EH Bildu subraya que hace falta una estrategia integral en empleo, industria y cohesión social porque desde Lakua solo plantean medidas cosméticas. Entre otras iniciativas, propone que en todas las contrataciones públicas se garantice un sueldo mínimo de 1.200 euros.

EH Bildu ha anunciado hoy la presentación de una batería de propuestas, más de 20, con las que a lo largo de los próximos meses pretende dar un giro social a las políticas públicas del Gobierno vasco para que la mejoría de la que se habla a nivel macroeconómico llegue efectivamente a la ciudadanía y mejore su calidad de vida. Maddalen Iriarte ha alertado de que en Araba, Bizkaia y Gipuzkoa “la brecha y las desigualdades sociales son cada vez mayores, de que tenemos grandes retos que abordar como sociedad y de que, en vez de darles respuesta adecuada, el Ejecutivo de Urkullu se limita a poner tiritas y a políticas cosméticas, de marketing”. Tal y como ha añadido Iker Casanova, “el Gobierno vasco trata los problemas estratégicos como si fueran problemas de comunicación”. En esta situación, EH Bildu ha decidido asumir el liderazgo y va a proponer medidas concretas con visión estratégica en ámbitos clave: empleo, industria y cohesión social.

En relación con el empleo, Casanova ha subrayado que “hace falta más empleo y de más calidad”, y en ese sentido ha defendido que en todas las contrataciones públicas, incluidas las subcontratas, se garantice un salario mínimo de 1.200 euros. Asimismo, considera indispensable poner en marcha un plan de choque contra el paro de larga duración y elaborar una estrategia general que permita abordar la evolución del mercado laboral de manera ordenada y equilibrada, ya que de aquí a 2024 habrá que cubrir 300.000 puestos de trabajo a causa del relevo generacional.

Sobre la industria, EH Bildu ve clave impulsar la I+D+i y, en esa línea, propone un acuerdo para que la inversión en ese ámbito pase del actual 1,84% al 3% del PIB. Además, plantea crear el Centro Vasco de Inteligencia Económica, al estilo de los que ya existen en otros países avanzados, para analizar las tendencias económicas globales, anticiparse a futuros escenarios y poner las políticas públicas en la dirección correcta.

En cuanto al ámbito de la cohesión social, Nerea Kortajarena ha defendido la importancia de reforzar las políticas públicas para asegurar “la protección, el cuidado y el desarrollo de las personas”, pero se ha confesado preocupada porque, en vez de eso, se está dando forma a una sociedad de dos velocidades. Según ha explicado, la segregación escolar, las desigualdades sociales, la realidad de las y los trabajadores pobres, los problemas de la juventud para emanciparse y las pensiones miserables no son sino pruebas de esa “creciente dualización social”.

Por ello, Kortajarena cree urgente revisar en profundidad el sistema de servicios sociales y que el Gobierno vasco asuma de una vez el liderazgo que la propia ley le otorga en ese espacio. En segundo lugar, propone garantizar que cada pensionista cobrará al menos 1.080 euros mensuales y, en tercer lugar, plantea crear un fondo de inversión en I+D+i en servicios sociales porque la innovación no tecnológica es una vía a explorar para mejorar el bienestar de la gente.

@ehbildu_legebil