No hemos conseguido el resultado esperado, pero el nuestro es un proyecto a largo plazo y seguiremos trabajando en defensa de la ciudadanía vasca.

En Euskal Herria y Catalunya la ciudadanía ha apostado por el cambio. Sin embargo, para que el cambio sea real tiene que respetar la soberanía de nuestro pueblo y acabar con los recortes.

Seguiremos buscando alianzas para conseguir los objetivos que nos hemos marcado.