Antes que nada, desde EH Bildu queremos felicitarnos por el desenlace del caso Uribetxebarria. Ahora por fin, podrá enfrentar su grave enfermedad reinstaurado en lo último que le pretendían arrancar: su dignidad. Una buena noticia, pues.

Sin embargo, lo que ya en su momento consideramos una "crisis humanitaria" nos ha dejado enseñanzas que no deberíamos obviar en el futuro:

Herritarren Askatasunen sailaren programa lau ataletan banatuta dago, lau direlako gure egiteko handienak:

Lehenengo neurria, logikoa den moduan, giza eskubideei dedikatzen diogu. Izan ere, iraganean gertatutako bortxaketak aitortuz eta erreparatuz, gaur egun gerta daitezkeenak prebentzioaren bitartez ekidituz eta etorkizunean berriro ez gertatzearen bermeak landuz, herritar guztien eskubide guztien errespetua beste edozein lehentasun gainetik jarri nahi dugu.

Queremos una justicia nuestra, autóctona, natural. No podemos permitir que los casos que afectan a ciudadanos vascos, sobre todo aquellos de contenido político, se lleven a tribunales extraños, para asegurar así en qué sentido fallen. Porque fallaron. Reclamaremos la atribución de todas las competencias jurisdiccionales a los órganos judiciales del País Vasco en pos de una justicia propia, eficaz, rápida y de calidad presidida por los principios básicos de independencia e imparcialidad.

Ejerceremos la competencia de organizar un sistema penitenciario propio, garante de los derechos y la dignidad de las personas presas y orientado a su rápida incorporación a la comunidad. Zehazki, preso politikoen egoera errezteko eta konpontzeko behar diren urratsak emango ditugu. Euskal Presoak Euskal Herrian egon behar dute, bere inguru familiar eta sozialaren harreman normaldu batekin. Bultzatuko dugu prozesu bat sufritu izan dugun gatazkaren ondorio guztiak, baita presoena ere, konpondu daitezen.

Un nuevo tiempo político requiere nuevas estructuras políticas. Enfrentaremos una intensa reforma de la Ertzaintza para convertirla en una policía de servicio, no represiva, imbricada e implicada en los aconteceres de la comunidad, respetuosa de la pluralidad social, cultural, lingüística y política de la ciudadanía vasca. Realizaremos las gestiones oportunas para la absoluta desmilitarización del territorio vasco.

Horrela, konpromiso hartzen dugu, eztabaida publiko zabal baten bitartez, egitura judizial, penitentziario eta polizialak sakonki erreformatzeko, denbora politiko berriari egokituak izan daitezen, herritarren beharrekin bat etor daitezen.

Julen Arzuaga es el candidato a ocupar la cartera de Libertades Ciudadanas en el caso de que Euskal Herria Bildu gane las elecciones. Esta cartera uniría los ámbitos de Interior y Justicia, y sitúa todos los derechos humanos por encima de las demás consideraciones. Arzuaga ha sido entrevistado por GARA y habla de objetivos y varios temas de actualidad en el ámbito de los derechos:

Libertades Ciudadanas. El nombre marca ya clara diferencia respecto a Interior y Justicia...

Lo escogimos porque siempre ha habido una tensión teórica entre lo que es Justicia, como salvaguarda de los derechos humanos, y lo que es Interior, que se preocupa mucho más por relajar esa salvaguarda para dedicarse al control, a la seguridad, al orden público... Queremos rescatar lo que ha sido solo un apartado dentro de Justicia y ponerlo en el frontispicio de nuestra actividad, situar los derechos humanos por encima de todo y que cualquier acción lleve ese marchamo.

Julen Arzuaga, responsable de EH Bildu del área de Libertades Ciudadanas, ha estado junto con Laura Mintegi en el Hospital de Donostia para pedir la inmediata puesta en libertad del preso gravemente enfermo Josu Uribetxeberria. Estas son sus declaraciones:

Nacido en Areta-Laudio (Araba) hace 40 años. Reside en Berriz (Bizkaia).

Licenciado en Derecho (EHU). Posgrado Especialista en Derechos Humanos. Actualmente prepara el doctorado en Derecho Constitucional.

Ha ejercido como abogado durante 10 años. Paralelamente ha colaborado con diversos organismos dependientes de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Durante los últimos tres años ejerce como técnico en Empleo y Desarrollo Local en el Ayuntamiento de Berriz.

Entre 2000 y 2004 fue representante de la ONG Liga Internacional por los Derechos y las Libertades de los Pueblos en el seno de la ONU.

Entre 2004 y 2009 representó a la ONG Asociación Internacional contra la Tortura ante la ONU.

Representante de la Asociación Europea de Abogados Demócratas entre 2000 y 2010.

Ha sido miembro del grupo ecologista Eguzki, de la organización estudiantil Ikasle Abertzaleak y de Giza Eskubideen Behatokia, Observatorio Vasco de los Derechos Humanos.

Ha publicado varios libros: La Maza y la cantera. Juventud vasca, represión y solidaridad (2010), Legislaciones y medidas excepcionales en el Estado español (2009), Violaciones de derechos humanos en el estado español (2006) y Libertad de expresión, de opinión y derecho de manifestación en Euskal Herria (2004).