EN PROFUNDIDAD
Abrid las fronteras



 

Web desarrollada con ayuda de GUE/NGL
En el mundo hay 60 millones de refugiadas/os y la mayoría proceden de África y de Oriente Próximo, pero es un drama humanitario a nivel mundial. Las personas refugiadas tienen su origen en muchos pueblos y territorios, Afganistán, Irak, Siria, Kurdistán, Sahara, Tíbet... Todas estas realidades tienen algo en común, y es el movimiento migratorio causado por los conflictos político-militares y socio-económicos. Nadie huye de su tierra voluntariamente.

 

La situación de estas personas no se ha generado de la noche a la mañana. Es consecuencia de las decisiones tomadas durante décadas por Europa y las grandes potencias del mundo. Europa por ejemplo, ha retorcido la legislación internacional y en vez de potenciar una postura humanista que garantice los derechos humanos, en los últimos meses ha activado medidas policiales y militares.

 

Europa está vulnerando continuamente los derechos de las personas refugiadas. Estamos ante una gran mentira, porque Europa está jugando a dos caras. Quiere mostrarse ante el mundo como garante de los derechos de las personas refugiadas, pero, paralelamente, quiere ocultar la realidad que están viviendo. Miles de hombres, mujeres, niñas y niños vagan sin rumbo, expulsados de un estado a otro, recluidos en centros de internamiento, violentados, hechos desaparecer, golpeados, asaltados, hostigados y perseguidos... Y todo ello con el consentimiento de los Estados Europeos.

 

Ante esta irresponsabilidad y vulneración de los derechos humanos, las ciudadanas y ciudadanos, cada cual desde su espació de influencia y aprovechando todas las opciones que tengamos, estamos en la obligación de dar la bienvenida a todas las personas refugiadas, ofreciéndoles reconocimiento, reparación y ayuda.

 

Es imprescindible reivindicar otra estructuración de las relaciones internacionales, otro mundo en el que se tengan en cuenta los derechos de los pueblos y de las personas. Por otro lado, somos un pueblo que durante generaciones ha conocido la guerra y el exilio, por lo que tenemos la solidaridad en lo más alto de nuestra escala de valores.

 

Euskal Herria Bildu tiene el firme compromiso de construir una Euskal Herria soberana, que tenga como ejes la justicia social y la vida digna para toda la ciudadanía, y para ello, el INTERNACIONALISMO es una herramienta indispensable.

 

Exposición
  • Visión general
  • Ceuta y Melilla
  • Calais
  • Lampedusa
  • Lesbos
  • Vía de los Balcanes
  • Turquía
1.261personas desaparecidas o muertas en el mar (desde el 1 de enero hasta el 19 de abril del 2016)
179.552personas migrantes y refugiados llegados a Europa por el Mediterráneo o el Egeo(desde el 1 de enero hasta el 19 de abril del 2016)
903han llegado desde Gibraltar
24.940han llegado desde Lampedusa
153.709han llegado desde Grecia
"Es un sinsentido responder a una crisis humanitaria por medios policiales"

Como se vio en Tarajal (Ceuta) las FSE han estado involucradas en la represión, expulsión y muertes producidas en la Frontera Sur. El Estado ha vulnerado continuamente la legislación estatal, europea e internacional con los y las potenciales solicitantes de asilo. Lamentablemente ese tratamiento dado a estas personas que huyen del hambre y de la guerra por el Gobierno español ha sido el modelo seguido por otros estados y la propia Unión Europea : vallás, concertinas, represión y expulsiones sumarias.

Expulsiones ilegales en Melilla.

CIES Melilla

Visita al Gurugú del diputado Jon Iñarritu
"El campamento de refugiados más temible, en el corazón de Europa"

En el poblado que se conoce como "La Jungla", en Calais, al borde del Canal de La Mancha, viven prácticamente abandonados a su suerte más de 4.000 personas migrantes y refugiadas, muchas de las cuales intentan pasar a Gran Bretaña como sea. La represión policial ha sido aquí una constante durante años. Muchas de estas personas han vivido durante meses, e incluso años, en un auténtico vertedero, abandonados por el Gobierno francés. Este empezó en marzo a demoler parte del poblado, supuestamente para trasladar a estas personas a un centro de recepción temporal más adecuado, pero lo cierto es que ese centro solo puede acoger a la mitad de los "residentes" de La Jungla.

EH Bildu denuncia la lentitud de las instituiciones europeas en la ayuda a las personas refugiadas

"Me habria encantado conocerlos en Bilbo, Roma o Berlin, ¡pero murieron en el Mediterraneo!"

GUE/NGL delegation to CALAIS "Jungle" refugee camp
"Tras el infierno libio y la travesía más peligrosa del Mediterráneo"

Hasta hace poco más de un año, era la principal ruta de entrada de las personas migrantes y refugiadas que trataban de llegar al continente europeo. La travesía, larga y peligrosa y en barcos en muy mal estado, provocó naufragios dramáticos y una lista de muertes interminable. Desde el cierre de la ruta de los Balcanes occidentales y el acuerdo con Turquía, vuelve a notarse un incremento del flujo de personas procedentes sobre todo de la costa Libia, un país que todas las personas migrantes y refugiadas con las que hablamos en Lampedusa y Sicilia calificaron de infierno.

Josu Juaristi Lampedusatik: Egoera erabat onartezina da

Josu Juaristi desde Lampedusa: No hay excusa para esta situación

"La cará más oscura de Europa y el espejo más luminoso de activistas y voluntariado"

Quizás, junto con Lampedusa, la isla de Lesbos, casi pegada a la costa turca, es el lugar de llegada de personas migrantes y refugiadas más conocido. Ha sido escenario de un despliegue de solidaridad local e internacional sin precedentes, con los lugareños del norte de la isla primero, y los voluntarios y organizaciones humanitarias internacionales después. Y ha sido también el paradigma del abandono de Grecia (interesado, sin duda, debido a la presencia de la izquierda en el Gobierno griego) por parte del resto de estados miembros de la UE, de casi todos al menos.

Chalecos salvavidas en Lesbos: un mensaje a la UE

Juaristi denuncia la falta de voluntad política sobre las personas refugiadas
"El espejismo de una vía segura de entrada a la UE"

Durante un breve espacio de tiempo, la ruta de los Balcanes Occidentales se convirtió en una especie de ruta segura, aunque no totalmente legal, de entrada en territorio de la Unión Europea. Desde que Hungría cerró sus fronteras y criminalizó a los refugiados y refugiadas, estas comenzaron a subir por Idomeni y, a través de FYROM, llegar a Serbia para cruzar Croacia y Eslovenia y, a través de Austria, tratar de alcanzar Alemania o Suecia principalmente. Hasta que, antes incluso del acuerdo con Turquía, todos cerraron la puerta. Hoy, miles de personas están atrapadas en Idomeni.

Josu Juaristi siguiendo la ruta junto a los refugiados en la ruta de los Balcanes

EH BILDU denuncia los abusos contra personas refugiadas y migrantes a manos de la Policía búlgara
"Los estados miembros de la UE pactan el acuerdo de la vergüenza"

Aunque es verdad que es el país que mayor número de refugiados procedentes de Siria, Afganistán, Pakistán, Irak o Irán alberga en su territorio, más de tres millones, no es menos cierto que Erdogan ha jugado como ha querido con la UE y, al final, ha arrancado 6.000 millones de euros a la UE (en dos tramos) y la promesa de liberalización de visados para sus ciudadanos. Nada importa que Turquía bombardee a la población kurda, poco importa que viole los derechos de las personas migrantes y refugiadas y expulse a miles de vuelta hacia Siria, es el socio privilegiado por el que la UE ha apostado para cerrar sus fronteras exteriores.

Juaristi Kurdistandik: "Turkia legez kanpoko neurriak hartzen ari da hauteskunde egunean"

EH Bildu denuncia que Turquía masacra a cientos de civiles kurdos

Greek Coast Guard Deliberately Sinking Refugee Boat