Las afirmaciones de José Luis Bilbao son una nueva muestra de la histeria en la que vive el PNV después de constatar que la mayoría de la sociedad rechaza sus planes para convertir Kutxabank en un banco privado al servico de sus intereses económicos

Las últimas declaraciones del Diputado General de Bizkaia José Luis Bilbao acusando al grupo Mondragón de estar detrás de las críticas al proceso de privatización de Kutxabank son, además de falsas, una peligrosa irresponsabilidad. Son falsas porque el grupo Ekai Center, muy crítico con la privatización de Kutxabank, al igual que otros agentes sociales, no es el ideólogo de Bilbu, es tan sólo un grupo de análisis económico independiente. Bildu cuenta con sus propios grupos de análisis  y comisiones de trabajo que son los marcan su línea de intervención.

Y son irresponsables porque arrojan una grave acusación sobre el principal grupo económico del país, ni más menos que tratar de dañar a la competencia mediante el diseño de una campaña de desestabilización. Estas acusaciones pueden ser  perjudiciales para la imagen corporativa de este grupo, con quien nosotras también hemos sido muy críticas en ocasiones, pero siempre desde el respeto a la verdad y la responsabilidad a la hora de abordar asuntos de importantes implicaciones en la economía y el empleo.

Pero José Luis Bilbao parece no tener límite en el despropósito. Sus afirmaciones, unidas a muchas otras realizadas anteriormente, son una nueva muestra de la histeria en la que vive el PNV después de constatar que la mayoría de la sociedad rechaza sus planes para convertir Kutxabank en un banco privado al servico de los intereses del aparato económico del PNV. No tienen argumentos para justificar el latrocinio que están perpetrando en Kutxabanak al convertir en un banco privado lo que eran unas cajas de ahorro de propiedad colectiva. Por eso recurren de forma permanente a la mentira y a las cortinas de humo.

La semana pasada José Luis Bilbao acusó a Bildu de utilizar la denuncia de la privatización de Kutxabank para tapar su gestión en Gipuzkoa. Esto lo dice el Diputado General de la provincia con la tasa de paro más alta de Euskal Herria y responsable de catástrofes económicas como la Supersur o la deuda del BEC, frente a la provincia con mejores indicadores económicos de todo el Estado. José Luis Bilbao se manifiesta casi siempre con una ligereza impropia del cargo institucional que ocupa, y está convirtiendo de forma reiterada sus declaraciones públicas en una sucesión de ocurrencias. Más que un responsable político parece un opinador de barra de bar a altas horas de la madrugada. Le exigimos que muestre respeto institucional, hacia otras instituciones y hacia la suya propia y deje de desprestigiarse a sí mismo y a toda Bizkaia. Y si quiere hablar de Kutxabank y de BBK que explique a la ciudadanía de Bizkaia qué ventajas le va a aportar dejar de ser dueña de una Caja de Ahorros para pasar a no tener nada, tal como han acordado PNV, PP y PSOE.