad”. Al respecto, Casanova recuerda que “hoy ya es evidente que el centro de decisión de Euskaltel se ha perdido porque más allá de la ubicación de su sede, sus nuevos dueños, el fondo especulador internacional Zegona, son los que toman absolutamente todas las decisiones, y lo hacen fuera de este país y en función de  intereses que no son evidentemente los de este país”.