Hoy ha finalizado el plazo de enmiendas a las reformas fiscales presentadas por la Diputación Foral de PNV y PSE. El grupo Juntero EH Bildu ha presentado un total de 28 enmiendas: una enmienda a la totalidad y 27 parciales.

En palabras del portavoz de Euskal Herria Bildu Xabier Olano “el objetivo de las enmiendas es garantizar la progresividad y la equidad, para que paguen más los que más tienen”.

De ellas, Euskal Herria Bildu ha presentado una enmienda a la totalidad y 4 parciales a la reforma del impuesto sobre el patrimonio

En el caso de este impuesto, Olano ha subrayado lo siguiente: “resulta especialmente grave la intención de la Diputación de reimplantar “el límite de la cuota íntegra” (el llamado “escudo fiscal”). Eso va directamente en contra de la progresividad y premia única y exclusivamente a los más ricos”.

Según la memoria económica de la reforma fiscal, las personas contribuyentes del impuesto sobre el patrimonio son 7.538 (el 1 % de los guipuzcoanos y guipuzcoanas), y por medio de este impuesto esas personas de nuestro territorio que tienen mayor capacidad económica contribuyen más a la sociedad.

Con la reforma que quiere realizar el gobierno foral las 875 personas que aprovecharían el llamado “escudo fiscal”, de media pagarían 37.794 euros menos a la Hacienda. En total, serían 33 millones menos los que se recaudarían, dinero que serviría para garantizar el bienestar de la ciudadanía guipuzcoana.

Pero, en la memoria económica se da otro dato todavía más grave; en concreto, las 38 personas con riqueza superior a 12,8 millones de euros, como media, pagarían 408.316 euros menos al año a la Hacienda foral.

Para Olano “es escandaloso que el PNV quiera perdonar a las 38 personas más ricas de Gipuzkoa 15,5 millones de euros todos los años; y es vergonzoso que el PSE lo apoye”.

Euskal Herria Bildu ha presentado otras 23 enmiendas parciales al Proyecto de Norma Foral por la que se introducen modificaciones en diversas normas tributarias

Entre otras muchas cosas, EH Bildu propone modificar el nombre del Impuesto de Sociedades y denominarlo Impuesto sobre los Beneficios de las Sociedades; de esa manera, quedaría claro que se tributa únicamente por el beneficio y no por la actividad empresarial.

En ese impuesto, proponemos también que la tributación sea según la cantidad de beneficio, aumentando, de esa manera, la progresividad del impuesto.

Así mismo, proponemos que el plazo para que las empresas puedan acogerse a las deducciones sea de 5 años, y no de 30, como propone la Diputación.

En cuanto al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, proponemos que se reimplante la escala única a aplicar a todas las bases liquidables de renta, terminando con la división entre rentas del capital y del trabajo.

En palabras del portavoz de EH Bildu Xabier Olano “hace 12 años el PNV dividió en dos escalas lo que se tributaba según una única escala, premiando a las rentas del capital sobre las del trabajo; de esa manera, las rentas derivadas del esfuerzo productivo tributan más y las derivadas de la especulación, sin embargo, tributan menos. Eso es discriminación hacia la clase trabajadora y hay que acabar con ello”.

Para finalizar, el grupo independentista propone subir el último tipo de la escala al 50 %, así como aumentar las deducciones por alquiler de vivienda, para promover más el alquiler de la vivienda habitual.