Noticia

El 12 de octubre celebraremos una manifestación y un gran acto político en Iruñea

EH Bildu | 2019-09-27 12:07:00

Mertxe Aizpurua y Bakartxo Ruiz han comparecido ante los medios para anunciar la manifestación y el acto político que celebraremos en Iruñea, el 12 de octubre, bako el lema ´bagoaz. Aquí podéis leer el texto de la comparecencia:

El objetivo de la comparecencia de hoy es anunciar que EH Bildu convoca una manifestación y un acto político nacional en Iruñea el próximo día 12 de octubre.

El ‘Día de la Hispanidad’ de este año viene enmarcado en un clima de gran inestabilidad e incertidumbre en el Estado español. La crisis estructural que atraviesa el Estado ha desembocado en una nueva convocatoria de elecciones para el próximo 10 de noviembre, por lo que el clima pre-electoral es el que marcará ese día.

EH Bildu no tiene nada que celebrar en el llamado ‘Día de la Hispanidad’. Al contrario, creemos que debe ser una jornada para la reivindicación con más fuerza si cabe de la soberanía para nuestro país. Como os decíamos, el español es un Estado en una crisis estructural permanente, en vías de cronificación, provocada en primer término por la imposibilidad de resolver la llamada crisis territorial. Una crisis que se va a ver reflejada en los próximos días con la sentencia del Tribunal Supremo contra los presos políticos catalanes acusados de poner unas urnas para que las y los catalanes pudiesen decidir.

Por lo tanto, EH Bildu y gran parte de la sociedad vasca y navarra poco tienen para celebrar el 12 de octubre; más que un día para la celebración, es un día para la reivindicación. Por eso, EH Bildu ha convocado una manifestación para ese día en Iruñea. Una movilización que se celebrará bajo el lema ‘Bagoaz’ y que partirá a las 17:00 de la tarde, desde el parque Antoniutti. La marcha finalizará en el Anaitasuna, donde tendrá lugar un gran acto político. Así, queremos invitar a participar en la movilización a todas las gentes que consideran que nuestro país necesita mayores cotas de soberanía para poder desarrollar un proyecto político que dote de mayores cotas de certidumbres y de bienestar a las y los ciudadanos.

Nos encontramos claramente en un periodo pre-electoral, donde cada cual está marcando posiciones y donde se atisba claramente la deriva involucionista y antidemocrática por la que camina el Estado español. Si algo ha quedado meridianamente claro en las negociaciones para la conformación de un gobierno “progresista” en el Estado, es que no quieren permitir en ninguno de los casos que las fuerzas independentistas y soberanistas del Estado sean quienes quitan y pongan un gobierno y tengan posibilidad de condicionar y ser determinantes. Y ésta es otra de las razones por las que afrontamos este nuevo reto electoral como una oportunidad. Volveremos a Madrid siendo muchos más. Ésa y no otra ha sido la razón principal de lo ocurrido durante los últimos meses en el Estado. Unos meses en los que la ciudadanía ha podido constatar la frivolidad, la irresponsabilidad y la carencia absoluta de soluciones de la clase política del Estado español para resolver los problemas de la gente.

No es momento de quedarse de brazos cruzados cuando hay sectores en el Estado que quieren decidir nuestro futuro político y económico por nosotros y nosotras. Es momento de demostrar que las y los soberanistas somos más y más fuertes. Que tenemos un proyecto sólido y fiable para nuestro país, mientras que la inestabilidad y la falta de certidumbres asola al Estado español. Mientras otros se dividen y pierden fuerzas, los soberanistas tenemos que permanecer unidos. Porque unidos somos más fuertes y podremos defender con mayor determinación nuestros principios y los derechos de nuestro país y sus ciudadanos.

Es momento de que las y los soberanistas vascos demos un paso al frente. Una buena oportunidad para construir el muro de independentistas que queremos llevar a Madrid es el 12 de octubre en Iruñea. Porque cuanto más y más fuertes somos nosotros los soberanistas, peor les va a los poderes fácticos y políticos del Estado que nos quieren imbuir en una deriva involucionista y recentralizadora, que pretende recortar nuestros derechos y libertades.