EH Bildu afirma que aún era posible forzar al Gobierno a modificar sus proyectos de ley de acompañamiento presupuestario y critica que Podemos le haya dado “un cheque en blanco”.

Después de que Podemos haya anunciado esta mañana que se abstendrá en la votación del proyecto de ley sobre la RGI y que, por consiguiente, posibilitará la aprobación del mismo a pesar de que consolida los recortes del Gobierno, EH Bildu critica que la decisión de Podemos, además de ser “una incoherencia total”, es grave porque invalida cualquier opción de forzar a Lakua a deshacer sus recortes en ayudas sociales. Tal y como indica Iker Casanova, dado que el Gabinete Urkullu está en minoría y en un momento de “dificultad política”, habrá sido posible forzar una negociación que le obligara a revertir los recortes. “Había una posibilidad de hacer cambios de fondo, pero ha quedado cercenada por la actitud de Podemos, que le ha regalado un cheque en blanco al Gobierno”.

Casanova sostiene que EH Bildu actuó “con responsabilidad” durante la negociación presupuestaria para mejorar la situación de las personas con mayores necesidades, por lo que exigió a Lakua acabar con los recortes en la RGI y el complemento de pensiones. La negativa del Ejecutivo, no obstante, impidió la aprobación de los presupuestos, pero “conseguimos que la situación de esas personas estuviera en el centro del debate”. Más aún, ha sido la determinación de EH Bildu la que ha forzado al Gobierno a moverse y a plantear ahora una subida de la RGI del 3,5% (del 4,5% en el complemento de pensiones) cuando en diciembre solo proponía el 2,25%. “Es un avance sustancial, pero insuficiente porque no acaba con los recortes; hemos demostrado que se podían mejorar las ayudas sociales y también que la tramitación de la ley se podía hacer de otra manera, pero el anuncio de abstención de Podemos impide que apuremos las posibilidades de acuerdo para cambiar el proyecto de ley”.

@ehbildu_legebil