Iker Casanova alerta de la grave situación del sector y cree indispensable tomar medidas inmediatas. Entre otros puntos, propone limitar al máximo la apertura en festivos, subir impuestos a empresas como Amazon, crear la figura de la tienda histórica y duplicar el presupuesto de Comercio.

EH Bildu ha reivindicado hoy la necesidad de un plan de choque para la reactivación del pequeño comercio por tratarse de un sector fundamental para la economía vasca (unos 140.000 empleos y más del 11% del PIB) y hallarse en una situación crítica, lo que se traduce en la desaparición de cada vez más tiendas. Iker Casanova ha indicado al respecto que 2018 ha sido el peor año de la historia para el comercio en Bizkaia, con más de 300 tiendas que han echado la persiana (el 2% desaparece cada año), una tendencia que es similar en Donostialdea (alrededor de 900 han cerrado en los últimos años) y en Gasteiz (500 cierres). Los datos, por lo tanto, reflejan con claridad la crisis del sector, achacable en buena medida a las políticas neoliberales impulsadas por las instituciones con la excusa de la crisis, que han beneficiado a las grandes superficies y al comercio electrónico. EH Bildu, en cambio, sostiene que es prioritario apoyar al pequeño comercio porque, además de su gran peso económico, aporta un valor añadido a la sociedad: “Da vida a la ciudad, mejora la seguridad, da calidad de vida y fortalece las redes sociales”.

Sin embargo, el Gobierno de Urkullu no le ha dado ni la importancia ni la atención que merece y ya es hora de que eso cambie y de que el pequeño comercio sea una prioridad para Lakua. En esta línea, Casanova ha dado a conocer las diez primeras propuestas de EH Bildu para la defensa y promoción del pequeño comercio y ha oficializado la solicitud de un pleno monográfico al respecto en el Parlamento. “El Plan Estratégico que el Gobierno presentó el año pasado tiene enormes carencias porque en su elaboración no tuvo en cuenta a los agentes del sector y eso hace más necesario aún que el Parlamento haga un debate específico para diseñar el plan de choque que necesita el pequeño comercio”.

EH Bildu llevará a ese pleno monográfico las siguientes propuestas, entre otras:

1. Horarios. Reducir al mínimo la apertura fuera de los horarios habituales y no abrir en festivos porque es necesario defender el derecho al descanso y porque liberalizar los horarios solo beneficia a las grandes superficies.

2. Eliminar la calificación de zona de gran afluencia turística porque su única razón de ser es precisamente permitir la apertura en festivos.

3. Crear la figura de tienda tradicional y tienda histórica para proteger los comercios que se han convertido en patrimonio cultural o arquitectónico.

4. Recuperar el periodo definido y compacto de las rebajas porque hacer que ese tiempo de rebajas se prolongue a lo largo del año solo beneficia a los grandes establecimientos.

5. Comercio electrónico. Incrementar la presión fiscal sobre Amazon y empresas similares.

6. Plan para mejorar la posición de los minoristas en el comercio electrónico.

7. Limitar por ley la apertura de nuevas grandes superficies comerciales o la ampliación de las ya existentes. El Parlamento ya está tramitando la proposición de ley que EH Bildu ha presentado con los otros grupos de la oposición con ese objetivo.

8. Duplicar el presupuesto del Departamento de Comercio de Lakua de aquí al año 2023.

9. Reactivación de Ikusmer, órgano en el que toman parte los agentes del sector pero que el Gobierno mantiene paralizado a pesar de que debe jugar un papel básico en el diseño de las políticas públicas en materia de comercio.

10. Mayor apoyo y respaldo institucional a las asociaciones de comerciantes y reconocimiento de la función que desempeñan los sindicatos del sector.

@ehbildu_legebil