23 de junio, jueves, 20:30. Los primeros rayos revientan el atardecer sobre el Aeropuerto Nacional Zaventeen de Bruselas. La pantalla de la puerta de embarque 54 informa, como con pereza, de que el vuelo SN3715 de Brussels Airlines a Bilbo se atrasa diez minutos. El avión acaba de aterrizar y se coloca ya en posición de parada para que los pasajeros dejen sitio al equipo de limpieza y después a quienes volvemos a Euskal Herria. La tormenta arrecia. El túnel extensible por el que saldrán los pasajeros del Airbus A-320 sigue sin vida. Nadie sale del avión hasta media hora después. Rostros cansados, enfadados, y algunas bufandas y banderas belgas. De la Eurocopa, suponemos. Rayos y truenos. Jarrea. Desde hace un rato, la pantalla de la puerta de embarque indica, con nocturnidad y alevosía, que el avión despegará a las 21:30... A las 21:45 empezamos a subir al avión.

A las diez, instalados y ya medio dormidos, el azafato informa de que debido a la tormenta no es posible despegar por el momento. Pide paciencia y se disculpa por primera vez. Llueve, mucho. Ningún avión aterriza. Nadie se mueve fuera, ni un solo trabajador ni vehículo circula en Zaventeen.
A las diez y media, una azafata toma el relevo y anuncia que nuevas tormentas se acercan al aeropuerto y que seguirá cerrado hasta que pasen. Al menos media hora más. Segunda disculpa.
A las once, tercer anuncio. Airport re-open. Nos movemos. Avanzamos poco a poco en la cola de despegue. Subimos el morro a las 23:30. Hace casi una hora que hemos escrito un mensaje con una duda evidente para cualquier usuario habitual del "principal aeropuerto vasco": cierra a las 00:00 horas...
Pero el capitán, un optimista, asegura entre renovadas disculpas por el retraso que "partimos hacia Bilbao, donde está nublado y hay una temperatura de 15 grados". ¡Qué majo! Pienso en mi sobrino, que estudia para piloto, y me lo imagino tal cual, sonriente, desafiando a la tormenta, feliz en el cielo, animando a los suyos.
Exactamente a las 23:30, el colega de mi sobrino, abatido, nos anuncia una mala noticia: "Lamentablemente, el aeropuerto de Bilbao cerrará en media hora y ningún otro aeropuerto de la región está abierto". Sí, efectivamente, se disculpa con todo su ser. El avión gira y regala un atardecer precioso al lado de estribor. Saco un par de fotos, como siempre. Nos miramos los unos a las otras.

Una pareja llora con dignidad, abrazada. ¿Quién les esperaba en Bilbo? ¿A quién no podrán abrazar hoy? ¿Qué han perdido?

A las 00:30, el avión toca tierra en Bruselas Zaventeen. La compañía, seguramente, se ahorrará pagar nada por una más que previsible y justificada reclamación en masa tras (gracias a) este simulacro de vuelo. ¿Hasta qué punto ha sido un teatro consciente y premeditado?

¿Cómo puede ningún político alardear del país que tenemos cuando chapamos a medianoche? ¿Somos un cuento? ¿Un mal chiste? ¿Una suerte de país de cenicienta? Y, ¿hasta cuándo?

¿Cómo es posible que el piloto del avión y los controladores aéreos y quien carajo esté al mando de estas cosas no sepa antes de despegar que Bilbo cierra y que ningún otro aeropuerto vasco o vecino le permitirá aterrizar a esas horas y que, por lo tanto, despegar era una estupidez sin sentido?

Termino estas líneas cuando el avión se detiene en algún rincón nada habitual del aeropuerto, tras un vuelo perfecto a la nada. Bruselas Zaventeen. Lejos, a 1.500 kms al sur, el país de cenicienta duerme, apacible, seguro de sí mismo.

Último aviso del piloto, a quien ya no pillo el menor parecido con mi sobrino: "Siento informarles de que, debido a la tormenta, aún no hay "ground activity" en el aeropuerto". Vamos, que nadie acerca la escalera para que podamos salir del avión. 01:11. Granizada considerable sobre la pista. Seguimos atrapados en el avión. Mosqueo general en el vuelo SN3715 Bruselas-Bruselas.

HELP! (y dicen que mañana hay huelga general en Bélgica...)

Es gracioso el señor Manfred Weber, tras esa máscara de nuevo rostro de los ultraconservadores bávaros de la CSU, aliado y estorbo al mismo tiempo de la CDU de Angela Merkel. Weber es el líder del grupo del Partido Popular Europeo y, junto con Martin Schulz, poder fáctico del conciliábulo paraparlamentario que controla la Cámara de forma cada vez más antidemocrática. Y, según los últimos rumores en torno a dicho conciliábulo, sucesor de Martin Schulz en la próxima legislatura a cambio de que este pueda terminar esta como presidente. Esta semana, en el debate en pleno sobre los "aspectos externos" de la agenda migratoria y la presentación, por la Comisión Europea, de un supuesto plan de inversión en África, Weber afirmó, aludiendo al acuerdo con Turquía, que "la cosa funciona". Se refería sin duda a los dos campos de refugiados que Turquía y la UE utilizan para mostrar al mundo el "agradecido mundo de los refugiados". Estos "campos modelo" son los que suelen visitar Merkel y los comisarios europeos. Apenas unos miles de personas refugiadas "afortunadas" (pónganle toda la carga de ironía que puedan a las comillas) de los 2.7 millones de sirios y sirias (más cerca de 300.000 no sirios) atrapadas en Turquía. Solo el 10% de esos 2.7 millones vive en campos, donde el acceso a servicios básicos y la seguridad es mayor. El resto malvive o sobrevive como puede, hacinados en muchos casos en casas compartidas por varias familias. Sin permisos de trabajo, sin educación (solo el 13% del millón de niños y niñas en edad escolar van a la escuela), sin seguridad, sin futuro. 2.7 millones de personas en "protección temporal y cientos de miles más atrapadas en Siria por el cierre criminal de la frontera impuesta por Turquía y avalada por los estados miembros de la UE. Para los no-sirios, por supuesto, la situación es mucho peor, muchos de ellos detenidos en centros de detención en régimen de prisión pura y dura y pendientes de ser deportados a lugares tan "seguros" como Bagdad o Kabul. Porque casi todas esas personas no-sirias serán deportadas. El responsable de la Dirección de Gestión de la Migración del Gobierno turco nos lo dijo bien clarito en el centro de detención de Erdine: "Nuestro objetivo es deportar al 100%".

Así que no, señor Weber, la "cosa" no funciona. Pero nada puede esperarse de quien alimenta de forma consciente y totalmente irresponsable el discurso ultraderechista de que las personas migrantes vienen a Europa a quitar el trabajo a "nuestros" jóvenes. Así se alimentan el discurso y las posiciones de la extrema derecha en Europa.

Ahora, el pacto migratorio presentado por la Comisión Europea prevé mezclar fondos públicos y privados en la misma línea del Plan Juncker, rezando por una multiplicación milagrosa en el sector privado de un pequeño impulso público europeo.

En el fondo, en realidad, el plan para África propone algo parecido a lo que en su día diseñó Silvio Berlusconi: una estratagema para intentar parar el flujo de personas refugiadas en África externalizando su control al continente africano. Algo así como una promesa incierta de dinero "si os quedáis con los refugiados". 

Sin embargo, la propuesta de la Comisión mezcla promesas y deseos con mentiras y realidades emmascaradas. Asegura que son conscientes de que los refugiados mueren en la travesía africana, y es de suponer que saben que han muerto ya más de 2.500 en el Mediterráneo en lo que va de año, pero sus discursos no responden a la realidad. África vive una realidad insoportable. 

Weber habla de compasión e interés europeo en lugar de justicia, solidaridad y responsabilidad. La Comisión alude a un plan de inversiones a largo plazo para apoyar el crecimiento de los países africanos y hay quien ha visto un Plan Marshall para África en esta propuesta. Retórica sin sustancia alguna. Para llegar a un cambio revolucionario que cree una gran alianza africana-europea con el objetivo de propiciar un verdadero desarrollo del continente africano sería necesario que los estados miembros de la UE revirtieran de forma radical su política exterior, militar, económica, comercial y cultural. Y eso es simplemente imposible con la actual correlación de fuerzas en los gobiernos de la Unión Europea. Y la lista de buenos deseos de la Comisión no tiene ninguna incidencia, como demuestra el hecho de que el fondo para África creado en noviembre pasado cuente solo con un 4,5% de las aportaciones comprometidas por los estados miembros. (por no hablar del no cumplimiento del proceso de recolocación de personas refugiadas, otra infamia de la que nadie se hace responsable).

Debajo de la retórica no hay nada, y el hecho de que la UE sea el primer donante en África no cambia esa realidad. Acierta la Comisión cuando dice que el liderazgo africano será quien cambie África, pero no será posible sin un cambio profundo en la relación de poder de EEUU, UE y China hacia África. 

Golpe de estado de Erdogan

Mientras Weber y compañía ensalzaban el acuerdo con Turquía, su presidente, Erdogan, llevaba a cabo un golpe de estado presidencialista retirando la inmunidad parlamentaria a 138 diputados. Se trata del enésimo ataque contra el movimiento kurdo y contra toda disidencia democrática en Turquía. La Comisión está "preocupada", faltaría más, y asegura que "hablará muy claro" en el marco del diálogo permanente que mantiene abierto con Ankara... Es una reacción ridícula. Erdogan lleva muchos meses jugando con la UE. Blanco y en botella es leche. No hay que ser un genio de la política internacional para saber qué está haciendo Erdogan.

Los estados miembros de la Unión están dando dinero y sobre todo legitimidad interna a Erdogan a cambio de que su Ejército cierre con llave (de momento) el flanco sureste de la Unión. Pero Erdogan recibe mucho más, entre otras cosas el silencio cómplice de los estados miembros ante la masacre del pueblo kurdo y el cierre de la frontera, con muro incluido (no solo hemos recabado testimonios en la frontera con Siria, también hemos visto imágenes que muestran al Ejército turco construyendo grandes secciones del muro para sellar la entrada a Turquía desde Siria. Este cierre de la frontera es criminal y los estados miembros de la UE, así como la OTAN, son también responsables de ello.

Mientras, en Diyarbakir y muchas otras ciudades y aldeas kurdas, continúa la masacre y la destrucción provocada por el Ejército turco. Las imágenes aéreas del distrito de Sur, en Diyarbakir, muestran un nivel de destrucción similar al causado por los últimos bombardeos israelíes contra Gaza. En ambos casos, la reacción última europea es la misma: silencio.

Como la presidenta de GUE/NGL, Gabi Zimmer, dijo ante el pleno, Erdogan está pisoteando la democracia. La UE debería enviar un mensaje poderoso en contra de Erdogan y a favor de estos 138 diputados y diputadas (la mayoría kurdos, como nuestra buena amiga Leyla Zana); y también a favor de quienes en Turquía intentan abrir desesperadamente un debate democrático, algo que el presidente y el Ejército bloquean usando para ello todos los medios a su alcance. La alerta lanzada tanto por los representantes kurdos como por las fuerzas democráticas y progresistas turcas no puede ser más roja, ni más urgente. 

Un último apunte: ¿Saben a dónde viajó el director del centro de detención de refugiados de Edirne poco antes de abrir su cárcel? A Málaga y a Madrid, para reunirse con la Guardia Civil. El director no regresó muy impresionado a Erdine: "Sus centros son peores que los nuestros", nos dijo, ufano. Todo un personaje. A Weber le habría encantado.

Lunes en Estrasburgo. 26 grados a las tres de la tarde y previsión de tormentas. Tras las jornadas de movilizaciones sociales en Bruselas, con un enorme caos de tráfico en el centro y en las salidas, llegamos a territorio alsaciano con un Estado francés en huelga. Muchos de los trabajadores y trabajadoras del Parlamento Europeo han llegado en autobús desde Bruselas en lugar del tradicional tren. Seis horas con parada en Luxemburgo en lugar de las cinco habituales en ferrocarril. Hay quien viene en coche: propio, furgoneta compartida, Bla Bla Car... El resto aterrizamos en el aeropuerto de Estrasburgo, en mi caso en el primer vuelo de Biarritz, via Lyon.

Lunes. La Comisión Europea emitirá una declaración esta tarde sobre la reunión de alto nivel de la ONU sobre el VIH/sida como primer punto del pleno, al que seguirá el debate para marcar la posición del PE sobre el informe de la UE de 2015 en torno a la coherencia de las políticas en favor del desarrollo (que, por supuesto, están muy lejos de ser lo que debieran). Dos debates sobre cuestiones agrícolas cerrarán esta primera jornada: soluciones tecnológicas para una agricultura sostenible y mejora de la innovación y desarrollo económico en la futura gestión de las explotaciones agrícolas europeas.

Martes. El martes el PE debatirá sobre la propuesta de directiva antifraude (la resolución será votada el miércoles). Se espera un debate muy intenso. Y otro tanto sucederá sin duda en el debate conjunto de la tarde, en torno al "paquete migratorio" preparado por la Comisión Europea, que será una de los puntos prioritarios para GUE/NGL en este pleno. El martes aún habrá tiempo de analizar en pleno el informe del Senado de EEUU relativo al uso de la tortura por parte de la CIA (pregunta oral al Consejo y a la Comisión, con resolución. Votación al día siguiente).

Miércoles. El miércoles debatiremos sobre los "progresos" del Plan Juncker. Usamos las comillas porque hablar de progresos es exageradamente optimista en nuestra opinión. Fue puesto en marcha hace un año con el objetivo declarado de movilizar fondos públicos y privados para sacar a la UE de la crisis. La Comisión pretende alargar el plan más allá de los tres años previstos inicialmente y aumentar los fondos destinados a las PYMES. Un año después, palabras y poco más que palabras. El miércoles se vota, entre otras muchas cosas (42 puntos a debate en total de martes a jueves -los lunes no se vota-), un informe de situación sobre Venezuela que recogerá las conclusiones del enconado debate del pasado 10 de mayo. El primer punto a debate del día será el relativo a la propuesta de creación de una comisión de investigación sobre los llamados "papeles de Panamá", que GUE/NGL, por supuesto, apoya. Dicha comisión tendrá doce meses para presentar su informe final. Después de las votaciones (tienen lugar siempre al mediodía), ocho debates más hasta la medianoche (más o menos), incluido uno fundamental para nosotros, el relativo a la decisión de la Asamblea Nacional de Turquía de suspender la inmunidad parlamentaria a 138 diputados, en un nuevo ataque al movimiento kurdo. El miércoles debatiremos también sobre la decisión de Japón de reanudar la caza de ballenas y exigiremos medidas frente a los alteradores endocrinos, asociados a graves daños para la salud humana.

Jueves. El jueves debatiremos y votaremos sobre la competitividad del sector europeo del equipamiento ferroviario y, en el habitual capítulo de urgencias de Derechos Humanos de los jueves, tres resoluciones: sobre Camboya, Tayikistán y Vietnam. 

Aurreko astea bete-betea zetorrela aurreratu nizuen gaur zortzi tuit baten bidez, genituen lau konferentzia nagusi nabarmenduz, bakoitza bere posterrarekin. Eta amaitu ere horrela amaitu zen, otarra edukiz eta kontaktuz beteta. Aste gehienetan bezala, konferentzia eta bilera askoz gehiago izan genituen, jakina, oso interesgarriak batzuk, baina nabarmendutako lau horietan, GUE/NGLek antolatutakoak denak, balio erantsi berezia genuen: Euskal Herritik etorritako ordezkari, aditu eta aktibisten partehartzea, EH Bilduren eskutik.

A Comprehensive Conference on CETA. TTIP in a Canadian disguise. Asteartean izan zen, goiz eta arratsaldez. Miren Basaldua eta Andoni Vecchio, TTIParen aurkako plataformako kideak, biak, bertan izan ziren. Basaldua Mundu Bat-eko kide, eta Vecchio Fracking Ez kanpainakoa. Konferentziak azpititulu esanguratsuago bat zeukan: CETA, TTIParen (edo TAFTAren, Ipar Euskal Herrikoentzat ezagunago den bezala) Trojako zaldia. Horixe bera baita, GUE/NGL-en ustez, Europar Batasunak Canada-rekin negoziatutako akordioa, CETA (EU-Canada Comprehensive Economic and Trade Agreement). Antzeko beste itunak ezagututa (NAFTA) eta CETAn datorrena ezagututa dakigu, gutxi gora behera, TTIPak zer ekarriko digun, eta horrregatik da hain inportantea CETA geratzea. CETA aurrera ateratzen bada (Europar Batasuneko estatu kideek, sinatzeaz gain, berresten badute, alegia) Amerikako Estatu Batuetako konpainia handiak Europan sartuko dira Canadarekin adostutakoa aprobetxatuz. TTIP mozorrotua da CETA. Vecchiok eta Basalduak CETAren eta TTIParen aurkako borroka indartu beharra dagoela esan zuten, eta horrelaxe gelditu zen jasota konferentziaren bukaeran Europako Parlamentuko telebista platoan grabatu genuen elkarrizketan. Gainerakoan, konferentzia ISDS eta bere ondorengo makilatuan, ICS-n (Investment Court System) zentratu zen. Dakizutenez, ISDS (orain ICS bezala negoziatzen ari dena TTIPan) Estatuen eta multinazionalen arteko auzitegi berezia da, bigarren hauei "negozioa" arriskuan dutela iruditzen zaien kasuetarako. Hori ez da aldatu Europako Batzordeak aurkeztutako ICSren proposamenean. Berdinak dira, eta, gure ustez, ilegalak. Konpainia handiei sekulako diruordainak exijitzeko aukera irekitzen zaie eta horrek, dagoeneko hainbat lekutan ikusi den bezala, autozentsuraren arriskua dakar. Alegia, multinazionalen negozioaren "aurka" joan daitezkeen lege eta arau aurrerakoiak onartu aurretik estatuek bi aldiz pentsatuko dutela. CETA gerarazteko unea hau da, gero TTIPa bera gelditzeko.

Respecting linguistic diversity? Language discrimination in the EU. Paul Bilbao Kontseiluko burua bertan izan zen, euskararen aurkako erasoak salatuz. Antzeko beste konferentzietan gertatu den bezala, Europa osoko ordezkariak bildu ditugu konferentzia honetan, oraingoan Irlandan, Eskozian, Euskal Herrian, Katalunian edota Bretainian zentratuz bereziki. Hizkuntzen aurkako erasoak, alternatibak eta irtenbideak aztertu ziren. Arratsaldeko lehen panelean, OSCE, Nazio Batuen Erakundea, Europako Konttseilua eta Europako Batzordeko ordezkariak aurkeztea egokitu zitzaidan, eta eztabaida interesgarria izan zen benetan. Galdera asko, sortutako interesaren ispilu. Eta galdera oso zehatza, panelak berak planteatzen zuena: "Europar Batasuneko akordioek eta nazioarteko konbenioek osatzen duten arautegia nahikoa al da hizkuntz eskubideak bermatzeko?". Nola ba, bere estatu kideei nazioarteko konbenioak errespetarazteko gai ere ez bada Europar Batasuna! Giza eskubieetaz ari gara, eta parte hartu genuen europar diputatuok, Liadh Ni Riada Sinn Feineko kideak eta guk bereziki, Europar Batasuna estutzeko konpromisoa hartu genuen gure eskubideen defentsan. Gaia, laister (hizkuntz eskubideen urraketa), Parlamentuko Askatasunen Zibilen Batzordean aurkeztuko dugu, LIBE bezala ezagutzen dugun batzordean.

Solidarity in action! People's support to migrants & refugees. Diana Urrea EH Bilduko kidea Gasteizko Parlamentuan eta Bizkaiko Refugees Welcome plataformako kidea, Natalia Nilo SOS Arrazakeria Nafarroa eta Iruña Harrera Hiria Plataformako kidea eta Xabier Agirregabiria SODEPAZ elkarteko eta Iruña Harrera Hiriko kidea izan genituen maiatzaren 31n eta ekainaren 1ean. GUE/NGL-k lan handia egin du bi eguneko konferentzia/jardunaldi/tailer hauek antolatzeko eta emaitza ikaragarria izan da, guretzat eta, bereziki, Europa osotik etorri diren boluntarioentzat eta aktibistentzat. Lanerako/ekintzarako konexio eta sare sendo bat sortzen ari gara eta lan honek segida izango du. Askorekin eta askorekin lanean ari gara aspalditik eta egin ditugun misioetan bidaikide izan ditugu beti. Orain, beste urrats bat ematea dugu helburu eta aurrerapausu zehatzak, landuagoak, amankomunagoak eta anbiziosoagoak egin nahi ditugu. Europako Parlamentuak eskaintzen digun azpiegitura eta MSF-k berak Bruselan eskaini diguna aprobetxatuz, bi egun hauek, aberasgarriak izateaz gain, hunkigarriak izan dira.  

There is an alternative - No to NATO. GUE/NGLen Peace Conference bezala ezagutzen duguna. Floren Aoiz Iratzar Fundazioko zuzendariak hartu zuen parte konferentzian. Errusiarekiko harremana, gerra hotz berri baten mamua, Europar Batasunak NATOrekin duen harremana (lotura/menpekotasuna), NATOren beraren bersortzea eta zabalkuntza, eta NATOren aurkako mobilizazioak, horretaz guztiaz hitz egin zen Europako Parlamentuan GUE/NGLek antolatutako bi eguneko mintegian, ostegunean eta ostiralean.

Más de 2.000 de las 8.000 personas refugiadas que se encontraban atrapadas desde hace varios meses en el campo de Idomeni, en la frontera de Grecia con FYROM, han sido trasladadas en autobuses en estos dos últimos días rumbo a varios centros de recepción abiertos en Grecia. La situación en Idomeni era absolutamente inaceptable y la prioridad es, sin duda, dar una solución inmediata a la crisis humanitaria desatada en esta tierra de nadie desde el cierre de las fronteras de la Ruta de los Balcanes. El traslado de estas personas a centros de recepción dignos y bien organizados debía haber sido realizado hace tiempo y de forma adecuada por las autoridades griegas. En su lugar, Idomeni ha sido escenario de cargas policiales (a ambos lados de la frontera), de desinformación (la mayoría de las personas trasladadas ayer y hoy ni tan siquiera sabían cuál sería su destino) y, en general, de unas condiciones de vida (higiene, atención médica, alimentación) deplorables para las miles de personas varadas aquí. Finalmente, el Gobierno griego ha decidido iniciar la evacuación del campo a pesar de que algunos de los centros a los que irán estas personas aún no están totalmente terminados.

La Unión Europea, el resto de gobiernos de los estados miembros, tienen una responsabilidad directa en lo que ha sucedido en Idomeni y en lo que está sucediendo en el resto de los puntos de Grecia (en las islas y en el continente) que albergan personas refugiadas. La UE no ha facilitado la ayuda y el apoyo que Grecia necesitaba, a pesar de que todo el mundo sabía que era imposible que el Gobierno griego asumiera sin el suficiente apoyo la gestión en condiciones de la llegada de decenas de miles de personas refugiadas, siendo como era ya un país en bancarrota y en crisis humanitaria interna debido a la crisis. Muchos de los estados miembros de la UE han utilizado sin pudor la crisis griega y los planes de rescate para desestabilizar tanto al Gobierno como a la coalición de izquierda que lo lidera, Syriza. A este respecto, es necesario recordar que expertos y premios Nobel en Economía coinciden en señalar que Grecia ha sido víctima también de las políticas de recortes y del diktat impuesto por la Troika. A esto se sumó la necesidad de gestionar, sin apenas recursos ni ayuda europea, la llegada de 857.363 personas refugiadas en 2015 y de 156.117 en 2016 (hasta el 22 de mayo).

La cuestión estriba en por qué esas personas son enviadas ahora en autobuses a centros de recepción a medio terminar en Grecia cuando la Unión Europea prometió que serían recolocadas a lo largo y ancho del territorio europeo. La respuesta, por supuesto, radica en la absoluta falta de voluntad política del resto de estados miembros de la UE para abordar en términos de solidaridad, justicia y dignidad la llegada de personas refugiadas que huyen de guerras, persecución o hambre. El número de personas recolocadas en la UE es totalmente ridículo e inaceptable: menos de un 1% de los 160.000 acordados y prometidos en el Consejo Europeo de setiembre de 2015. Y la respuesta debe buscarse también en la nefasta política exterior (política, militar, económica y comercial) de muchos de los estados miembros de la Unión, que alimentó o provocó en Oriente Medio muchos de los conflictos que más desplazados o refugiados están originando.

Ante la falta de voluntad política del resto de estados miembros de la UE, las prioridades marcadas ahora por el Gobierno de Alexis Tsipras son las adecuadas: que las personas atrapadas en Idomeni (más las que se encuentran en otros campos, gasolineras o centros mal preparados y saturados) sean realojadas en centros donde alojamiento, comida, servicio médico, educación para los niños y toda la información y servicios que precisen para los procesos de registro y peticiones de asilo estén cubiertos y garantizados; rebajar la tensión e inestabilidad crecientes con la vecina FYROM; atajar el negocio de traficantes y mafias en Idomeni y alrededores; y reanudar el tráfico ferroviario internacional suspendido desde hace dos meses, suspensión que afectaba gravemente a las arcas del Estado.

Solucionar los graves problemas humanitarios era indispensable; que la Unión Europea asuma su responsabilidad es urgente. La ciudadanía debe exigir mucho más a sus gobiernos, retirando su confianza a quienes siguen siendo incapaces de asumir siquiera los acuerdos y compromisos más ridículos. EH Bildu reclama todos los derechos para todas las personas, para las personas migrantes y refugiadas hoy atrapadas en Grecia y en otros estados europeos, que en lugar de abrir vías legales y seguras a la llegada de estas personas han cerrado las fronteras y entregado la llave a Turquía, un país que vulnera derechos fundamentales básicos y masacra al pueblo kurdo.