Julen Arzuaga sostiene que ambos alegan que el caso sigue abierto en los tribunales para evitar depurar responsabilidades políticas y profesionales.

PNV y PSE se han servido de su mayoría en la Mesa de la Comisión de Instituciones, Seguridad y Gobernanza Pública para impedir que la consejera de Seguridad tenga que comparecer y dar explicaciones sobre el caso Cabacas, como había solicitado EH Bildu tras conocerse la decisión de la jueza de abrir juicio oral. PNV y PSE se justifican diciendo que se trata de “una cuestión que se halla en una fase judicial resolutiva”, una “mera excusa”, en cambio, para Julen Arzuaga, quien ve “un intento claro de mantener escondida a la consejera de Seguridad y evitar la depuración de las pertinentes responsabilidades políticas y profesionales”.

El parlamentario de EH Bildu defiende que “al Parlamento le corresponde analizar el caso políticamente, fuera del procedimiento penal”, máxime cuando “el auto judicial constata que la carga que dio como resultado la muerte de Íñigo Cabacas vulneró los principios de proporcionalidad, cautela, necesidad y seguridad, un relato de los hechos que nadie ha recurrido y que, en consecuencia, puede darse como hechos probados. Por lo tanto, no hay ningún motivo que impida a la consejera comparecer en el Parlamento y dar explicaciones sobre cuestiones técnicas, profesionales y políticas, no sobre el procedimiento penal que compete a la Justicia”.

@ehbildu_legebil