Ha sido un verano negro en Navarra para los trabajadores y trabajadoras, con 6 accidentes mortales y un total de 11 en lo que llevamos de año. Desde EH Bildu queremos mostrar nuestra solidaridad con sus familias y personas allegadas, así como nuestro compromiso con la salud y seguridad en el trabajo, que consideramos un tema de primer orden. Por todo ello, EH Bildu se suma a la movilización que los sindicatos han convocado para mañan sábado 29 de septiembre en Iruñea.
Desde EH Bildu consideramos que hay que abordar de raíz el problema de la siniestralidad laboral, más allá de lecturas simplistas e interesadas. Hay factores estructurales que hay que poner encima de la mesa para plantear medidas que sean realmente efectivas.

En primer lugar, entendemos clave la implicación de las instituciones en la concienciación y en el control y seguimiento que respecto a la seguridad en el trabajo tienen que asumir. Por ello, desde EH Bildu ponemos en valor el trabajo que desde el ISPL se está desarrollando para hacer frente a la siniestralidad laboral con la campaña de visitas a más de 600 pequeñas y medianas empresas y las medidas que se están adoptando en el marco del Plan de acción de Salud Laboral.

Sin embargo, es evidente que no resulta suficiente, ya que a lo largo de los últimos años las condiciones de trabajo y la inversión y gestión de las empresas en prevención de riesgos laborales se han visto muy deterioradas, una cuestión que tiene unas consecuencias nefastas para la seguridad de las trabajadoras y trabajadores. No podemos olvidar que son los propios empresarios los primeros responsables de la seguridad de sus trabajadoras.
En este contexto, también tenemos que poner en primera línea las reformas laborales estatales de los últimos años, a las que reiteramos nuestro rotundo rechazo. Especialmente a la del 2012, que ha incidido directamente en el empeoramiento de las condiciones laborales, también en Navarra. Los datos evidencian un aumento de la precariedad, la subcontratación, la eventualidad y las horas extras, aspectos que tienen relación directa en la siniestralidad laboral.

Por ello, reiteramos la necesidad de contar con un marco propio de relaciones laborales que permita analizar nuestra propia realidad, no depender de las reformas laborales estatales y abordar con mayores garantías la seguridad en el trabajo. La acción de inspección de Trabajo, competencia del Estado, es claramente insuficiente. El poder gestionar directamente y con plenas competencias la Salud y Seguridad Laboral nos permitiría adoptar medidas mucho más eficaces.