Navarra no tiene ningún informe económico y social que avale la construcción del corredor de alta velocidad. Así le ha respondido el Gobierno de Navarra al Parlamentario de EH Bildu Maiorga Ramírez que registro una pregunta en ese sentido una vez conocido el informe del Tribunal de Cuentas Europeo. En él, queda en evidencia el fracaso económico y social que han supuesto las líneas de TAV hasta ahora construidas. Nula utilidad social, destrozo medioambiental y enorme agujero negro en las arcas públicas. Visto estos resultados, no extraña que quienes pretenden repetir esos errores en Nafarroa no quieran conocer los datos más cercanos.

Así las cosas, EH Bildu ha registrado una moción en el Parlamento de Navarra en la que se pide la paralización de las obras ya en marcha en la Ribera de Navarra, detener las adjudicaciones de nuevos tramos y consiguientes expropiaciones y sobre todo, dar pasos para la consecución de un verdadero tren social que de verdad responda a las necesidades de Nafarroa. “Europa lo deja claro” ha declarado Adolfo Araiz, “es mejor dirigir las inversiones previstas para el TAV, a mejorar y actualizar las redes existentes”.