Donostia

Noticias

“Es necesario cambiar radicalmente las prioridades y el modelo de gobernanza para hacer frente a los retos que nos ha puesto la pandemia en Donostia”


Iniciado el curso político, Reyes Carrere hace balance de la gestión de Eneko Goia durante las últimas semanas, marcadas por las consecuencias sociales, económicas y sanitarias de la Covid-19.

| 2020-09-10 12:36:00

Superado el primer momento de lógica incertidumbre, ya han pasado más de 6 meses desde que empezó la pandemia y, desgraciadamente, tenemos que decir que Eneko Goia sigue intentando gestionar la ciudad como si la Covid-19 y sus consecuencias fueran a desaparecer de un día para otro, y la ciudad fuera a volver a la situación anterior como por arte de magia.

La mala gestión que denunciábamos tras el confinamiento, lejos de ser corregida en los meses de verano, se ha recrudecido. Con el agravante de que la pandemia ya no es ninguna novedad, que va para largo y que Eneko Goia sigue en modo reactivo, mientras en otras ciudades y pueblos de nuestro alrededor se toman medidas proactivas para anticiparse a lo que, con toda seguridad, va a llegar. Es decir, Donostia se está quedando atrás. Muy atrás.

Y es que, la pandemia, lejos de desaparecer, sigue golpeando con fuerza a la ciudadanía donostiarra, a la salud de las personas, pero también a la economía de las familias. Las cifras de paro son ya de la crisis económica de hace 10 años, y todo indica que van a empeorar en otoño.

Ante esto ¿qué hace Eneko Goia? Anuncia recortes del 20% en todas las áreas, y lo que es peor: no cambia ni un ápice su modelo de ciudad, basado en el turismo y en la apuesta por fortalecer el centro frente a los barrios. Sin embargo, si alguna enseñanza se debe aprender de esta época de pandemia es que los modelos de economía urbana basados en el turismo son extremadamente vulnerables y que hace falta diversificar nuestro sistema productivo si queremos tener futuro como ciudad.

Son muchos los ejemplos de la mala gestión de Eneko Goia durante las últimas semanas y meses en las áreas que son de su competencia. Citaremos algunos:

Ahora que estamos en el inicio de curso escolar, ha quedado más en evidencia aún si cabe el abandono que están sufriendo los centros educativos de Donostia. Ya denunciamos en su día que durante el confinamiento Eneko Goia no hizo nada para ayudar a los centenares de alumnos y alumnas donostiarras que no podían seguir las clases on line porque no tenían medios materiales (algo que se hicieron otras localidades). Y ahora, nos volvemos a quedar atrás, mientras vemos que los alcaldes que tienen un poco de visión han reaccionado para dejar en manos de las escuelas espacios públicos al aire libre, como calles, plazas y parques. Aquí no. Aquí se han limitado a pasar a los centros un listado con locales municipales cubiertos, sin analizar junto con cada centro y cada barrio cuales eran las necesidades y los recursos disponibles. Tampoco se ha reforzado la limpieza de los centros, algo que es más necesario que nunca.

En cuanto al sector hostelero, uno de los más perjudicados por las medidas coercitivas, si bien se ha tomado algunas medidas paliativas, ´wstas no han llegado a los establecimientos más pequeños, a los que no tienen terrazas, etc. El Gobierno municipal se ha centrado en apoyar a los grandes establecimientos, sobre todo del centro.

Otro de los problemas que han aflorado en verano ha sido la falta de colaboración con las comisiones de fiestas de los barrios y la falta de programación fuera del litoral costero.

Pero si hay un área que merece especialmente un suspenso es el modelo de Gobernanza que está desplegando Eneko Goia durante la pandemia. Si antes la comunicación con los agentes sociales de la ciudad y las vías de participación política ya eran escasas, ahora Eneko Goia se ha vuelto más autocrático que nunca. Solo habla con los de su cuerda política.

Por poner un ejemplo gráfico de su modelo de gobernanza, en seis meses, Eneko Goia no ha sentido la necesidad de realizar ninguna comparecencia conjunta con todos los grupos municipales para transmitir a la ciudadanía donostiarra que a la hora de afrontar la pandemia estamos todos unidos. Al contrario que en otras ciudades y pueblos de nuestro al rededor, Eneko Goia ha evitado consensuar medidas con la oposición y ha evitado la foto de la unidad a la hora de presentar medidas en las que todos podíamos haber estado de acuerdo con un poco de diálogo y negociación. Eneko Goia no ha tenido ni la visión, ni la ambición, para asumir el liderazgo político que se requiere en estos momentos.

Por nuestra parte, desde el grupo municipal de EH Bildu, de cara a las próximas semanas y meses, vamos a seguir proponiendo medidas consensuadas con los agentes sociales de la ciudad y de los barrios para hacer frente a los grandes retos que tiene en estos momentos Donostia. Medidas para hacer frente a las consecuencias sanitarias, económicas y sociales de la pandemia. Y es que la ciudad necesita un vuelco radical en la prioridades de este ayuntamiento porque ahora toca apoyar a las personas que más lo necesitan, a la par que cambiamos en modelo de ciudad para hacerlo más sostenible y equilibrado en todos los sentidos: económico, social, ecológico, moldeo de los cuidados, desde el punto de movilidad, etc.