ETB2022
Bases para el nuevo modelo

Necesaria reflexión para la refundación de EiTB

Es hora de empezar a pensar, articular y regular el Espacio Comunicativo Vasco (ECV). Un ECV propio y fuerte, que tenga raíces sólidas en el ámbito público y en el privado. La inversión que se realiza en un medio de comunicación público es indispensable para la normalización y promoción del euskara y de la cultura, una aportación al territorio y a su cohesión social.

En ese sentido, EiTB cumplirá 40 años en 2022. Ya casi nadie pone en duda que es necesario una reforma de EiTB. En el propio Parlamento los grupos políticos han afirmado eso mismo en varias ocasiones. Teniendo en cuenta que es el principal medio de comunicación público, EiTB tiene una función determinante para la sociedad vasca, tal y como se afirma en sus principios fundacionales. La cohesión social y la normalización social se citaban entre los principios de la ley aprobada en 1982, la Ley de Creación de EiTB. Ese es el objetivo de la reflexión: medios de comunicación públicos de calidad y la función social que deben desempeñar. Sin embargo, los cambios que se han producido desde 1982 en el ámbito del euskara, o del consumo de las nuevas tecnologías y de los medios de comunicación, colocan a EiTB frente a un nuevo paradigma. La ley aprobada en 1982 ha quedado obsoleta, necesitamos una ley moderna que responda a las nuevas realidades.

EiTB está ante una oportunidad inmejorable para adaptar sus funciones y sus estructuras a esta época digital, para convertirse en el icono referencial de la información, aprovechando las oportunidades que ofrecen las nuevas tecnologías y erigiéndose como un grupo de comunicación integral. Este nuevo modelo debe responder a las necesidades de la sociedad y a sus debates, ofreciendo una información abierta y transparente, dando cauce a la participación ciudadana y al debate público. Asimismo, debe ser el revulsivo del sector audiovisual, debe ganar prestigio ante la sociedad a la que representa y en el ámbito internacional. El nuevo modelo debe dar paso a una radiotelevisión pública objetiva, cercana, imparcial; y debe ser un ente público multimedia con una perspectiva crítica.

Poniendo en el horizonte el año 2022, proponemos hacer un recorrido largo de cinco años para reflexionar sobre EiTB y todo el panorama comunicativo vasco, y empezar a dar pasos para su refundación. El objetivo es definir y regenerar la radiotelevisión pública para las siguientes décadas.

Consideramos que ese objetivo debe ser compartido por todos los grupos políticos con representación parlamentaria en esta XI legislatura.

Ejes del debate
Bases del nuevo modelo

Debate y reflexión participativa, plural e intersectorial

Necesitamos un debate y reflexión sobre el ECV y sobre EiTB. Dicho debate se debe producir entre los y las profesionales del sector audiovisual y de la información, la universidad, los grupos políticos así como entre todos los agentes que trabajan en el ámbito de los valores que debería defender EiTB. Según lo aprobado en la X legislatura, será la metodología presentada por EHU/UPV, o similar, la que guíe el proceso a seguir.

Carácter y estructura de empresa

Con el objetivo de lograr tasas de eficiencia mayores, será necesario reestructurar el modelo de organización, tanto en lo que se refiere al ámbito del personal como en lo que respecta a las empresas del ente. Se debe acabar inmediatamente con el sistema de gestores y definir la plantilla estructural. Asimismo, se debe buscar una solución para unificar el ente desde una perspectiva multimedia.

Sector audiovisual

La inversión que se realice en EiTB debe ser una inversión que revierta en el sector de la industria audiovisual vasca. Toda inversión que el Gobierno Vasco haga en EiTB debe retribuir a la economía de este país, convirtiéndose EiTB en un agente que invierte en la industria vasca y en las empresas que lo conforman. Acordar convenios con las empresas del sector audiovisual en plazos establecidos significa proteger a dichas empresas a medio o largo plazo.

Normalización del Euskara

Tal y como recoge la ley de fundación de EiTB que data de 1982, la normalización del euskara debe seguir siendo el principal objetivo. Todas las empresas del grupo deben comprometerse en ello. Se debe de terminar con la dualización de los objetivos que ha habido hasta ahora. En el apartado de las televisiones, ETB-1 debe convertirse en la cadena de carácter generalista prioritaria, con su consiguiente reflejo en los presupuestos. A su vez, se definirán medidas para que el euskara tenga presencia en ETB-2, Radio Euskadi y Radio Vitoria

Programación de calidad

La programación de EiTB debe ser de calidad, diferenciada del resto de canales. Para ello, se debe basar en la producción propia y los contenidos serán originales principalmente. Debe ser valiente en este sentido y tiene que conseguir llegar a la audiencia adaptándose a los nuevos tiempos. A su vez, deberá educar y entretener a los y las espectadoras. Y con todo ello, este medio de comunicación que será plural y de entretenimiento, tendrá como objetivo difundir nuestra lengua, nuestra cultura y nuestra identidad.

Producción y tratamiento de la información

Cercanía, imparcialidad, objetividad e independencia del gobierno de turno, son los valores que debe tener EiTB, como cualquier medio de comunicación de prestigio. La línea editorial de EiTB se debe a la pluralidad de la sociedad vasca. Se informará desde una perspectiva propia sobre los temas que interesen a la sociedad vasca, y los y las responsables de informativos serán trabajadoras elegidas por sus méritos profesionales. Se debe recuperar la agenda informativa propia, a través de una agencia pública y autónoma de noticias.

Marco normativo

Consideramos que es patente la necesidad de un marco normativo que ordene el Espacio Comunicativo Vasco. Será necesario hacer un estudio sobre las diversas leyes, y definir cuáles son las necesidades de futuro. Propuesta: Ley de Comunicación Audiovisual y del Consejo Independiente de Regulación para el País Vasco.

Director o directora general

Se requiere elegir un equipo directivo comprometido con los puntos planteados en este documento y consciente del problema estructural de EiTB. Todo un equipo que reflexione sobre la EiTB del futuro y su modelo, y que sea capaz de empezar a dar pasos. El debate debe ser plural y la dirección que implementará los cambios debe ser de consenso