EH Bildu valora el informe del Gobierno vasco y subraya la necesidad de reparar a las víctimas de la tortura. Destaca que la tortura ha sido fruto de una decisión política y denuncia la impunidad de los torturadores. Acusa al PSE de intentar eludir sus responsabilidades políticas.

A juicio de EH Bildu, el informe del Gobierno vasco que constata más de 4.000 casos de tortura y malos tratos en cuarteles y comisarías es “una radiografía incuestionable y completa de la tragedia de la tortura”, en palabras de Julen Arzuaga, quien sostiene que el informe presentado ayer “obliga a revisar la calidad y el funcionamiento de la Justicia española” y a asumir las responsabilidades políticas correspondientes, así como a satisfacer el derecho al reconocimiento y la reparación de las víctimas, ya que “sería un fracaso identificarlas y no encontrar una manera de restaurarlas en su dignidad y en su integridad física, psíquica y moral”.

En opinión de Arzuaga, el informe evidencia “la dimensión de la impunidad”, ya que muy pocos torturadores han sido condenados y en esas pocas veces han sido después condecorados e indultados de modo habitual. En esta línea, el parlamentario de EH Bildu constata que “la tortura ha sido el método homologado por la Audiencia Nacional y ha estado en la base de la actuación de la Justicia española para imponer condenas porque su objetivo no era esclarecer los hechos y establecer la verdad, sino única y exclusivamente imponer castigos astronómicos”.

De la lectura del informe, Arzuaga concluye que las torturas “no han sido casos aislados”, sino que “la tortura ha sido fruto de una decisión política que implica a los gestores políticos de las policías que la han aplicado”. En este sentido, considera “profundamente lamentable” la respuesta del PSE, que “ha querido poner distancia ante unas vulneraciones de derechos humanos que señalan directamente su responsabilidad; el PSE no quiere asumir todo el universo de vulneraciones de derechos humanos porque eso les compromete en su autoría; lo que hace es condenar todo para no asumir responsabilidades de nada. Su prioridad no es establecer la verdad de lo ocurrido, sino solo el relato, pero este informe, la realidad, afea su relato”. A la vista de la valoración que el PSE, socio del PNV en Lakua, ha hecho en contra del informe dirigido por el doctor Francisco Etxeberria, Arzuaga se pregunta “dónde está ahora el suelo ético del Gobierno vasco” cuando uno de sus miembros dice lo que dice sobre las torturas.

@ehbildu_legebil