EH Bildu ha registrado una iniciativa en el Parlamento para asegurar la financiación pública del museo. Es vergonzoso que un museo como el de Artziniega se cierre porque las instituciones le niegan financiación.
“El caso del Museo Etnográfico de Artziniega es paradigmático. Con su labor de años se ha convertido en un referente en el campo de la etnografía, pero desde ayer está cerrado porque las instituciones lo están dejando morir. El Museo de Artziniega es el mejor ejemplo de cuál es la política cultural de las instituciones de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa. Cegadas por el efecto Guggenheim, dan total prioridad a ese modelo y desprecian la cultura popular y cercana. Por desgracia, el cierre del Museo de Artziniega no nos ha pillado de sorpresa; conocíamos bien sus problemas y por eso ya la pasada semana registramos una proposición no de ley en el Parlamento para reconducir la situación”.
Tal y como explica Josu Estarrona, EH Bildu ha tomado la iniciativa para que el Gobierno de Lakua, junto con el Ayuntamiento de Artziniega y la Diputación de Araba, garantice la supervivencia del Museo Etnográfico. En concreto, la propuesta presentada por el propio Estarrona pide a Lakua que dedique este año 40.000 euros a financiar su actividad museística y que asegure vías estables de financiación en colaboración con el Ayuntamiento de la localidad y la Diputación alavesa.
El parlamentario de EH Bildu recuerda que el pasado mes de junio todos los grupos de la Cámara ensalzaron el valor y la trayectoria del Museo de Artziniega. Más aún, acordaron crear una red de museos etnográficos y pidieron a Lakua que reforzara la cooperación con ayuntamientos y diputaciones para garantizar la financiación pública necesaria para solventar los problemas económicos de esos museos. “De eso han pasado solo seis meses, pero hoy el Museo de Artziniega está cerrado. Es incomprensible la irresponsabilidad del PNV, es vergonzoso que actúe con esa ligereza y esté dispuesto a dejar morir uno de los mejores museos etnográficos de Euskal Herria; no podemos comprender qué intereses le mueven dada la importancia de este museo para Artziniega, Aiaraldea y, en general, para Araba y toda Euskal Herria”