JORNADAS
25 y 26 de noviembre Un nuevo modelo de seguridad pública en Euskal Herria

En breve

Jornadas

Conclusiones de las Jornadas sobre bases para un nuevo modelo de Seguridad Pública en Euskal Herria

  1. El concepto de seguridad va más allá de la idea de policía. EHBildu quiere entender la seguridad como un servicio integral, que además de la policía, integre los servicios que trabajan desde una perspectiva de prevención (educación, justicia social, politicas de inclusión social, de genero…), locales emergencias, protecci´n civil, bomberos, voluntariado…
  2. La percepción de seguridad y la seguridad real u objetiva se enecutran muchas veces en pugna. La tasa de delitos en Euskal Herria es muy baja. Se debe informar a la ciudadanía, empoderarla ofrecerle datos e instumentos para que se pueda dar un debate reposado sobre las necesidades de seguridad, con la participación activa de la sociedad.
  3. Julen Arzuaga: "En este país sigue estando pendiente una reflexión pública sobre el modelo de seguridad"

  4. Los principios de derechos humanos y el concepto de seguridad no tienen que estar en contradicción, sino que en permanente relación. La policía debe recibir formación en derechos humanos y debe interiorizar su discurso, para cumplir con su mandato de garantizarlos.
  5. Tras décadas de conflicto político, el debate sobre Seguridad no es pacífico, sino espinoso y repleto de agravios. EHBildu cree que se deben dar pasos, conociendo, reconociendo y reparando el pasado, diseñando un modelo que mire al futuro y enfrentando una transición hacia él.
  6. Hoy en día hay 23.000 efectivos policiales en todo Euskal Herria, mientras que los ratos europeos nos aconsejan que sean en torno a 6.000. El presupuesto anual es de 1.5000 millones de euros. Para ajustar esos números es necesaria una planificación de repliegue de las policías o fuerzas de obediencia del Estado.
  7. EHBildu interpreta que las policías locales cumplen con la función de policía de proximidad, policía comunitaria dirigida a resolver problemas. En la medida que la alcaldía es la responsable de la seguridad en su municipio, se debe enfrentar un proceso para desterrar las malas prácticas y poner en valor las buenas experiencias.
  8. Se debe reflexionar sobre el papel de las policías autonómicas, para que desarrollen un modelo de seguridad dirigido por el conocimiento, como policía especialista y funciones específicas. Para ello, se deben ampliar las funciones que cubre la Policía Foral, para hacer frente a las necesidades de seguridad en Nafarroa. Por su parte, es preciso transformar las funciones, protocolos y armamento que emplea la Ertzaintza.
  9. Hay que mejorar la coordinación funcional, estableciendo cual es el campo de actuación de cada agencia de seguridad y no, como en la actualidad, que se plasma por principios de subordinación de unas con respecto a otras.
  10. Es necesario desterrar la tendencia militarista y jerárquica que tienen todavía los cuerpos policiales. Hay que dar vuelta a la inercia de armar a las policías sin razón, estableciendo un uso o portabilidad tasada de arma, en el camino hacia un modelo policial sin armas.
  11. Para trabajar la corresponsabilidad con la comunidad, la seguridad debe funcionar con respecto a principios de transparencia y apertura, dando cuentas y asumiendo responsabilidades, sometida al monitoreo y control externo abierto a la ciudadanía y sus asociaciones.