Desde que el 24 de julio, el presidente turco Erdogan anunciase el fin del proceso de paz el Estado turco ha puesto en marcha una campaña brutal contra el pueblo kurdo.

El 20 de julio, después del ataque del ISIS contra el movimiento juvenil en la ciudad de Suruç, el Estado turco, bajo el pretexto de iniciar una campaña contra el ISIS, puso en marcha una represión terrible contra los movimientos de izquierda a través de Turquía.

En los últimos días el pueblo de Kurdistán ha sufrido represión más salvaje, el ejército turco y las fuerzas especiales atacaron ayer Varto, Semdinli, Farqin, Hakkari, Nusaybin y Lice, declarando el estado de emergencia, lo que ha impedido el acceso a los medios de comunicación y representantes políticos.

De la misma manera el ejército ha llevado a cabo bombardeos pesados contra Kocakoy (distrito de Lice-Hani), Amed (Diyarbakir) y Sapa-Altınsu (Distrito de Şemdinli Hakkari). En todos estos ataques se han destruido viviendas de la población, siguiendo la política cruel que en la década de los 90 provocó la destrucción de 4.000 pueblos y el desplazamiento de 3 millones de personas.

Además la fuerzas turcas detuvieron ayer a, Seyid Narin y Silvana Fatma co-alcaldes de Sur y Yüksel Bodakçı y Melikşah Teke, co-alcaldes de Silvan, junto a militantes del DBP y de los movimientos sociales.

Estos ataques son la respuesta al gobierno de Erdogan a los resultados de las elecciones del 7 de junio. Los prometedores resultados obtenidos por el HDP en estas elecciones han sido respondidos con cerrazón y barbarie. El AKP y Erdogan quieren condicionar los resultados del HDP de cara a unas nuevas elecciones, y para ello castiga a los kurdos y la izquierda turca.

El acuerdo alcanzado por Erdogan con Estados Unidos, en teoría contra el ISIS, tendrá un impacto directo sobre la lucha de los kurdos contra el ISIS. En dicho acuerdo se establecen "zonas de seguridad" en la frontera entre Turquía y Siria, expulsando a los kurdos del terreno arrebatado al ISIS, y esto, junto a los ataques contra el movimiento kurdo en Turquía e Irak, van a condicionar su lucha contra el ISIS.

EH Bildu exige la liberación inmediata de todos los detenidos y detenidas y pide a la comunidad internacional que haga frente a la iniciativa de la guerra del presidente Erdogan. EH Bildu hace un llamamiento especial a los estados miembros de la Unión Europea, Estados Unidos y las Naciones Unidas para que rompan su silencio sobre la agresión contra los kurdos de Turquía.

Biji Kurdistán!